Autor: A. L.. 
   "Silo", entre Argentina y Chile     
 
 El País.    18/06/1986.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

´Silo´, entre Argentina y Chile

A. L., Madrid

Una luminosa mañana de mayo de 1969, un muchacho argentino, alto y místico, congregó a un nutrido

grupo de amigos en las faldas del Aconcagua, una de las montañas más altas del mundo en la cordillera

de Los Andes, y les comunicó que había nacido un nuevo movimiento redentor, el Poder Joven. Mario

Rodríguez Cobo, apodado Silo por su aspecto alto y delgado, se convirtió pronto en el líder intelectual de

la secta nacida entre Mendoza y Santiago de Chile. Su grupo de seguidores comenzó a extenderse

especialmente entre los jóvenes. Uno de los principios de la organización era que la vida últil del ser

humano acaba a los 25 años, por lo que sus militantes no podían tener

más de esa edad. Aunque no tenían una posición política definida, sus miembros (principalmente

universitarios o hijos de la clase alta) se unían con la izquierda en el rechazo a los cimientos de la

sociedad establecida.

Durante el Gobierno de la Unidad Popular en Chile, algunos de sus miembros tenían vinculaciones con la

extrema izquierda, mientras otros llegaron a apoyar a grupos ultraderechis-tas. Al sobrevenir el golpe de

Estado, el régimen militar persigió también a muchos dirigentes de Silo, acusándoles de corromper a los

jóvenes con sexo y drogas, alterar el orden social con su rupturismo y destruir familias.

Muchos líderes fueron encarcelados y otros debieron huir.

Sobrevino una fase de reflexión. El grupo dejó de llamarse Silo o Poder Joven y pasó a denominarse

Movimiento de la Religión Interior, aunque mantuvo su símbolo, un triángulo encerrado en una

circunferencia. Más tarde, ya extendido en muchos países latinoamericanos y europeos, cambió otra vez

de nombre para denominarse La Comunidad. De las reuniones y acciones de La Comunidad surgió, a

mediados de 1984, el Partido Humanista, con un signo pacifista, ecologista y antimilitarista. En la

actualidad, el Partido Humanista tiene actividad en 40 países, incluyendo una decena de Europa y dos del

campo socialista: Polonia y Rumania. Sus dirigentes pretenden este año crear una Internacional.

 

< Volver