Autor: Arancibia, Salvador. 
 Las formaciones a la izquierda del PSOE reciben nuevos créditos bancarios. 
 Las cajas de ahorro han prestado 1500 millones a los partidos     
 
 El País.    19/06/1986.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

EL PAÍS, jueves 19 de junio de 1986

POLÍTICA

Las formaciones a la izquierda del PSOE reciben nuevos créditos oancarios

Las cajas de ahorro han prestado 1.500 millones a los partidos

SALVADOR ARANCIBIA, Madrid

Las cajas de ahorro han concedido préstamos electorales por valor de unos 1.500 millones de pesetas, de

los cuales la mayor parte ha ido destinada a Coalición Popular. El partido socialista ha recibido una

cantidad relativamente pequeña de estas entidades, unos 400 millones de pesetas, según fuentes del

sector. Las formaciones a la izquierda del PSOE —Izquierda Unida y la Mesa para la Unidad de los

Comunistas— formalizan esta semana nuevos préstamos con algunas entidades de crédito para completar

sos necesidades de fondos.

Las organizaciones políticas que concurren a escala nacional a las elecciones legislativas del próximo día

22 de junio han recibido casi 6.000 millones de pesetas en forma de créditos de bancos y cajas de ahorro,

distribuidos de forma dispar entre ellas. Los bancos han proporcionado algo más de 4.000 millones de

pesetas, y las cajas de ahorro el resto. Los bancos, especialmente los siete grandes, decidieron realizar una

operación conjunta en la que el riesgo fuera el menor posible y en cualquier caso lo más repartido,

mientras que las cajas de ahorro han actuado de forma separada formalizando operaciones cada una por

su lado.

En un principio el presidente de la patronal bancaria, Rafael Termes, fue el encargado de buscar la

fórmula que permitiera proporcionar los fondos necesa*-rios sin que los presidentes de las entidades

tuvieran que "bajar a la arena" para conceder o denegar los créditos.

"Más reuniones"

Esta propuesta, hecha por el presidente del Banco de Bilbao en uno de los tradicionales almuerzos que

realizan los presidentes de los grandes bancos, fue acogida por el resto con relativo éxito y se puso en

marcha un mecanismo que, según algunos de tos asistentes a estas reuniones, "ha provocado más

reuniones que nunca" entre ellos.

El mecanismo ideado por Rafael Termes fue partir de las expectativas de voto del primer partido político,

el PSOE, y a partir de ahí conceder créditos al resto de las formaciones políticas. Según esto, las

subvenciones que los socialistas podrían recibir del Estado —en función de los votos esperados y de los

escaños que se alcanzan con ellos—, se acercarían a los 1.600 millones de pesetas. El PSOE pidió en un

primer momento 2.000 millones de pesetas, y los grandes bancos acordaron instru-

mentar una póliza de crédito por 1.600 millones de pesetas.

A partir de ahí, la distribución del resto del dinero era relativamente fácil. Coalición Popular podría

obtener limitad de escaños que los socialistas, lo que representaba concederle 800 millones de pesetas por

parte de los bancos. El Partido Reformista Democrático (PRD) tendría, según esas previsiones, Ja mitad

de votos que los candidatos de Coalición Popular, lo que iba a representar que la cifra correspondiente a

ellos no debería sobrepasar los 400 millones de pesetas.

El resto de las formaciones políticas debería contentarse con 500 millones de pesetas para todos. De ahí

que el CDS, presidido do por Adolfo Suárez, recibiera 150 millones de pesetas, lo mismo que Izquierda

Unida, o que el grupo encabezado por Santiago Carrillo (Unidad Comunista) recibiera 100 millones de

pesetas.

No obstante, este reparto casi matemático ha tenido algunas correcciones, «uya explicación es muy

divergente. Lo que parece claro es que tanto Coalición Popular cómo el PRD han recibido una cifra

mayor de lo que les correspondería estrictamente. Según fuentes financieras, estas correcciones al alza

pueden deberse a distintas consideraciones. Para unos había que primar en cualquier caso a las

formaciones de la derecha frente al poder representado por el partido socialista. Para otros lo que se ha

tratado de hacer no es tanto favorecer a partidos más o menos afines como "proporcionar una mayor

igualdad de oportunidades a los partidos de la oposición por el hecho de serlo". Y así se explicaría que

algunas entidades de crédito estén firmando esta semana nuevos créditos para las fuerzas políticas en ¡as

que se presentan organizaciones comunistas.

El final del reparto de los créditos concedidos por los bancos

como grupo a los partidos políticos de implantación nacional ha quedado así: los socialistas, 1.600

millones, en cabeza; Coalición Popular, 1.200 millones —con una prima del 50%—, en segundo lugar;

PRD a continuación, con 600 millones de pesetas y con una prima también del 50% sobre las expectativas

de voto. Unidad Comunista ha.recibido 100 millones de pesetas adicionales, concedidos por el Banco

Popular; y la Caja de Ahorros de Madrid e Izquierda Unida firman estos días un crédito por otros 60

millones.

Más dinero

Esta financiación ha sido insuficiente y buena parte de los partidos políticos ha recurrido a préstamos con

las cajas de ahorro en una cantidad que podría superar los 1.500 millones de pesetas. De éstos, los

socialistas han obtenido unos 400 millones, completando sus necesidades previstas, y Coalición Popular

ha recibido, según fuentes del sector, 800 millones de pesetas, ta mayor parte de ellos conseguidos antes

de que se formalizaran los créditos con los bancos, con lo que ello lleva consigo de prioridad a la hora de

cobrar directamente de las arcas del Estado —como prevé la legislación— una vez que se conozcan los

resultados electorales.

No obstante, en medios financieros existe por primera vez en unas elecciones el convencimiento de qué se

va a recuperar la mayor parte, cuando no la totalidad, de las cantidades adelantadas. Para ello se han

puesto mecanismos más perfeccionados a la hora de asegurar los créditos, al margen de que se ha tratado

de afinar algo más que en convocatorias anteriores y se ha dejado que sean las personas las que corran sus

propios riesgos;como señalaba una fuente del sector financiero.

Existen riesgos en cualquier caso que, en el peor de ellos, según fuentes del sector, provocarán un retraso

en el recobro de las cantidades más que su pérdida definitiva. Los cálculos, si se demuestran equivocados

al final en función de los resultados, se refieren a tres o cuatro formaciones políticas. En primer lugar el

PRD, cuyas expectativas electorales parecen bastante menores que las necesarias para garantizar el

recobro de los 600 millones de pesetas. En segundo lugar el partido>de Adolfo Suárez, que de

confirmarse las intenciones de voto recibirá como subvención del Estado una cantidad de dinero bastante

mayor de la prestada con cuentagotas por las entidades de crédito. Los grupos comunistas también

podrían acabar recibiendo menos dinero del prestado.

 

< Volver