Autor: Fraguas, Rafael. 
   La informática, "estrella" del 22 de junio  :   
 Casi 50.000 personas se encargarán de que en 90 minutos se conozcan los resultados de las elecciones. 
 El País.    19/06/1986.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

EL PAÍS, jueves 19 de junio de 1986

POLÍTICA

La informática, ´estrella´ del 22 de junio

Casi 50.000 personas se encargarán de que en 90 minutos se conozcan los resultados de las elecciones

RAFAEL FRAGUAS, Madrid

Tanto Felipe González, presidente del Gobierno, como cualquier español de a pie podrán conocer al

mismo tiempo el veredicto de las urnas 90 minutos después de so cierre, a las ocho de la tarde, en las

elecciones generales del próximo domingo. Exactamente 45 minutos es el tiempo empleado para recoger,

organizar y difundir los datos que configurarán los resultados de los comicios del 22 de junio. Ello es

posible gracias al trabajo de 49.984 personas, entre ellas 42.769 representantes de la Administración,

5.350 telefonistas, 958 operadores-grabadores, 100 monitores y 400 especialistas. La informática es la

principal herramienta.

La informatización del proceso electoral, cuya dirección corresponde a Antonio Humada, responsable de

Organización Informática del ministerio del Interior, ha sido encomendada a Entel, una empresa de

servicios informáticos, dependiente de Telefónica. Una mujer treintañera, María Luisa Fernández Diz,

economista, directora de la Coordinación de Operaciones de esta empresa compuesta por 700

especialistas, es la responsable máxima de la eficacia informática comprometida. Cuatrocientos miembros

de esta entidad, repartidos por toda España, supervisarán la pureza informática del proceso.

El proceso de informatización es complejo y se inicia a primera hora de la mañana de la jornada electoral.

Los colegios electorales se abren a las nueve. Esta apertura es notificada a los Gobiernos Civiles por los

representantes de la Administración distribuidos por todos los colegios electorales del país, que harán

otras dos notificaciones similares a las dos y a las seis de la tarde, sobre el grado de participación y

afluencia a las urnas.

El censo del electorado español comprende 30.323.985 de electores de ambos sexos. Las mesas que

componen el mapa electoral español son 42.769.

A las ocho de la tarde de la jornada electoral, los presidentes de cada mesa inician el recuento de los

votos. Esta operación suele durar unos 45 minutos si no se registran incidencias importantes. El

presidente levanta acta.

Es entonces cuando entra de lleno en juego el representante de la Administración en la mesa de la que se

trate. Inmediatamente, se hace con una copia del acta y traslada esos datos a un formulario donde constan

varios casilleros para identificar la mesa y los resultados registrados en ella.

Una vez rellenado el formulario, el delegado gubernativo marca velozmente un número de teléfono que

corresponde a uno de los 52 Centros de Recogida de Información instalados en los Gobiernos Civiles de

las 50 provincias españolas, más Ceuta y Melilla. En toda España, en la jornada electoral, habrá 2.675

líneas telefónicas hábiles para este cometido.

En el número telefónico marcado por el delegado de la Administración, su llamada es recibida por una de

las 5.350 telefonistas consagradas esa jornada a las tareas electorales. Cada telefonista está dotada de dos

copias del formulario que el representante de la Administración tiene en su poder. Confirma la identidad

del delegado y éste comienza a dictarle los datos de la mesa de cuyo acta posee una copia.

Cada telefonista, a su vez, trasmite los datos de su formulario, dictado pr el representante, a uno de los

958 operadores informáti-

cos, provistos de pantallas-terminales, contratados por el ministerio del Interior para introducir en un

proceso informatizado, con lenguaje propio, las cifras recibidas. Cincuenta monitores controlan las tareas

de los grabadores, bajo la supervisión de otros tantos responsables de coordinación de los Gobiernos

Civiles.

Los datos tomados por los grabadores pasan directamente a un ordenador del tipo Secoinsa 400,

construido en España con tecnología japonesa Fujitsu. Aquí termina la primera fase informática, deno-

minada Red de Captura de Datos.

La fase siguiente, denominada Proceso Central, se inicia velozmente con la transmisión de los datos

procedentes del ordenador Secoinsa 400 a otros seis ordenadores más, cuatro japoneses Fujitsu y dos

norteamericanos IBM. Los datos, que han llegado, por así decirlo, en bruto, son puestos en relación con

los coeficientes previstos por el sistema electoral, según los parámetros de proporcionalidad establecidos

en el sistema D´Hont, con lo cual se extraen con exactitud los escaños en el Congreso y en el Senado que

cada partido o coalición que concurre a los comicios obtiene.

A partir de este momento comienza la fase llamada Red de Difusión de Información. Los seis or-

denadores, con la información básica recibida y enriquecida por ellos con la aplicación de los coeficientes

de proporciones en número de escaños en ambas Cámaras, se distribuye simultáneamente a tres

terminales, dotadas de ordenadores Bull 200, y a un centro de Difusión General que cuenta con un macro

ordenador Sperry 1.100.

Las tres terminales, que constituyen la denominada Red de Área Local, están instaladas en el Palacio de la

Moncloa, en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Ma-

AZNAR

El gráfico muestra la secuencia del proceso informático de recogida, organización y difusión de los

resultados electorales.

drid, y en el Casino de Sevilla, ésta con la finalidad de dotar de cobertura informática específica las

elecciones autonómicas andaluzas, coincidentes, el 22 de junio, con las elecciones generales.

En el Centro de Difusión General existen conexiones con la red internacional y con los Gobiernos Civiles

de cada provincia y comunidades autónomas.

Una de las importantes novedades informáticas previstas para el 22-J es el ensamblaje de los da-

tos numéricos con un soporte de imágenes, plásticamente muy ricas, nutrido por los anagramas co-

loreados de los casi 80 partidos y coaliciones presentes.

Todo este proceso, desde que el delegado de la Administración rellena su formulario hasta que los datos

fiables pueden llegar simultáneamente al presidente del Gobierno y a cualquier ciudadano español que se

encuentre en España o en 19 ciudades del extranjero, dura exactamente 45 minutos.

 

< Volver