La semana política     
 
 Informaciones.    16/06/1973.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

LA semana, se cierra con la cuenta atrás de la llegada a U. S. A. (próximo lunes) del secretario del partido comunista soviético, Leonid Brezhnev. Las dos mayores potencias vuelven al diálogo directo -en la «cumbre» tras la visita de Nixon a Moscú del pasado año, que tanto contribuyo al acercamiento norteamericano-soviético, especialmente en el terreno económico. Desde entonces, apenas se na registrado exteriormente ninguna fricción entre los «supergrandes». Los europeos temen un entendimiento Washington-Moscú a sus espaldas, semejante al que se ha puesto de relieve estos días, con relación a todo el mundo, en el Comité de Desarme de las Naciones Unidas. Brezhnev tiene interés en intensificar sobre todo las relaciones económicas, pero parece encontrar oposición en el Senado norteamericano, que se niega a que su país conceda a la U. R. S. S. la cláusula de «nación más favorecida».

En cierta contraposición a esta diplomacia de los «supergrandes». China, que se siente aislada de la misma y que ha encontrado últimamente dificultades en su acercamiento a U. S. A., busca la aproximación a «potencias menores». Chi Peng-fei, ministro de Pekín de Asuntos Exteriores, se ha anticipado al desplazamiento de Brezhnev para visitar Londres y luego, en estos días, París. En la capital francesa se ha manifestado abiertamente a favor de la unió» europea y seriamente preocupado por la Conferencia sobre Seguridad y Cooperación en Europa y por las eventuales reducciones de tropas en nuestro continente, que desplazarían la presión militar soviética a la frontera china. Este último ha sido tema fundamental en la reunión celebrada por la O. T. A. N.

La unión europea, por su parte, se apresta a dar dos pasos de importancia no desdeñable en su camino: la entrada en fuciones del Fondo Europeo de Cooperación Monetaria (llamado a ser el Banco central de la C. E. E., regulador de la unión monetaria y emisor de la futura moneda de la Comunidad) y la transmisión de mayores poderes al Parlamento Europeo sobre control del «ejecutivo» (Consejo de ministros y Comisión de Bruselas), concretamente en materia presupuestaria.

En el panorama monetario internacional, la semana ha transcurrido con mayor calma que la pasada, en que el oro se disparó hasta los 123,75 dólares la onza en Londres. La semana se cierra, no obstante, can nuevas bajas del dólar y subidas del oro, y entre las otras monedas, con una marcada tendencia a la baja de la lira italiana.

 

< Volver