Autor: Fernández, Julio. 
   Manuel Fraga ofrece una España en diálogo si los votos se unen en Coalición Popular     
 
 Ya.    21/06/1986.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

8 / España /Elecciones

Manuel Fraga ofrece una España en diálogo si los votos se unen en Coalición Popular

Madrid/ Julio Fernández

Al filo de las doce de la noche, el candidato de Coalición Popular la presidencia del Gobierno, Manuel

Fraga, cerraba la campaña electoral ante decenas de miles de madrileños que llenaban sin resquicios qui-

nientos metros de la amplia calle de Príncipe de Vergara, con la promesa de implantar en España el

diálogo social y la confianza para solucionar los problemas. Osear Al-zaga, José Antonio Segurado, Ge-

rardo Fernández Albor y Abel Matutes intervinieron también en el acto.

La masiva asistencia al acto —que las fuentes oficiales cifraron en medio millón de personas— emocionó

a Fraga que empezó sus palabras afirmando que era el acto político mayor de toda la historia

contemporánea. El líder de la Coalición Popular culminó los mensajes distribuidos durante toda la campa-

ña con un ofrecimiento para renovar y mejorar el pacto social que une a los españoles.

«Llevamos dos siglos mirándonos con desconfianza; es el momento de implantar la confianza para

solucionar los problemas y ponernos todos de acuerdo más allá de la Constitución para levantar a España-

, dijo. «Hay que acabar con la desconfianza y los enfrentamientos de clases o de regiones, con la envidia

o el resentimiento.»

El candidato de Coalición Popular afirmó que el Gobierno socialista, fracasado en todas sus ideas y

promesas, «nos dice que no ha hecho más que empezar y que quiere seguir, sin duda para que tengamos

más parados, más terroristas, más drogadictos y más impuestos».

Reprochó a Felipe González la pretensión de haber consolidado la democracia, apropiándose indebi-

damente de la tarea histórica de todo el pueblo español agrupado en

CARVAJAL

• Levantar España.—Coa un abrazo final, los tres líderes de Coalición Popular pidieron a la enorme

multitud concentrada ayer en Madrid su voto para levantar España. Fraga rechazó por la mañana un

debate Improvisado con Felipe González que le ofrecía la cadena COPE, aunque dijo que todavía había

tiempo para hacerlo por televisión.

torno a la Corona, y añadió que ese pueblo quiere la democracia sin tres millones de parados, sin miles de

drogadictos, sin terroristas que se atreven a presentarse hasta en las listas electorales, sin inseguridad en

sus calles y con libertad para escoger la televisión que entra en su casa, el médico que le atiende o la

educación que desea para sus hijos, «una democracia con soluciones».

Fraga aseguró que si gana no mirará al pasado «más que como un reto para ir más allá» y convertirse en

un país de primera a la cabeza de Europa. Varias veces usó a las naciones europeas, gobernadas ma-

yoritariamente por coaliciones de centro-derecha, como ejemplo de

los que están superando la crisis económica y social.

Trató con especial interés la posibilidad de liberar las energías sociales y la necesidad de atender a los

aspectos sociales. Recordó los perjuicios causados a los pensionistas por el Gobierno del PSOE y aseguró

que revalorizaría estas prestaciones y cortaría el presupuesto por todos los sitios antes que tocar los

derechos adquiridos. Y prometió atención a los marginados y a los subnormales.

Esta España es posible y está al alcance de la mano, si se unen los votos «en el único lugar en que pueden

ser útiles, en Coalición Popular», aseguró Fraga. Este llamamiento a los votantes de centro fue reali-

zado «con el máximo respecto para los demás partidos, para los cuales tendremos siempre los brazos

abiertos».

Las multitudes agolpadas en el lugar del acto no dejaron de corear lemas como «Fraga presidente», o

«Fraga si, Felipe no». En el momento en que la única cámara de Televisión Española conectaba en direc-

to, miles de mecheros y cerillas centellearon y centenares de banderas batieron el aire para acompañar las

palabras del líder.

Intervenciones

de Alzaga y Segurado

Los presidentes de los partidos coligados con AP, Osear Alzaga, del PDP, y José Antonio Segurado, del

PL, intervinieron justo antes que Fraga. Alzaga subrayó que los improperios y los nervios habían sus-

tituido en la campaña del PSOE a la necesidad de debate, y declaró a Felipe González «en rebeldía» por

no haber aceptado el cara a cara con Fraga.

Segurado expresó la satisfacción por haber conseguido una coalición como el pueblo quería y opinó que

la España en la que sueña su partido, libre a la iniciativa, innovadora, creativa y solidaria, está muy cerca.

Los tres líderes, que habían dedicado el día de ayer a recorrer varios barrios de Madrid, fueron pre-

sentados por el presidente de AP de Madrid, Carlos Ruiz Soto, quien informó que la asistencia a los actos

de los otros partidos era muy inferior a la de Coalición Popular.

La fiesta-mitin, que fue abierta con actuaciones de Elsa Baeza, un grupo pop y la actuación de la Unión

Musical de Liria, terminó con un abrazo de todos los candidatos por Madrid en medio de una traca de

fuegos artificiales y la interpretación de la sinfonía «Del nuevo mundo», de Dvorak.

 

< Volver