Autor: Alcántara, Manuel. 
 El estado de la nación. 
 Pensadores     
 
 Ya.    22/06/1986.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

VUELTA DE HOJA

Pensadores

«Reflexionar una vez al año no hace daño»

MANUEL ALCÁNTARA

EL chirrión de los políticos se ha detenido. En su acepción primera, chirrión es carro de dos ruedas y, en

su segunda, látigo o rebenque hecho de cuero. Pues bien, en la doble acepción de la palabra, e! chirrión se

ha detenido. Los políticos han parado el carro y han dejado de fustigarse mutuamente, a pesar de que

todavía les quedaban muchas leguas y muchos insultos, y hemos tenido todos la misma sensación que

hubieran experimentado los turistas que visitan las cataratas del Niágara si, de pronto, las cataratas

hubiesen cesado.

Estamos oyendo el silencio. Los profusos líderes nos han calentado la cabeza, nos han encogido el

corazón o nos han revuelto las tripas; pero ellos se han roto la garganta y tendrán que concederle un

descanso a sus tensas cuerdas vocales. Es muy probable que después de las elecciones algunos se vayan a

hacer gárgaras de miel con limón hasta recuperar la voz, si es que han perdido el voto. Es cierto que

nuestros políticos tienen bien merecido el descanso, pero no es menos cierto que nosotros también. Ellos

se han esforzado mucho en hablarnos, pero nosotros nos hemos esforzado en escuchar y quizá una cosa

sea tan agotadora como la otra. A todos nos ha venido de maravilla la jornada de reflexión: a nosotros

para enterarnos de lo que hemos oído, y a ellos para enterarse de lo que han dicho.

Dedicar un día entero a la reflexión es algo que sin duda debe halagar a mucha gente, ya que supone que

todo el mundo es capaz de reflexionar. Según Amiel, pensar es recogerse en una impresión, destacarla

dentro de nosotros mismos y proyectarla en un juicio personal. Algo que quizá no esté al alcance de la

mayoría, en unos casos por falta de dotación inicial y en otros por simple desentrenamiento. De cualquier

manera, hay que agradecer esta invitación al pensamiento, y es confortador saber que ha habido españoles

que se han pasado el día con la mano en la mejilla, que es como suelen retratarse los pensadores, y, a ser

posible, con el dedo índice extendido. Reflexionar una vez al año no hace daño.

 

< Volver