Autor: Gómez Escorial, Angel. 
   Suárez, Gerardo, HB     
 
 Ya.    23/06/1986.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Lunes 23 de junio de 1986

Suárez, Gerardo, HE

ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

EL resultado más preocupante de estas elecciones es e! aumento de la coalición abert-zale Herri

Batasuna. Y, dentro de ello, el escaño fantasma en Navarra. Pasé unos días, poco antes de las elecciones,

allí y también en el País Vasco. Se adivinaba ese crecimiento de HB y, en cierta forma, un retroceso del

PNV. Los de Herri Batasuna se colocan a sólo un escaño de los nacionalistas. Los asientos de los

abertzales en el Congreso no serán ocupados jamás y sólo valen como demostración de su fuerza política

y electoral.

Adolfo Suárez, con pocos medios y mucho corazón, consigue unos resultados más que espectaculares. Ya

tiene su grupo parlamentario. Desde él hará ruido y no se quedará quieto. La verdad es que al líder del

Centro Democrático y Social las cosas le han salido bien. Su estrategia residía en un aumento que le diera

voz en el Parlamento y prepararse para su «asalto final» en 1990. Así lo reconocía no mucho antes de las

elecciones. Tal vez, en el fragor de la batalla electoral, y ante el baño de multitudes que «sufría» por do-

quier, pudo pensar que su resultado iba a ser más alto. Habrá que seguir muy atentamente la singladura de

Adolfo Suárez en la próxima legislatura. El CDS es, en definitiva, la tercera fuerza política con implante a

nivel nacional.

Izquierda Unida ha pegado también un taponazo. El único voto de castigo hacia el victorioso PSOE sólo

puede ser atribuido a la formación que preside Gerardo Iglesias. Sin embargo, esa operación castigadora

de «pura izquierda» no ha servido para mucho respecto al poder obtenido por los socialistas. No es lo

mismo para la coalición apadrinada por el Partido Comunista de España, que consigue una representación

importante.

Las bajas de diputados del PSOE pueden tener un principio en el incremento del censo. Para conseguir

el número de diputados que tenía en la pasada legislatura hubiera necesitado un millón de votos más. El

porcentaje de CP es también muy parecido, aunque hay que destacar —si a la hora que escribo los datos

no me fallan— una pérdida notable

en Cataluña y la práctica desaparición en Euskadi. La verdad es que los resultados vienen a demostrar,

sobre todo, un claro escoramiento de los españoles hacia la izquierda. La suma de los escaños de PSOE,

Izquierda Unida, la subida de Herri Batasuna y los dos escaños de Euskadiko Ezquerra es mucho más de

la mitad. Los resultados del CDS tampoco pueden ser computados como de derechas. Es innegab´ que el

contenido de la campaña —j del programa— es de claro centro-izquierda. El fracaso de la operación

reformista demuestra que este país mueve el fiel de la balanza hacia una mayor aceptación de la iz-

quierda. Como única fuerza de derechas se consolida Coalición Popular y su líder, Manuel Fraga, que

hizo fa mejor campaña de su vida. La mayoría absoluta —sobrada— obtenida por el Presidente González

y su partido es el aspecto más importante y trascendente de estas elecciones. Supone la continuidad de la

política que ya conocemos. Aunque puede haber una variación de «más hacia la izquierda» en los temas

educativos, de la reforma de la Administración y una «derechizaciónB en la política económica y en las

relaciones internacionales. Se adivina también un cambio notable en la composición del Gobierno, con

llegada de nuevos nombres a las carteras ministeriales y la permanencia de, tal vez, sólo dos o tres.

Seguros serían Ma-ravall y Fernández Ordóñez. Y no lo es, al parecer, el ministro del Interior,

Barrionuevo, que, sin embargo, realizó una gran labor.

Amanece un 23 de junio no cargado de incógnitas. Tal vez sólo de temores. Sería deseable que don Felipe

González gobernase para todos y por todos. Debería perder algunos «tics» de abuso y de poder que ni le

benefician ni le hacen falta. Ha conseguido el segundo resultado por goleada de la historia de la

democracia española.

Suárez, desde su grupo parlamentario, hará ruido y no se quedará quieto

 

< Volver