Autor: Alcántara, Manuel. 
 El estado de la nación. 
 Se esperan dimisiones     
 
 Ya.    23/06/1986.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

5*

esperan dimisiones

«Desde el día después de las elecciones les huele el trasero a pólvora a muchos creadores de imagen.»

M. ALCÁNTARA

YA se ha confirmado aritméticamente que todos los partidos políticos han recibido menos votos de los

que deseaban, aunque algunos hayan obtenido más de lo que sería deseable. En las democracias nunca

llueve a gusto de todos, del mismo modo que en las dictaduras nunca llueve y hay siempre una pertinaz

sequía. En las democracias tampoco escampa a gusto de todos, y los errores de cálculo, las previsiones

fallidas, las frustradas conjeturas tienen que endosársele a alguien.

Esta es la hora de buscar culpables. Una grave conciencia fiscal se instala en la cúpula de las formaciones

políticas y algunas pueden caer por su base. El caso es encontrar a los responsables de que la victoria no

haya sido tan amplia o de que la derrota haya sido tan abultada. Desde el día después de las elecciones les

huele el trasero a pólvora a muchos creadores de imagen, a muchos fabricantes de eslogan y a muchos

consejeros áulicos. Desde mañana se abre la veda de los inmediatamente inferiores y, en algún caso, se

abre la conspiración para tramar el relevo de algún superior indiscutible.

Se esperan dimisiones, pero no tan irrevocables como las que van a producirse en Brasil, donde algunos

hinchas van a dimitir de la vida. Los psicólogos temen que la desilusión causada por el aleatorio hecho de

que el conjunto brasileño haya sido eliminado por los franceses, arrastre al suicidio a algunos exaltados.

Ha sucedido así siempre que Brasil no ha ganado un campeonato mundial, y como la composición

genética de ese pueblo no ha variado y su afición al fútbol ha crecido, se espera que algunos patriotas se

impacienten y precipiten su inexorable final. La verdad es que la práctica del suicidio está mucho más

extendida entre los seguidores de un equipo futbolístico que entre los militantes de un partido político. A

la hora de escribir estas palabras sospecho el resultado de las elecciones y desconozco el resultado del

España-Bélgica, pero estoy interiormente preparado para aceptarlo todo. Intento, como Epi-curo, la

impavidez ante el azar.

 

< Volver