Líderes. 
 Felipe, un hombre con suerte     
 
 Ya.    23/06/1986.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Felipe, un hombre con suerte

Madrid /YA

Felipe González igualó ayer el récord de Adolfo Suárez al triunfar por dos veces seguidas en unas

elecciones democráticas, aunque con una diferencia notable: mientras que el ex Presidente del Gobierno

conseguía en 1979 la reelección al frente de un partido dividido, el PSOE es un modelo de pina compacta

en tomo al lider sevillano. «Es una pina a la que, si hubiera que poner alguna etiqueta, mas que socialista

ha-

bría que llamarla felipista», comentaba ayer a YA un importante dirigente del partido.

El lider socialista es, sobre todo, un hombre de suerte. La lucecita de su destino se le encendió ya de

manera decisiva en 1974 cuando, con tan sólo treinta y dos años, fue elegido en Sures-nés secretario

general del partido con más historia de España, el PSOE. Batió de nuevo el récord de la precocidad al ser

elegido Presidente del Gobierno a la tierna edad, para tan alta responsabili-

dad, de cuarenta años. >E1 cebolla», como fue apodado el último día de la campaña por su amigo Coll

«porque se repite», tiene entre sus cualidades una que en 1977 atribuía él a su rival por el centro

progresista Adolfo Suárez: «Suárez es clarísimamente un animal político».

El evidente cambio que ha experimentado el secretario general del PSOE en estos últimos cuatro años —

basta con comparar su campaña electoral de

1982 y 1986—, lo autointerpreta y justifica no por ambición personal para seguir en el puesto

presidencial, sino debido a una lección de aprendizaje en la labor diaria de gobierno. González pasa la

ideología por el crisol de las circunstancias temporales. Su frase, pronunciada en China, es que da igual

que el gato sea blanco o negro, «lo importante es que cace ratones».

Felipe González encara una nueva legislatura menos tranquila que la anterior.

 

< Volver