Autor: García Franco, María Luisa. 
 Autonomías: País Vasco. 
 El PNV pierde la mayoría y la izquierda abertzale duplica sus escaños     
 
 Ya.    23/06/1986.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El PNV pierde la mayoría y la izquierda abertzale duplica sus escaños

Bilbao/M.» L. García Franco

El mapa político del País Vasco sufrió ayer cambios radicales. Herri Batasuna duplicó su apoyo electoral

pasando de dos a cuatro diputados, subida no tan espectacular como la anunciada por los sondeos previos

al escrutinio, pero importante. A estos cuatro escaños de HB en el País Vasco hay que sumar otro en

Navarra, donde en el 82 no obtuvo diputado. Otro partido nacionalista, Euskadiko Ezkerra, también

duplicó su número de escaños, obteniendo uno en Vizcaya y manteniendo el de Guipúzcoa.

Pero la espectacularidad de los resultados en el País Vasco no se limitó a estos ascensos, que ya se

preveían, sino al descenso de dos escaños del PNV, de ocho a seis, de forma que esta fuerza política

pierde su carácter mayoritario en Euskadi a favor del Partido Socialista y a pesar de que baja de ocho a

siete diputados.

La primera palabra que salió de los dirigentes de Herri Batasuna en la fiesta que celebraron anoche en el

pabellón de Deportes de Bilbao, fue «negociación». Jon Idígoras afirmó que, «con el triunfo en la mano,

queremos que el PSOE reflexione y se avenga a negociar con ETA». Añadió, eufórico, que HB puede

llegar a ser la fuerza mayoritaria en Euskadi en un futuro próximo.

Los dirigentes de Herri Batasuna confirmaron su intención de no llevar a sus diputados a Madrid. En un

ambiente de euforia y satisfacción, señalaron que su triunfo era el de todo el pueblo vasco y se lo

dedicaron a los presos, exiliados y «a todos los luchadores por la causa vasca». También hubo euforia en

Euskadiko Ezkerra, pero sus comentarios fueron mucho más moderados. Únicamente mostraron su

satisfacción por haber alcanzado su objetivo electoral. Bandrés afirmó que, a nivel nacional, se alegraba

de que el bipartidismo no fuera tan rotundo como en el anterior Parlamento.

PNV: Todos los esquemas, rotos

Había expectación per conocer la reacción del PNV ante este fracaso que fue el resultado menos esperado

de las elecciones de ayer. El presidente de la ejecutiva del PNV, Xavier Arzallus, manifestó que «se nos

han roto todos los esquemas». La decepción era patente en todos los dirigentes nacionalistas que dieron

una rueda de prensa a las diez y media de la noche en el hotel Villa de Bilbao. Arzallus no quiso

reconocer su tristeza y afirmó que era un hombre de moral; sin embargo reconoció que los resultados

habían sido sumamente desfavorables. «Estas elecciones en Euskadi —dijo— han roto todos los

esquemas, porque pensábamos ganar un diputado y sin embargo hemos tenido un saldo negativo.»

En cuanto a los resultados de las otras fuerzas políticas, consideró que habían subido los radicales, HB y

Euskadiko Ezquerra, y que habían perdido el PNV, el PSOE y la Coalición Popular. «Se ha cambiado el

panorama del país», repetía insistentemente Arzallus. El dirigente nacionalista se preguntó cuál había sido

el motivo de que las cosas se hubiera radicalizado en el País Vasco y afirmó que no se debía sobre todo a

la actuación del PNV, sino a factores externos como la situación socioeconómica y un desgate de

gobierno mayor del previsto. En el Partido Socialista la cautela de las primeras declaraciones, cuando no

se conocían los resultados que le daría al PSOE el carácter de fuerza mayoritaria en Euskadi, dio paso a la

euforia. Los socialistas vizcaínos dieron una rueda de prensa en el hotel Ercilla de Bilbao, y Ricardo

García Damboronea no disimuló su alegría por haber conseguido ser la primera fuerza en Vizcaya.

Debido a las tensiones internas del PSE hubo otra rueda de prensa por parte de la ejecutiva del PSOE en

Bilbao. Cuando hablaba el vicesecretario general de los socialistas vascos, Juan Manuel Eguiagaray, no se

conocían aún los resultados definitivos, pero los socialistas tenían ya datos de la bajada del PNV, que, en

su opinión favoreció a Herri Batasuna. Afirmó que a los socialistas no les extrañaba que hubiera habido

un trasvase de votos del PNV a HB, puesto que «Arzallus había estado pidiendo en la campaña electoral

el voto para HB». Consideró insignificante el crecimiento de HB en términos porcentuales, aunque en

relación a los escaños la coalición abertzale hubiera duplicado su fuerza en el País Vasco.

Hay que destacar que el CDS, a pesar de no haber conseguido escaños, puede pasar a ser una fuerza

política con la que contar en el País Vasco.

 

< Volver