Autor: Tarín, Santiago. 
 Autonomías: Cataluña. 
 Miguel Roca sigue creyendo en el reformismo, pese al fuerte revés electoral     
 
 Ya.    23/06/1986.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Miguel Roca sigue creyendo en el reformisrno, pese al fuerte revés electoral

Barcelona /Santiago Tarín

Un Miguel Roca visiblemente afectado manifestó poco después de conocerse los primeros resultados, que

seguía creyendo en el reformismo, a pesar del duro revés sufrido en las urnas. El fracaso del PRD era el

aspecto de estas elecciones más comentado en las filas de los partidos políticos en Cataluña.

Todo el partido se reunió, pasadas las diez de la noche de ayer, con la plana mayor. El ambiente en el

cuartel general de Convergencia era de tristeza, a pesar del resultado obtenido en Cataluña, si bien no

consiguieron deshancar a los socialistas.

El líder reformista significó que seguiría comprometido con el proyecto del PRD, que no concluye, según

él, con estas elecciones. En este aspecto coincidió con Jordi Pujol, presidente de la Generalidad y se-

cretario general de Convergencia Democrática-de Cataluña, quien señaló que el mensaje del reformismo

es válido y se mostró satisfecho por los resultados obtenidos por su partido.

La otra cara de la moneda era el cuartel general del Partido Socialista de Cataluña. El ministro de Defensa

y candidato número uno por Barcelona, Narcís Serra, destacó que el éxito logrado se debía al haber

llevado a cabo una campaña coherente. Los dirigentes socialistas coincidieron en señalar que ante los

resultados de ayer las relaciones entre el Gobierno de la Generalidad y la oposición deberán cambiar.

De satisfacción también era el de-

nominador común en la sede del CDS, donde se esperaba obtener, definitivamente, un segundo escaño en

Barcelona. Por su parte, Esquerra Republicana de Cataluña estaba pendiente de conocer si finalmente lo-

graba rep/esentación parlamentaria. Los principales miembros de este partido criticaron duramente al Par-

tido Reformista y consideraron que los resultados obtenidos por los nacionalistas vascos estaban en fun-

ción de los hechos ocurridos durante la campaña electoral.

Mas de setenta mil votos por correo

En cuanto a la jornada electoral en sí, el buen tiempo y el puente propiciado por la festividad de San Juan

fueron las causas de las largas colas que durante la mañana de ayer se podían contemplar en las salidas de

la ciudad condal.

Según fuentes del Gobierno Civil de Barcelona, en Cataluña han empleado la fórmula del voto por correo

un total de 73.397 electores: 67.344 remitieron sus papeletas desde otros puntos de España y 6.053 desde

el extranjero. Por provincias, en Barcelona votaron por correo 55.620 personas; en Gerona, 3.848; en

Tarragona, 3.619, y en Lérida 4.257.

Fuentes de la Delegación del Gobierno informaron que la normalidad fue la tónica general en la apertura

de las 5.216 secciones electorales y 6.960 mesas en Cataluña, si bien el Movimiento de Defensa de la

Tierra,

de carácter nacionalista radical, colocó silicona en las cerraduras de siete colegios electorales de Barcelo-

na, nueve de Figueras y tres de Gerona. Sin embargo, dos horas antes de la apertura de los locales se

revisaron todos, y así se pudo subsanar el problema sin necesidad de atrasar el inicio de las votaciones.

Uno de los cabezas de lista de Barcelona más madrugadores a la hora de votar fue el ministro de Defensa,

Narcís Serra, quien poco después de las diez y media de la mañana ya había cumplido con este com-

promiso. Raimon Obiols, primer secretario del PSC-PSOE, no fue muy optimista tras emitir su voto, y

señaló que sería muy difícil que los socialistas repitieran los resultados electorales de 1982 en Cataluña,

aunque la realidad fue mucho más positiva.

El Presidente de la Generalidad, Jordi Pujol, votó a las once de la mañana, y afirmó a los periodistas que

confiaba en el respaldo del electorado a Convergencia y en los resultados del Partido Reformista. Miguel

Roca votó poco después de las 11,30 de la mañana. Roca no se mostró preocupado por la posible absten-

ción, afirmó que no entraría en el mercadeo de votos.

El que no acudió a votar fue el ex presidente de la Generalidad, Josep Tarradellas. Su esposa, Antonia

Macía, explicó a los periodistas que esperaban al veterano político en el colegio electoral que éste se

hallaba aquejado de un fuerte catarro y que el médico le había prohibido salir.

 

< Volver