Autor: Arija, José Manuel. 
   la USO está presente     
 
 Diario 16.    11/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

La USO está presente

Con mucho entusiasmo y juventud en la sala, la Unión Sindical Obrera acaba de concluir su primer Congreso, al cabo de dieciocho años ¿e existencia. Los debates y resultados de este Congreso so han aportado grandes novedades a la linea sindical ya conocida de la USO, ni tampoco han supuesto una convocatoria espectacular, en un Madrid medio vacío por las vacaciones de Semana Santa. El primer Congreso ha querido ser, cobre todo, una reunión de trabajo cara adentro de la propia organización, donde ya puede observarse la madurez adquirida en estos últimos meses

Entre la histórica Unión General de Trabajadores, por an lado, y las conocidas Comisiones Obreras, por otro, la USO necesitaba encontrar hueco y afirmar su personalidad; de ahí que los diferentes oradores que subieron a la tribuna insistieran en sus intervenciones en destacar las notas características y singulares de m propia organización. En un primer comentario del José Manuel Arija

Congreso, quizá convenga remarcar este factor de definición y autoconveneimiento en la necesidad de su existencia.

Con más de 60.000 afiliados en la actualidad y el objetivo marcado en este Congreso de "medio millón al acabar el año", la USO se perfila como la tercera gran central española. Ahora, con sus Estatutos recién estrenados, más compactas y homogeneizadas sus filas, la USO está en condiciones de superar los hábitos restringidos de la clandestinidad y pasar de una vez, con decisión, a una afiliación abierta a todos los trabajadores. Sus lemas de autonomía respecto a los partidos políticos y de socialismo autogestionario pueden atraer a un número eonsiderab1e de asalariados, si efectúa una labor previa de explicación. Y en este aspecto ha sido también muy positivo que en el Congreso se hablara de conceder atención prioritaria a la formación de afiliados, al desarrollo de tos medios de información y propaganda, a la necesidad de abrir locales y e la obtención de medios económicos.

Es de lamentar, por otra, parte, que él Congreso no haya servido para aliviar la tensión que actualmente mantienen la USO y la UGT, las dos centrales sindicales hermanadas en su aspiración socialista. Las discrepancias no debieron llegar nunca al extremo de tener que proceder a una votación para decidir si se permitía o no hablar a la UGT, porque para eso no haberla invitado.

Si internamente el éxito del Congreso va a suponer un importante paso adelante en la implantación de la USO, internacional-mente ya ha empezado a recoger sus frutos, pues tanto los sindicalistas italianos como los franceses expresaron públicamente, al ocupar la tribuna, su apoyo a la petición de ingreso de la Unión Sindical Obrera en la Confederación Europea de Sindicatos, donde es muy probable que sea admitida antes de acabar el año.

 

< Volver