Iglesia Católica     
 
 Informaciones.    23/06/1973.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

IGLESIA CATÓLICA

DIVERSAS opiniones y decisiones por —parte eclesial— sobre las relaciones entre la Iglesia y el Estado fueron vertidas en los últimos días. Monseñor Jubany, cardenal arzobispo de Barcelona, en una nota publicada con motivo del día Nacional de la Caridad, afirmaba que «es fácil caer en la tentación de creer que nada podemos hacer; que todo ello es incumbencia de las autoridades civiles y de los organismos existentes. De aquí nace una actitud escéptica y pesimista. Es la manera cómoda y egoísta de evadirnos de estos problemas y lograr que no nos inquieten, que no perturben nuestra tranquilidad tan fatigosamente conquistada».

Monseñor González Martín, cardenal primado, afirmó a su vez que «mi colaboración con las autoridades civiles en ningún momento significó merma de mi independencia ni omisión de mis deberes como obispo».

Monseñor Tarancón, cardenal, presidente de la Conferencia Episcopal, ha desmentido, por su parte, que en Avila haya tenido lugar una reunión de «cristianos por el socialismo». De la presunta reunión había emanado un documento que circula desde el mes de enero y que, según el cardenal Tarancón, pudiera haber sido redactado por un grupo de seglares sin conexión con la jerarquía eclesiástica, como «eco de corrientes extranjeras y peligrosísimas». Tal mentís lo ha hecho monseñor Tarancón en carta dirigida al padre Venancio Marcos.

Los obispos de San Sebastián y Pamplona decidieron suspender las tradicionales procesiones del Corpus en sus respectivas ciudades. La procesión que tuvo lugar en Toledo contó con la presencia del ministro de Justicia, en representación del Jefe del Estado, pero, por vez primera, no participó en ella la Academia de Infantería de la ciudad.

Monseñor Guerra Campos tomó posesión de su diócesis de Cuenca. Previamente algunas organizaciones católicas de matiz extremista convocaron la afluencia de fieles a la ciudad para rendir homenaje al nuevo titular de la diócesis. «Soy testigo —dijo en el acto de entrada en la ciudad— de la cooperación con la Iglesia de las autoridades del país, cooperación guiada por el Jefe del Estado y siempre respetuosa con nuestra libertad.»

La entrada de monseñor Guerra Campos 114 fue turbada por ningún acto extrarreligioso.

 

< Volver