Autor: Pablo, F. L. De. 
   El gran reto: incorporar a la ciudadanía a la participación en la participación en las tareas políticas     
 
 Ya.    24/06/1973.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

El gran reto: incorporar a la ciudadanía a la participación en las tareas políticas

Ha sido distribuida la ponencia del Consejo Nacional sobre la juventud • Contiene importantes aspectos e ideas para que los jóvenes participen en los órganos colegiados de la sociedad

Precisamente el nombramiento leí señor Suárez es el que aparece con más carga política, ya que se había convertido en los últimos tiempos en uno de los más severos críticos del gobierno Se octubre de 1969, aunque siempre dentro de la lealtad al sistema.

Al señor Suárez le corresponda hacer realidad ese objetivo programa político del Gobierno de extender la promoción y protección social a nuestros emigrantes, para los que el ministro de Trabajo, señor De la Fuente, ha pedido hoy en la Asamblea de la O. I. T.: "Trato Igual y consideración humana frente a medidas discriminatorias."

Sin sacar de quicio la significación de ese nombramiento, se considera que es importante a la ñora de valorar la actitud integradora del nuevo Gabinete. En Algunos departamentos, como el de Educación, se observa una pluralidad de origen y de actitudes políticas en la composición de los equipos ministeriales, prescindiendo de la preparación técnica o administrativa de cada nuevo director general o subsecretario.

La sustitución del señor Meilán por el señor De la Vallina es otro de loa nombramientos que darán pie a reflexiones. El nuevo secretario general técnico de la Presidencia del Gobierno se ha pasado más de dos años preparando el por ahora congelado texto de la ley di Régimen Local. El señor De la Vallina es catedrático de Derecho Administrativo, como su antecesor, el señor Mellan, y ya colaboró en la Presidencia del Gobierno en los trabajos de la reforma administrativa, por lo que no es aventurado suponer que le va a tocar ahora trabajar a fondo en este tema, que es uno de los objetivos políticos inmediatos, y casi nos atreveríamos a decir que prioritarios, del recién estrenado Gabinete.

Próximos nombramientos

Faltan todavía numerosos nombramientos, y especialmente en los departamentos de Hacienda y Planificación del Desarrollo. En el primero, una ver creada la Subsecretaría de Economía Financiera, es posible que se nombren dos subsecretarios en el Consejo del próximo jueves. Se dice que la nueva Subsecretaría será ocupada por el señor Fernández Ordóñez, actual secretario general técnico, que tendrá a su cargo la coordinación del gasto público, y suponemos que proseguirá con los trabajos de la reforma fiscal, que tan directamente ha llevado en los últimos tiempos. Si es que dicha reforma se encuentra entre (os objetivos del Gobierno, porque no figuraba en su declaración programática. Pero mal se podría progresar en justicia social sin llevar a cabo esa reforma.

Por su parte, se espera que el ministro de Planificación del Desarrollo, señor Martínez Esteruelas, presente al próximo Consejo el organigrama definitivo de su nuevo Departamento, y simultánea o posteriormente, la designación de subsecretarios y directores generales. Se dice que el señor Martínez Esteruelas prepara un equipo capaz de acentuar la dimensión social del Plan, de mantener la expansión y de controlar el cambio social. Un equipo en el que haya buenos economistas y técnicos, al mismo tiempo que avispados sociólogos, capaces de detectar los cambios sociales que origina el desarrollo y con imaginación para satisfacer las exigencias de la nueva sociedad, haciéndola partícipe de esa planificación. Se trata, en definitiva, de que sea real la participación democrática en la elaboración, aprobación y ejecución del Plan.

Como decíamos el domingo pasado, el gran reto de este Gobierno es el de incorporar a la ciudadanía a la participación en las tareas políticas.

Los nuevos cargos no deben ser —como dicen en YA un grupo de jóvenes políticos que firman con el seudónimo de "Tácito"—meros gestores del crecimiento; más bien han de actuar como ampliadores del área de intervención de los ciudadanos en la vida pública, especialmente en aquellos asuntos que le afectan más directamente. Pero, además, los nuevos cargos han de ser hombres populares, que se comuniquen a menudo con la ciudadanía, sumen adhesiones activas al Movimiento y extiendan el área de respeto y , acatamiento al sistema y a la corona.

Distribuido el informe sobre la juventud

La ponencia del Consejo Nacional que preparaba el estudio sobre la Juventud terminó su trabajo, que ya ha sido distribuido entre loa consejeros para que formulen sugerencias. Probablemente, con los temas de la "unidad" y la "ampliación de la participación" será sometido al Pleno del Consejo Nacional que se celebre el mes próximo.

El Informe o documento de trabajo para la sección correspondiente del Consejo que preside el señor Utrera Molina, ahora ministro de la Vivienda, consta de 28 folios. Después de analizar la juventud actual, su inconformismo, su falta de respuestas constructivas a los defectos que observa en las actuales estructuras y el anhelo de autenticidad que la juventud española siente respecto a nuestra sociedad denota el fundamento de la crítica de nuestros jóvenes en cuanto desean que se realicen plenamente los ideales del "nuevo Estado" y subraya que la juventud despolitizada está siendo asaltada por otras Ideologías, por lo que concluye que debe promoverse una "joven revolución" que garantice la Integración juvenil en la nueva sociedad.

Hay, para los autores del informe, tres campos de actuación: la formación y educación de la Juventud en todos los órdenes; la organización social de la convivencia Juvenil en clubs o centros organizados por el Estado o la sociedad y la participación. Es decir, la ampliación de los cauces para que los Jóvenes participen en los órganos colegiados de la sociedad.

Se ofrecen al Gobierno hasta 23 criterios, que seguramente serán matizados, concretados o ampliados en los debates de la sección y del Pleno, que no son muy diferentes de los ya conocidos, y entre los que destacan la ordenación de los medios de comunicación social con la Juventud; el control de la actividad docente y la vida académica para que respondan a sus postulados; coordinar la localización industrial con la formación profesional; potenciar la dotación del profesorado de formación moral y cívico-social mediante "un plan para la reestructuración de estas enseñanzas"; seguir con los créditos para la iniciación profesional o familiar; rebajar la edad electoral a los dieciocho años en los procesos electorales que aún no tienen acceso; asegurar un "cupo Juvenil" en las diversas instancias representativas, tanto políticas como laborales, profesionales o empresariales; impulsar el asociacionismo juvenil de todo tipo que estaría representado en el Consejo de la Juventud, el cual debe ser actualizado y estructurado a todos los niveles.

Se hace también expresa referencia al asociacionismo juvenil previsto en el estatuto orgánico del Movimiento, y no se descarta la creación de asociaciones juveniles con fines específicamente políticos, que estarían también integradas en el citado Consejo de la Juventud. Se recomienda 1» igualdad de trato en la protección del Estado a la juventud rural, estudiantil y laboral, la correspondiente dotación de los departamentos y del Estado en general a los órganos del Movimiento encargados de la política juvenil. El Consejo de la Juventud, como órgano colegiado del mundo Joven, encauzarla hacia el Consejo Nacional y el Movimiento la problemática Juvenil. Las asociaciones Juveniles con fines políticos actuarían dentro del cauce de las organizaciones del Movimiento como escuelas de políticos para et futuro.

 

< Volver