Autor: Campos, Benjamín (del Sindicato de Artes Gráficas, CNT, de Madrid). 
   ...Y CNT a PSOE  :   
 Carta a Sócrates Gómez del Comité Federal del PSOE. 
 Diario 16.    15/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

...Y CNT a PSOE

Carta a Sócrates Gomez, ´del Comité Federal del PSOE

Estimado amigo: no soy cenetista a quien té diriges en tu cordial e inteligente carta del 5 de abril en D16, sino otro Genetista que convivió con cp´inpañeTos tuyos en cárceles franquistas y que también anudó en ellas relaciones de amistad y respeto mutuo coa algunos socialistas, relaciones que han persistido y se man.t¡ene3 hasta hoy.

Quisiera recordar que boicoteamos radicalmente las elecciones de 1933 porque la conjunción republicano-socialista nos persiguió desde el Poder. En febrero de 1936, muchos compañeros participaron en las elecciones en favor del Frente Popular porque teníamos en las cárceles muchos millares de presos, no porque se fueran a resolver los problemas del país, abocado a la revolación o a la amtrarrevoluctón. Las izquierdas ganaron la? elecciones de febrero, pero en julio fue necesario defender la libertad y la siipervivencia en las calles.

De cualquier manera, en tu carta hay na enfoque con el que disiento radicalmente. La situación no es la de 1936. Ahora no volvemos a aquella situación, sino que salimos de ella, de la dictadura, aunque sigan existiendo riesgos no pequeños, y ahora se abre un periodo de prácticas parlamentarias sorprendentemente potenciadas por sectores que apoyaron el franquismo. Lo que quiero decir es que, aunque ´reflejando un profundo e incontenible anhelo popular hacia las libertades sin limitación y na rechazo radica! de )a dictadora, la reforma ha ido surgiendo desdo el propio tatema, y la oposición de izquierda reconoce este hecho al negociar con el Gobierno, o al hacer que negocia.

Luego, tú afirmas que danos pruebas de madurez revolucionaria cuando en 1936 nos incorporamos al Gobierno republicano, forzados por la» circunstancias, lo que equivale a decir que faunos anos inmaduros hasta ese momento. Pero, mira, la madurez revolucionaria y lo que llevaba dentro la CNT ía demostró, no en el Gobierno, donde nadie nunca hax-demostrado nada revolucionariamente, sino ea la experiencia aútogestionaria que llevó a cabo en el campo y en las ciudades de la España republicana, experiencia que fue secundada por bastantes socialisías de izquierda.

Pero volviendo a este momento, amigo Sócrates, ¿cuál es tu ofrecimiento?, ¿tenéis los socialistas una estrategia electoral definida, unitaria, de bloque popular, que realmente se contraponga a otra estrategia y alternativa antipopular, o hacéis Un poco la guerra por vuestra cuenta esperando que loj demás, próximos a vuestro aspecto´ político se suban por las buenas a nuestro carro? Porque parece-que comunistas irán por su lado; socialdemócratas de todas los matices por el suyo, así como el izquierdismo mandsta, en tanto que vosotros seréis solamente el eje de un sector del socialismo.

. Por consiguiente, no habiendo aquí la cuestión que tu plastea de vida o muerte, de dictadora o libertad, porque la primera de estes está superada, peto sí «a cambio machos intereses privados de partidos en juego, yo preferiría, y como yo la mayoría de los cenetístas, veros en la brecha, en la acción, esperando a que deis pruebas de suficiencia, af tiempo,que tenemos la impresión de estar asistiendo a algo ya visto con anterioridad.

Finalmente, aclaramos lo del antipartidismo. Esto no es de ahora. Siempre fuimos antípartídisías, no en el sentido de que os neguemos el derecho » la existencia, por supuesto, sato en el de afamar nuestro derecho a no consideraros necesarios, y ótenos, imprescindibles. Lo contrario sería estar de acuerdo con vuestra estrategia y coa vuestra filosofía de mediación entre el Poder y el pueblo y declarar la nulidad de nuestra razón de ser. Y nosotros, querido amigo, estamos coaveaddcs de que el socialismo de autogestión a que tóeos aspiran*» no llegará por la vía parlamentaria, que ea su práctica absorberá e integrara a lodos tos partidos ea el sistema y que reduce a los electores a la pasividad —¿o hay alguna prueba en contra de cate aserto?—, sino por la alternativa de un socialismo y ¿e na sindicalismo revolucionario autónomo que ap se proponga como fin la lacha excluyeme de todos contra todos por el Poder, sino la acción directa popular por la base aplicada a todos loa aspectos de la realidad económica y social, al margen de parlamento adormecedores de la iniciativa del pueblo.

Benjamín Campos, del sindicato de Artes Gráficas, CNT, de Madrid.

 

< Volver