Autor: Garmat, Luis. 
 LXIII Conferencia de la O.I.T. Al poco tiempo de su legalización. 
 Las centrales sindicales, al ruedo internacional     
 
 Pueblo.    28/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 22. 

AL POCO TIEMPO DE SU LEGALIZACIÓN LAS CENTRALES SINDICALES.

AL RUEDO INTERNACIONAL

El secretario gen«ral dé la U. G.T., Nicolás Redondo, encabeza 1 a delegración de trabajadores españoles

0 La sindica* cfon de los funcionarios, uno de los principales temas á debatir en las sesiones que comienzan esta semana

Por primera vez en los últimos años, España acude a la conferencia anual de la O. i. T- (Organización Internacional del Trabajo) sin temor a suspicacias. Su delegración de trabajadores, salidos hace nada de la tíníebla ilegal, verán coronadas sus aspiraciones representativas ante eí beneplácito obrero internacional.

Lea relaciones españolas coa la O. I. T ha ido sufriendo importantes transformaciones en loa últimos años, Nuestro país participó, en abril da 1$19, en la creación del organismo, junto con. otras 44 naciones, A raíz del inicio de la guerra cívil, y tras un paréntesis de diecinueve años, España volvió a ingresar en 1956, habiendo firmado hasta él momento 97 oonvenios, lo que le coloca a la cabeza, de loa países que han ratificado las normas tiene una comunicacion de la O.I.T, visitó nuestro pais, «laborando UD crítico a^ína*. -«obre ;Ia Organízacion Sócial A pesar de elíe, la representación oficial española siguió acudiendo a Ginebra, lidiando las críticas que le acusaban d« carecer de representantes en el mundo del trabajo y amortiguando los intentos de representaciones paralelas a cargo de las todavía Ilegales centrales sindicales de la oposición. Los puntos de fricción que enfrentaban a determinados sectores de la O. I. T. y a la, C. I. O. S, L. fConfederació-n Internacional de Organizaciones Sindicales Libres), con el entonces sindicalismo español se centraban en la inexistencia de sindicatos libres e independientes, reflejados en los convenios 87 y 98 de la O. I. T., precisamente los convenios que el pasado mes de abril ratificara el Gobierno español por medio del actual ministro >ie Relacíones Sindicales. Enrique de la Mata. Complementariamente, dos disposiciones fie ranga legal contribuyeron a incrementar el proceso democratizador de los sindicatos españoles. De una parte, el real decreto-ley de 4 de marzo de 1977, sobre relaciones >te trabajo, y de otra, la ley de 1 de abril reguladora del derecho de asociación sindical.

La primera intención de ratificar tan´ importantes convenios surgió a raíz de la visita qu« en mayo del pasado año efectuara a Ginebra «1 entonces ministro tie Salaciones Sindicales y actual titular de la Gobernación, Martin* Villa, El representante del Gobierno Arias acudió a la sede de la O, I. T., mostrando al director general. Frajncts Blanchard, el proyecto de reforma sindical Un wes mAs tarde, los rejadores -españoles - ante ´la LXI Conferencia, encabezados por. ePpresidente de ¡a Confederacíón Provincial de Trabajadores da Barcelona, Torres Cáceres, anunciarían, en el curso de una rueda de Prensa, los principales puntos de !a reforma sindical española, apostando por la futura legalización de las distintas centrales sindicales —hubo sus más y sus menos en lo concerniente a Comísiones Obreras— bajo la jefatura del Rey Don Juan Carlos y contestando, sin tapujos, que los ilegales podrían estar sentados en Ginebra el año próximo representando legalmente a nuestro país. Así ha ocurrido. Los U.T.T. de 1976 dieron ei relevo con dignidad, y sin pensar demasiado en •sus consecuencias personales, a los que el dia 1, sin duda, serán largamente aplaudidos por los restantes representantes del mundo del trabajo.

IOS REPRESENTANTES ESPAÑOLES DE 1977

La dele gación sindical está presidida por Nicolás Redondo, secretario general da la U. G. T., y compuesta por donde consejeros de diferentes sindicatos, que son, además de) citado, Manuel Simón y Francisco Peña, de U. G. T.; Francisco León, María del Carmen González Rodríguez y Carmen Perrero Torres, de U. E. O.; Ignacio Mercader Serna, Agustín González Martín y Javier Casas Alvarez, de CC, OO.; José Fargas Hernández y Carmen Minou Pera, de S.O.C., y Álese Aguirrezábal y Alfonso Echebarría, de E L.Á.-S.T.V.

La representación del Gobierne asta integrada, por el subsecretario de Trabajo, Javier Ysturie y por el

nales, Fernando Benito.

La representación de los empresarios, por Vicente Castellanos Sabater, Juan Lacasa Lacasa, José Antonio Segurado y Pedro López Giménez.

Cabe señalar, asimismo, la asistencia en calidad de ministro de Estado, encabezando las tres delegaciones citadas, del ministro de Relaciones Sindicales, Enrique de la Mata, quien pronunciaré un discurso ante. el Píeno.

• LOS TEMAS DE LA LXIII CONFERENCIA

La Organización Internacional de Trabajo, en su LXIII Conferencia, que durará del i ai 20 de junio, dará lectura, en primer lugar, a la memoria del director general y, al margen del habitual análisis de las cuestiones financieras y de las memorias sobre !a aplicación de convenios y recomendado- -css, preparará un informe final sobre ei medio ambiente de trabajo y sobre tes oficiales, el personal civil al servicio de la administración militar. Tampoco se permitiría la confederación a nivel estatal a las trabajadores cea

porten armas, tales como ios guardias municipales. El deseo era que el decreto viese la luz antes del

comienzo de la conferencia.

A lo largo -de los últimos días, Enrique de la Mata se reunió con las centrales sindicales, a petición propia, para cambiar impresiones sobre el ´temario y calendario con que habra de abordarse los contenidos y si desarrollo de la libertad sindical,- la estructuración representativa a nível de empresa, la •negociación co1ectiva y otros importantes temas, que podrían tener cabida en el discurso que ei delegado «spañol. Nicolás Redondo, pronunciará ante 1» Asamblea General d* la O. I. T,

Se sabe que la Delegación Sindical Española defenderá, en_ bloque, el mundo del trabajo, al que representa, dejando a un lado ]os intereses particulares de cada una de las centrales integrantes de la mencionada Delegación.

Luis GARMAT (enviado especial a Ginebra.)

el personal de enfermería, e iniciará la discusión sobre la problemática general de los funcionarios, con objeto de examinar la libertad sindical y los procedimientos que determinan las condiciones de empleo en el servicio pú-büco. Tenia., este último, de gran actualidad en nuestro país.

• NUESTRA APARTACIÓN

Unas 700.000 personas sstáJi pendientes en estos mementos de las normas reguladoras para ía sindicación de funaiotiarios en España, que aún no se han hecho públicas. Con el nuevo decreto, aquéllos que trabajan para el Estado adquieren también libertad para sindicarse. De tales disposiciones quedarían -exciuídos, seg"in fuentes.

ORGANIZCION INTERNACIONAL DEL TRABAJO

La Organización Internacional del Trabain fue tundada el 11 de abril de 1919 como organismo autónomo, asociado a la Sociedad de Naciones. Ea su estructura funcionan tres órganos principales: La Conferencia Internacional del Trabajo, el Consejo de Administración y la Oficina Internacional del Trabajo, con sede en Ginebra.

La Conferencia se reúne cada año y asisten a ella unos mil delegados de -los Estados miembros, representantes de las Naciones Unidas y de otros organismos especializados. Cada Estado miembro envía cuatro delegados á la Conferencia: dos en representación del Gobierno, uno en nombre de los empresarios y otro en nombre de los trabajadores.

La Conferencia adopta convenios y recomendaciones internacionales de trabajo^ asi como resoluciones tendentes a mejorar las normas de trabajo en el mundo entero. La Oficina Internacional del Trabajo es la secretaria permanente de la Organización.

Las disposiciones especiales por las que se ejerce el control periódico de la O, I. T. son de tres clases: procedimientos previstos en la Constitución para el examen de reclamaciones y quejas sobre el incumplimiento de convenios ratificados, mecanismos especiales para el examen de alegatoo acerca tíe la violación de derechos sindícales y disposiciones para el estudio de ciertas situaciones ,.o problemas nacionales.

En su sede de Ginebra trabajan irnos dos mil funcinnarics perteTM= cientos a más de nrhrnta pases. Estos funcionarios no pueden- recibir ¡nsírucciones de ningún Gobierno n¡ autoridad extraña a la O. I. T.

Según e! último infornie anual de este organismo, 45 paises del mundo han mejorado laegisla ción y las prácticas laborales en los última, ´¡om pos. adecuándolas a las normas internacionales de la O. I T.

Las normas integran un código de 147 convenios y 1S5 recomendaciones internad n-Ups referidas a las condiciones de empleo y de trahuo

Centrales sindicales españolas representadas en le LXIII Conferencia de la O. I. T.

 

< Volver