Autor: Cuenca Enguídanos, León. 
 La Mancha. Albacete: Los ganaderos, dispuestos a sacrificar 3.000 vacas. 
 Otra guerra, la de la leche     
 
 Pueblo.    03/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LA MANCHA

ALBACETE: Los ganaderos, dispuestos a sacrificar 3.000 vacas

OTRA "GUERRA", LA DE LA LECHE

ALBACETE. (PUEBLO, por León CUENCA.)

Una especie de «guerra de la leche» parece haber surgido en esta provincia al mostrarse los ganaderos a

tomar las medidas necesarias, incluso a sacrificar sus ganados —unas 3.000 cabezas de vacuno— si la

central lechera de esta ciudad no aumenta sus precios de compra de la leche.

El problema es muy complicado y ganaderos y central lechera han expuesto sus razones, sin que hasta el

momento se vea una solución clara a este asunto.

Los ganaderos ante la inminente subida del precio de la leche reivindican para ellos unos precios de

compra por parte de la central lechera superiores a los que viene pagando en la actualidad. Afirman que al

ser empresarios autónomos carecen de Seguridad Social y se ven obligados a vender la leche a la central a

precios que no compensan su trabajo, la central exige unas condiciones de calidad que los ganaderos no

pueden ofrecer debido a las condiciones de la provincia y a la calidad de sus pastos, que al no ser de

regadío, no alcanzan la cantidad y calidad necesarias. Los ganaderos quieren que se les pague el litro de

leche por la central a 20 pesetas, en vez de a 17 como hasta ahora. Y la central paga según las calidades

del producto, especialmente en cuanto a materia grasa, que debe ser del 3,1 por 100 nivel que difícilmente

se alcanza.

Los ganaderos siguen afirmando que si no se llega a un acuerdo no tendrán más remedio que retirarse de

la profesión, sacrificando las tres o tres mil quinientas cabezas de ganado vacuno que se encuentran en la

provincia, dejando en paro a unas quinientas personas.

Por su parte, la central lechera, afirma que ella debe comprar la leche con las condiciones establecidas y a

los precios oficialmente señalados y que el problema, por tanto, escapa a sus posibilidades.

 

< Volver