Manifestaciones de trabajadores del Metro. 
 Que todos los cargos sindicales sean electivos     
 
 Madrid.    15/11/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Que todos los cargos sindicales sean electivos

Trabajadores del Metro, de Madrid, han manifestado en un escrito dirigido a la Presidencia de las Cortes, unas consideraciones sobre la ley Sindical y las condiciones que debe cumplir dicha ley para poder ser libremente aceptada por los trabajadores. El escrito lleva varios centenares de firmas, entre ellas, de personal femenino que presta servicio en la Compañía Metropolitano.

Señalan los firmantes que ellos no estuvieron en e-1 Congreso Sindical de Tarragona ni reconocen que nadie, en nombre suyo, les haya representado en aquellas reuniones de mayo de 1968. También exponen que las elecciones que debieron celebrarse este año han sido prorrogadas por uno más sin que se haya consultado con ninguno de los trabajadores.

Asimismo, ¡os trabajadores manifiestan que una serie fle pretensiones elementales, como la igualdad de derechos de las taquilleras respecto al trabajo de los hombres; un sueldo mi nimo que se ajuste, al menos, a las 281 pesetas diarias, mínimo imprescindible para las necesidades de una familia; una distribución equitativa en e-1 reparto de primas e incentivos y otras reinvidicaciones de este tipo, no han sido alcanzadas debido, entre otras cosas, a la falta de un auténtico Sindicato que apoye sus justas aspiraciones.

Por estas causas, los trabajadores firmantes manifiestan que se hallan, conformes con la declaración de la Conferencia Episcopal Española sobre sindicalismo y con las recomendaciones aportadas por el grupo de estudios de la O. I..T.

De acuerdo con esta declaración, los trabajadores, estiman que la ley Sindical debiera garantizar:

— Independencia del Sindicato respecto al Gobierno y los partidos políticos.

— Que el Sindicato sea democrático y que todos los cargos, desde la base a los de más alto nivel, sean electivos, donde solamente los trabajadores que tos eligieron tengan, derecho a deponerles de su puesto.

— Que se reconozca la libertad de los trabajadores a la sln-dica.clón y se regule el derecho de reunión.

— Que se reconozca el derecho de los trabajadores a los medios de defensa necesarios para pactar con los empresarios en igualdad de condiciones.

— Que se incluya la separación de patronos y trabajadores en distintos sindicatos, entendiéndose también por trabajado, res a los técnicos.

Dicen, por último, los firmanbes del escrito que sobre la base de estos principios se debe proceder a una amnistía que incorpore a sus puestos de trabajo y a sus hogares a todos aquellos trabajadores que abofa no lo están, debido a su actuación sindical en defensa de tos intereses de los trabajadores. Si estas pretensiones, que consideran elementales, no son tenidas en cuenta al elaborar la ley Sindical nada debe impedir — en opinión de los trabajadores—que la sindicación no sea obligatoria.

 

< Volver