El principio de la unidad sindical fue aprobado por cuarenta y dos votos a favor  :   
 No se produjo ni uno en cotra. 
 ABC.    05/11/1970.  Página: 37. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

EL PRINCIPIO DE UNIDAD SINDICAL FUE APROBADO POR CUARENTA Y DOS VOTOS A FAVOR

No se produjo ni uno solo en contra

Mientras el doctor Cantero Cuadrado recibía numerosas felicitaciones de los procuradores próximos a su escaño, el presidente de la Comisión anunciaba que se iba a iniciar el debate sobre los apartados que enumeran los Principios de la Organización Sindical, considerándolos uno por uno.

El señor Navarro Velasco pidió que se hiciera constar en él primero, relativo a la Unidad, que sólo existirá una Organización Sindical reconocida por el Estado. A continuación el señor Escudero Rueda mostró su discrepancia con algunas afirmaciones del doctor Cantero, por entender que "doc-trinalmente la unidad impuesta tiene serios obstáculos"; "a ]a unidad se llega por otros caminos", afirmó; "la unidad Instaurada por la Ley defrauda a la realidad sociológica". Luego dijo también: "La unidad es eficacia; soy partidario de la unidad, pero no Impuesta ni corporativa." Por todo ello solicitó que al texto de la Ponencia se adicionara la frase: "y ea atención e. la aspiración de unidad asociativa sentida por los trabajadores para la defensa de sus Intereses",

El señor Relg Martín deseaba que se dijera en este apartado en qué consiste la Unidad sindical. Para el señor Peralta España sobraba en el texto de la Ponencia la frase "integradora de los factores de la producción" porque a su juicio no todos estos factores están integrados en la Organización Sindical. Hubo otras peticiones, como la del señor Martínez de Salinas, qua solicitaba reciprocidad en cuanto a los trabajadores extranjeros. A todos respondió por la Ponencia el señor Lample Operé, y tras un breve torno de réplicas se aprobar ba el primer apartado con 42 votos favorables y ninguno en contra Su redacción queda así:

—El de unidad, en razón a la considera´ don institucional del Sindicato como etzií-dad natural de la vida social y estructura básica de la comunidad nacional integra´ dora de las factores de la producción.

GENERALIDAD Y REPRESENTATIVIDAD

En torno al principio segundo, el de la generalidad, sólo se produjeron ínterven-cioces de doña Pilar Primo de Rivera—en representación de doña Mónica Plaza—y de los señores Martín Sanz, Zurrón Rodríguez por los ponentes, Marcos Chacón, Llosent Marañón y Argamenteria. La única petición destacable, que fue aceptada y recogida por la Ponencia, a pesar de algunas opiniones discrepantes, fue la formuh lada por el señor Martin Sanz al solicitar que la expresión "la producción y el trábalo" fuera sustituida por la frase "el proceso productivo".

Con el voto en contra del señor Marcos Chacón, quedó aprobado el apartado segundo en esta forma:

— ffi de generalidad, respecto a la fn-corporación de todos las españoles QUS participan en en proceso productivo, sin discriminación alguna por razones de sexo, rasa, religión, ideología o de cualquier otra clase, con plenitud de derechos y de* beres inherentes, a la condición del sindicado.

Más de treinta Intervenciones se registraron en torno al texto del apartado tercero, que contiene el principio de la repre-sentatividad. Se trataba con «lias de mati.-z>ar, reforzar extender, modificar algunos conceptos. Pero la Ponencia, representada, esta vez por el señor Sáenz de Miera, se mostró en esta ocasión "impermeable"—fue su propia expresión—y rechazó todas las sugerencias, manteniendo finalmente el texto sin modificación alguna. A las nuevfl y media de la noche se aprobaba, con tres votos en contra y con la redacción inicial de] Informe de la Ponencia, que dice así:

— El de representatividad a través d« órganos electivos en los que la voluntad d& tos sindicatos y la delegación conferida por éstos garanticen el autogobierno en democracia orgánica sindical.

Con ello se levantó la sesión, que continuará hoy a las cinco de la tarde.

 

< Volver