Autor: Contreras, Lorenzo. 
   Los sindicatos no podrán revocar a los cargos que eligieron     
 
 Informaciones.    14/11/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

Los sindicados no podrán revocar a los cargos que eligieron

Por Lorenzo CONTRERAS (Cronista parlamentarlo de INFORMACIONES.)

MADRID, lí.—Los procuradores presentes ayer en la comisión de Leyes Fundamentales discutieron, entre otros, estos dos puntos de especial relieve: la electividad y la revocación de los cargos sindicales.

Respecto al •primero, la ponencia proponía que los sindicados tienen derecho a «elegir j/ ser elegidos para puestos de representación y cargos directivos sindicales», sobre el tema de la ^evocación, la ponencia guardo silencio total en sv informe, proponiendo simplemente que tos sindicados tendrán derecho a «ejercer la representación que en cada caso se les confiera».

En ambas discusiones triunfó finalmente, el criterio de la ponencia. Pero antes se desarrollaron sendos debates, cuya esencia trataremos de reflejar aquí.

El apartado primero del artículo octavo configura le electividad de la forma más arriba expuesta. El señor MARTÍNEZ ESTENAGA. representante de los técnicos del Sindicato Nacional de la Construcción, pidió "en todos los cargos una elección" La discusión fue muy breve El señor SAENZ DE MIERA, en nombre de la ponencia recordó que en la Organización Sindical se producen tres clases de elección: de primera, segunda y tercera

PUESTOS DE REPRESENTACIÓN Y CARGOS DIRECTIVOS

El señor MARTÍNEZ ESTENAGA replicaría poco después: "O sirven los principios que hemos aprobado, o no sirven. ¿Es que habrá puestos para los que los sindicados no podrán ser elegidos?"

Don RAFAEL MERINO procurador familiar por Málaga, habla dicho momentos antes: "No me explico por qué la ponencia distingue entre puestos de representación y cargos directivos sindicales ¿Cuáles de éstos no van a ser de representación? El ministro nunca sería un cargo representativo, y no creo que la ponencia haya establecido la distinción pensando en él solamente El Gobierno en su proyecto, propuso, simple-mente. "elegir y ser elegidos para cargos directivos sindicales"

El ponente señor SAENZ DE MIERA respondió: "Hemos incluido le referencia a puestos de representación para dar,. más amplitud al texto. Téngase en cuenta que habrá cargos directivos que no sean representativos (un vicesecretario de ordenación económica, por ejemplo) y cargos de representación que no se podrán confiar a todos los sindicados (presidencia, por ejemplo, de une Unión de Empresarios)."

El texto de la ponencia fue aprobado por unanimidad.

DEBATE SOBRE LA REVOCACIÓN

Se entró seguidamente en el debate más importante de la sesión Los señores ZU-BIAUR, GOÑI y MARTIN SANZ propusieron que se intercalase un nuevo párrafo para establecer la posibilidad de remoción de los cargos electivos con arreglo al mismo procedimiento que sirvió para elegirlos. La ponencia consideró en su informe que "este sistema de ´recall", conocido, desde luego, en el Derecho comparado, carece de precedentes en nuestra legislación positiva"

El señor ZUBIAUR se refirió a la revocación diciendo de ella que es "altamente conveniente". Añadió que "la ley Sindical sigue manteniendo la línea de mando". Habló de presionas, desde esa línea, sobre los demás cargos

Don DIONISIO MARTIN SANZ ofrecía esta fórmula como derecho de los sindicados: "Proponer la remoción de cargos directivos elegidos por aquellos, conforme a las normas que en la presente ley se establezcan." Si en el artículo 26 de este mismo proyecto párnafo d), se establece que los presidentes de los Sindicatos Nacionales podrán cesar en su cargo "por acuerdo de la Junta general del Sindicato" no se entiende —en palabras del procurador citado— que en el artículo octavo no se abra la posibilidad de revocación de cargos a instancia de ¡os sindicados que los eligieron.

El señor GOÑI hizo una serie de consideraciones sobre el deber de] representante de "cumplir la estricta voluntad del representado" La representación cesaría moralmen-te desde el momento en que tal representante se produjera, con respecto a sus electoras, con una deliberada y consciente divergencia

EL "MANDATO IMPERATIVO"

Contra las apreciaciones de los anteriores procuradores se manifestó don CRUZ MARTÍNEZ ESTERUELAS, consejero nacional por Teruel, para quien "la representación pública es un principio lleno de condicionamientos prácticos". Este consejero subrayó que la eliminación del "mandato imperativo", consagrado en la Constitución española, pone a cualquier representante en condición de representar a la nación entera, con lo que cae por su base el principio de revocación. Por otra parte, hay que garantizar la "estabilidad del cargo y la seguridad de la función". De todos modos, para obviar las posibles "divergencias" entre representante y representado, podría pensarse en una solución intermedia entre permanencia y revocación: e! mandato corto.

E¡ señor VILLEGAS GIRÓN, presidente del Sindicato Nacional del Transporte, se manifestó en contra de la revocación "por la imposibilidad práctica de la fórmula propuesta". E] procurador señaló los riesgos de que un simple revuelo fundado en una mala información de la base diera al traste con un mandato dignamente llevado.

Para el señor MERINO, en cambio, el derecho de los sindicados a promover la remoción de cargos directivos no darla visos totalmente nuevos al principio de revocación, pues ya existe un Reglamento de desposesión de cargos sindicales.

El ex ministro y ex delegado nacional de Sindicatos señor SOLIS se abonó a la teoría de don CRUZ MARTÍNEZ ESTERUELAS. "Hay que respetar —dijo— el plazo para el que se elige a un hombre. Las elecciones siempre provocan rozamientos y agrupamientos circunstanciales. Sería malo mantener permanentemente activos a esos grupos. Ante la amenaza de revocación, todo elegido tendría que convertirse permanentemente en un demagogo. Todo el cuadro representativo de nuestro sistema quedaría en situación inestable."

LAS «CAUSAS OBJETIVAS"

El señor HERRERO TEJEDOR, por la ponencia, anunció la no admisión de las enmiendas formuladas y habló de que la revocación siempre ha de basarse en "causas objetivas" dado que no es sólo la voluntad lo que juega.

El señor MARTIN SANZ volvió a tomar la palabra para mostrarse "anonadado" ante lo Que se habla dicho en la sala. ¿Es que la Organización Sindical se desmoronaría por el simple hecho de reconocer un derecho de revocación a favor de los sindicados? La admisión de la revocación —manifestó— vestirle mucho mejor a la ley sindical ante la calle, Admitió el señor MARTIN SANZ que la revocación no se haga por el mismo procedimientr que la elección "Que se resuelva —propuso— por Instancia de los sindicados y posterior intervención del Tribuna] correspondiente."

Los señores ALCAINA y MARCOS CHACÓN, representantes sindicales, se pronunciaban contra la revocación en base al "todo o nada". Para ellos, la admisión del mecanismo de remoción sólo serviría para agravar la situación de los enlaces. El señor ALCAINA se marchó de la sale dando voces y permaneció un reto en el vestíbulo de la comisión exteriorizando su protesta. Luego regresó a su escaño.

"EL MIEDO GUARDA l*A VISA"

El señor ZUBIAUR hizo la siguiente glosa a todas las intervenciones: "Los argumentos de quienes están en contra de la revocación de cargos son admisibles en el área de le representación política. no en le profesional. En ésta, por ser más próxima, las cosas se palpan y se viven por el propio representado"

Al señor HERRERO TEJEDOR, que le había llamado liberal, le recordó su condición de carlista. "Si por liberal se entiende —dijo— todo lo que el tiempo ha ido añadiendo al término, señor HERRERO Liberal (digo, TEJEDOR), yo sigo siendo carlista."

Luego continuó replicando: "Evidentemente que se necesitan razones objetivas para revocar. Pero, ¿por qué calificar siempre de masa y cosa inorgánica al pueblo español, como negándole que tenga conciencia de sus derechos y deberes? ¿Por qué considerar voluntarismo arbitrista le petición de la revocación de un representante que se desvia de su representación? Los sindicados no son menores de edad. En la práctica se utilizaría muy pocas veces el expediente de revocación, seguramente por aquello de que el miedo guarda la viña."

 

< Volver