Autor: González-Ruano de Navascués, César (NAVASCUÉS/César de NAVASCUÉS). 
   La gota de agua     
 
 Arriba.    16/11/1977.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

La Gota de Agua

1. Se la pintaron calva. Suevos era el que tenía que elevar el nivel de la reunión. Le pidieron que

hablara a los parlamentarios de lo que había sido el urbanismo madrileño. Y comenzó a divagar,

a hablar de Brasilia, ya decir que la gestión municipal no había sido tan mala como se dice, sin

ceñirse al tema. Lo malo no fue lo que dijo, sino lo que no dijo. Por ejemplo, no dijo que el gran

problema del urbanismo nace de una decisión política que no tomó el Ayuntamiento: montar una

ciudad industrial sobre una ciudad que es capital de un Estado. No dijo tampoco que al

Ayuntamiento se le había considerado menor de edad en materia urbanística, y que las grandes

líneas generales —comenzaron por el Plan General del Área Metropolitana— no se habían

gestado ni decidido en e) Ayuntamiento, sino en el Ministerio de la Vivienda. Que incluso, a la

hora de canalizar el río que pasa por Madrid se había decidido que el Ayuntamiento «no era

capaz» y se había creado un organismo autónomo de nefasta memoria, llamado Canalización del

Manzanares. Que si había habido especulación y corrupción, que sus mayores exponentes —

como las decisiones— habían estado lejos de la Casa de la Villa. Los grandes barrios,

construidos sobre los cinturones verdes —San Blas. Moratalaz, Orcasitas, El Pilar— fueron

construidos o aprobados por organismos que no son el Ayuntamiento. O sea, que para comenzar

a hablar de arreglar el urbanismo de Madrid, hay que comenzar por dar competencia a los

Municipios, quitándosela a los Ministerios de un Estado centralizado. Pero Suevos perdió la

oportunidad que se le ofrecía y divagó. Y los del PSOE, muy acertadamente, decidieron que no

tenían tiempo para «juegos florales» y cortaron la reunión. Esperemos que la próxima sea mejor.

2. En las Asociaciones de Vecinos han mandado los políticos situados del PCE hacia la izquierda.

Concretamente el Partido Comunista y la ORT han llevado hasta ahora la voz cantante. La ORT,

con bajísimas cifras electorales en junio, seguía manteniendo la idea de un «unión de la

izquierda» ante las municipales. Pues no. El PSOE dice que va solo. El PCE no sólo parece que

irá solo, sino que, en la Federación de Vecinos decide que no se elija Junta directiva. ¿Por qué?

Porque a nivel de militantes en las asociaciones está casi empatado con la ORT. Y claro, eso no

representa al vecindario madrileño. Darle esa ventaja a un partido que tiene una fuerza electoral

menos de veinte veces la suya, es ridículo políticamente. Cuando, desde estas páginas, se dijo

que las municipales las decidirían los grandes partidos, hubo quejas. ¿Qué es lo que está pasando

entonces?

A las agentes de Policía Municipal femenina les molesta que las insulten. Se enfurruñan y se encierran.

Una de dos, o son mujeres liberadas capaces de ser agentes como los hombres, o se retiran a casa a

bordar. Pero sí se apunta una a un trabajo, en igualdad de condiciones con los hombres, se hace con todas

sus consecuencias.

César DE NAVASCUES

18 Arriba

 

< Volver