Autor: Martínez Reverte, Javier. 
   La criba     
 
 Pueblo.    22/10/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

HABRÁ FUERTES DEBATES

EN la sesión de ayer de las Cortes Españolas, en torno al proyecto de Ley Sindical, el eje de las discusiones continuó siendo la posibilidad —sostenida por cinco procuradores, que luego quedaron en cuatro al retirarse Marrero— de devolver al Gobierno ftl proyecto para que procediese a una nueva redacción. Un buen puñado de procuradores se revolvieron contra las enmiendas a la totalidad, enmiendas que luego, casi finalizando la sesión, fueron reafirmadas por los señores Ángulo, Escudero, Zubiaiir y Goñi. Al final, por votación, se decidió mayoritariamente que el proyecto quedase en manos de la Comisión de Leyes Fundamentales y Presidencia del Gobierno. Asi pues, no hay devolución. Pero habrá discusión a fondo, porque casi todos los procuradores que tomaron la palabra, pese a manifestarse en contra de la devolución del proyecto, destacaron que, desde su punto de vista, el proyecto precisaba de una entrada a fondo en su articulado, de una revisión intensa de muchos puntos.

AUTONOMÍA

CASI todos los procuradores destacaron, al manifestarse en contra de la devolución, unas mismas razones: la urgencia en el alumbramiento de la Ley; la petición de grandes sectores del país de que la Ley salga, por fin, a la luz. Pero fue, quizá, la habilidad parlamentaria fiel ponente señor Suárez la que inclinó, definitivamente, la balanza. Su razonamiento fue asi de simple: «¿Es que el Gobierno va a hacer una Ley mejor si se le devuelve ésta?». Dionisio Martín Sanz, que intervino mostrándose contrario a la devolución del proyecto, dijo a la Comisión que el nudo gordiano de la Ley residía en la figura de un ministro sindical. El nudo gordiano no es ése exactamente, sino el que latía en él fondo de las palabras de Martín Sanz, esto es: la autonomía de los Sindicatos. Aquí se plantea alga fundamental que veremos, al paso de los debates, agigantarse y posibilitar polémicas encendidas.

ELECCIONES EN BARCELONA

YA celebraron MI Barce lona las elecciones municipales. El sábado se liarán públicos los resultados oficiales, aunque ya se saben, casi con total certería, los nombres de la mayor parte de los candidatos victoriosos. Parece que la «coalición Tarragona», como la llamaban en círculos cercanos al ex procurador familiar por Barcelona, ha sido derrotada, estrepitosamente, por el ala —llamémosla asi— oficial. Es una pena que, en ocasiones como esta, se enfrenten al ala oficial coaliciones que no calan en lo popular y que, corno en el caso de la «coalición Tarragona», más parecen anécdota ornamental que un frente serio de acción política. Otro año será, señor Tarragona. Suerte para la próxima.

MARTÍNEZ REVERTE

 

< Volver