Autor: Llull, Antonio. 
   Ley sindical     
 
 ABC.    13/01/1973.  Página: 41. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

.LEY SINDICAL

Recordando la frase de Franco, "Si la Organización Sindical no existiera, seria preciso inventarla", dijo que ahora es necesaria "hacerla progresar, partiendo de las grandes experiencias del pasado remoto y de la actual realidad; en ello estamos empeñados, y las Cortes Españolas van a darnos, en este año, la Ley Sindical que precisa una nación en desarrollo, una nación cristiana". "Aspiramos—fueron palabras del ministro—a un auténtico sistema representativo en los niveles de las organizaciones y entidades profesionales e interprofesionales. Esto, es decir, que deseamos llevar la representatividad y la electividad a donde la llevan los demás sistemas sindicales del mundo occidental, que, en nuestro caso, son los Consejos de trabajadores y empresarios, las secciones, las asociaciones, los grupos, las federaciones..., lo que no es permisible es que se exija que la colectividad se lleve también a los titulares de los erg-arios interclase y de composición y avenencia entre los trabajadores y empresarios, y esto porque el Estado mismo no podría hacer dejación de las funciones de composición, arbitraje y vigencia que le corresponden como intérprete del bien común y gerente de los intereses comunitarios." Confirmó luego la necesidad del Sindicalismo, tanto para las empresas como para el trabajador, y contestó a la pregunta que tantos se hacen de por qué la existencia de tin ministro al frente de la Organización Sindical, diciendo que, "porque conviene, porque supone disponer de un cauce directísimo y eficaz para el diálogo cotidiano entre la Organización Sindical y el Poder". Allí donde se gobierna el país debe estar un ministro de los Sindicatos .que—se demuestra en la práctica—actúa´ más como intérprete de éstos ante el Poder que como agente del Poder ante los Sindicatos.>

 

< Volver