Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
   La Organización Sindical tendrá dos Órganos superiores colegiados: El Comité ejecutivo y el Congreso  :   
 Más de treinta enmendantes expusieron su criterio respecto a quienes deben integrar el Comité ejecutivo sindical. 
 ABC.    15/01/1971.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

CORTES ESPAÑOLAS

LA ORGANIZACIÓN SINDICAL TENDRÁ DOS ÓRGANOS SUPERIORES COLEGIADOS: EL COMITÉ EJECUTIVO Y EL CONGRESO

Más de treinta enmendantes expusieron su criterio respecto a quiénes deben integrar el Comité ejecutivo sindical

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) La Comisión de Leyes Fundamentales y Presidencia del Gobierno se adentró, en la sesión de ayer tarde, por el capítulo HI del título IV, del proyecto de ley Sindical. Cinco artículos se encuadran en este capítulo, que trata «de los órganos centrales de la Organización Sindical». En el 32 se determinan los órganos superiores. Decía la Ponencia, en el texto de su informe, que «la Organización Sindical actúa, en su nivel superior, a través de los siguientes órganos: a) el Comité Ejecutivo Sindical y b) el Congreso Sindical». Al señor Alcaina Caballero, Que abrió el turno de enmendantes, no le agradaba esa fórmula de «actuación a nivel superior» y propugnaba la sustitución de esta frase por otra que dijera: «los órganos superiores de la Organización Sindical son...» y el resto, Igual que en la propuesta de la Ponencia. La idea fue decididamente apoyada por los señores Maíz, Navarro López, Martínez Estenaga, Cristóbal, García Valdés, entre otros. Para el señor Lamo de Espinosa era también aceptable, si se le añadía la palabra «colegiados».

Tesis distintas fueron sostenidas por los señores Fanjul Sedeño y Merino García. El primero solicitaba que, entre los órganos centrales de la Organización Sindical, se incluyera el secretarlo o la Secrétala General. Si la estructura dada a la Organización Sindical va a terminar en el Comité Ejecutivo—dijo—es evidente que falta un órgano permanente de actuación. Hace falta por ello, en opinión del señor Fanjul, una Secretaría General concebida como órgano ejecutivo del órgano colegiado, e incluida, por tanto, entre los órganos centrales superiores. Él señor Merino García aspiraba también a reforzar más la figura del secretario general, haciéndolo electivo, convirtiéndolo en órgano central y en el único ejecutor de los actos responsables, en el seno de la Organización Sindical, para que no quede como un cargo más. Fueron apoyados por varios procuradores y se opuso a sus peticiones el señor Lamo de Espinosa, por entender que el secretario ha de ser un órgano unipersonal, que no puede ser Incluido con los órganos centrales colegiados.

La Ponencia se tomó más de media hora para meditar sobre todo lo apuntado en el no largo debate y, al reanudarse la sesión, hizo suya la fórmula propuesta por el señor Alcaina, con la adición solicitada por el señor Lamo de Espinosa, con lo que la frase Inicial del artículo 32 pasaría a ser: «Los órganos superiores colegiados de la Organización Sindical son...»

Los señores Merino García y Fanjul se mostraron disconformes con la modificación. Al introducir la palabra «colegiados» se desarticulaban sus enmiendas, y al no dar al secretario general el carácter de órgano superior se potencia—decía el señor Fanjul—la figura del ministro, tema importante y peligroso.

En nombre de la Ponencia Intervinieron los señores Zurrón Rodríguez y Herrero Tejedor. Este último aclaró que tanto el Comité Ejecutivo como el Congreso Sindical son órganos colegiados, aunque no se dijera en la Ley: al ser declarados órganos superiores, atendiendo las peticiones de numerosos enmendantes, resulta ya Imposible la inclusión del secretario general.

A las siete menos cinco de la tarde el precepto quedó aprobado por unanimidad, con la redacción ya apuntada, que dice asi:

Artículo 32.—Los órganos superiores colegiados de la Organización Sindical son:

a) El Comité Ejecutivo Sindical.

b) El Congreso Sindical.

c)

Se abordó seguidamente el artículo´ 33, cuyo apartado primero detalla la composición que se ha de dar al Comité Ejecutivo Sindical. Más de treinta procuradores enmendantes expusieron a la Comisión Sus respectivos criterios—muchos de ellos coincidentes—, en cuanto a quiénes deben formar el Comité y la proporcionalidad que ha de procurarse entre sus componentes.

La idea general, en la que todos se mostraron de acuerdo—incluso la Ponencia anticipó ya su conformidad—, apunta a que el Comité tenga una mayoría de miembros representativos, es decir, elegidos. A este respecto el señor Navarro Velasco comenzó por apuntar sus escrúpulos sobre si se puede considerar representativo a un jefe de Sindicato que, no habiendo obtenido el quorum necesario en la elección —fijado en el 75 por 100—, tiene que ser designado; para él, desde luego, no había duda: tales cargos no podían considerarse representativos a efectos del artículo 33.

El señor Hernández Navarro pidió la inclusión de los´ cuatro consejeros nacionales, el señor Fugar´do se opuso a la inclusión de los secretarios de los Consejos nacionales y el señor Calpe expresó su temor de que por hacer el Comité muy represen* tativo pueda resultar poco funcional...

A las nueve menos cuarto de la noche, el presidente de la Comisión, don Joaquín Eau, declaró cerrado el turno de enmendantes al apartado primero del artículo 33 y levantó la sesión hasta esta tarde, a las cinco.

 

< Volver