Texto íntegro del proyecto de ley Sindical     
 
 SP revista de información mundial.    12/10/1969.  Página: 49-57. Páginas: 9. Párrafos: 227. 

TEXTO INTEGRO DEL PROYECTO DE LEY SINDICAL

Documento

("oiiíuTriH? a lus más altos postulados e imperativos áe la justicia social y ai profundo sentido humano inspirador de todas sns Declaraciones, el Fuero del Trabajo, promulgado el 9 de marzo de 1938, estableció los principios del nuevo movimiento sindical español que, con carácter unitario, había de instituirse en el orden socioeconómico de la comunidad nacional.

Las Leyes de Unidad Sindical, de 26 de enero de 1940, y de Bases de la Organización Sindical, de 6 de diciembre «1*1 mism» año, dieroa expresión concreta a tales principios, orientaron las primeras manifestaciones del sindicalismo nacional y, con una gran flexibilidad, determinaron las líneas fundamentales de su ordenación, abierta siempre, en sus modalidades de realización práctica, a las correcciones >ine la experiencia pudiera aconsejar.

Kl sindicalismo nacional, en virtud de su propia dinámica y de la necesidad de adaptación al cambiante contorno social y económico; experimentó una incesante y progresiva evolución, tanto en el plano orgánico como en el operativo y funcional, en armonía con las -exigencias de cada momento y circunstancia. En los tres decenios transcurridos ha dispensado atención preferente al perfeccionamiento de sus estructuras, a la ampliación de sus actividades y a potenciar la participación inmediata y directa de los sindicados en la vida de la Organización, mediante sucesivas reformas del sistema electoral, a la vez que instrumentaba áreas y lormas de diálogo ordenado y fecundo, llevaba a cabo una rvtensa y eficaz acción formativa a todos ´os niveles y suscitaba las vocaciones de los dirigentes naturales del mundo laboral, de la técnica y de la empresa.

La fuerza creadora de la acción sindical se lia manifestado en una densa y tapida re¡j >je Entidades Sindicales —.Sindicatos, Hermandades, Cofradías, Gremios, Federaciones, Affíunaciones y otras formas asociativas—, que ha proporcionado, en los ámbitos personal, territorial y funcional, cauces adecuados de expresión a las aspiraciones y propósitos de los hombres del trabajo, reflejados en múltiples normas e instituciones del ordenamiento la.bo´rai, social y económico; siu coatar, además, el despliegue realizado, en el orden asistencial, por las Obras Sindicales que tan ingentes servicios prestaron en los años difíciles de la reconstrucción nacional y en los de creciente expansión posterior.

La experiencia vivida en el indicado proceso evolutivo generó una decidida voluntad de abordar el tema de la necesaria revisión y actualización de los iniciales esquemas normativos, a fin de adaptarlos a las nuevas realades sin-1 dicales, tendencia fielmente expresada en las Conclusiones d>> los Plenos del Congreso Sindical celebrados en 1961, I!)fi2 y, muy especialmente, en I964.

Al propio tiempo, la completa y exacta conciencia de la «e-resítlad de adecuar el marco jurídico-iegal del sindicalismo a las exigencias derivadas del orden constitucional resultante de las beyes Fundamentales, posteriores a la >|f Bases >le la Organización Sindical, se manifestó con caracteres mneho más acusados y acuciantes a partir de la promulgación de la ley Orgánica del Estado de 10 de enero de 1967, que al dar nueva redacción a la Exposición ele Motivos y a varias Declaraciones del Fuero del Trabajo de 1938, base y origen del actual ordenamiento sindical español, abría, ¿e modo inmediato, el proceso de elaboración úe una nueva ley Sindical, de conformidad con el mandato formulado por el propio jefe del Estado, en su inensa.jp a las Cortes Españolas el 22 de noviembre de 1966 con motivo de la presentación de la referida Ley Orgánica de! Estado.

Por otra parte, un sindicalismo de amplia base representa civo exigía conocer, con carácter previo a cualquier formulación sobre un marco legal de nueva factura, las opiniones dominantes entre el amplio cuadro de dirigentes, a lodos los niveles, en torno a lo que fuera -conveniente mantener, reformar o innovar en la organización y estructura de los Sindicatos en España. A este efecto, el Congreso Sindica] acordó la realización de una consulta-informe en la que fueron oídos, de pleno derecho, los diversos escalones representativos, cuyos órganos dieron, tras* el oportuno estudio y debate, respuestas de conjunto sobre las grandes cuestiones relativas al futuro ordenamiento sindical, alcanzando la. extensión real de esta audiencia a más de 170.000 participantes directos.

Los resultados de la consulta-informe sirvieron para formular los "Criterios sobre posible contenido de la futura ordenación sindical", que fueron sometidos a conocimiento, discusión y aprobación del IV Pleno del Congreso Sindical, celebrado en mayo de 1968, cuyas Conclusiones constituyen la opinión solida-ría de los ´dirigentes y representantes de los empresarios, de los técnicos y de l*s trabajadores, así como la expresión más auténtica de las legítimas aspiraciones del muodo sindical español al encararse coa los grandes temas que íe afectan.

Con base en dichas Conclusiones, se articuló el Anteproyecto de Ley que la Organización; Sindical elevó al Gobierno el 3 de octubre de 1968. El Consejo de Ministros, ante el alcance y contenido de la ordenación propuesta, acordó constituir en su propio seno una ponencia encargada del análisis y estudio del referido Anteproyecto de Ley Sindical. El dictamen de esta ponencia, realizado con el indispensable pormenor y detenimiento a lo largo de casi un año, fue hecho suyo por el Gobierno.

Cuatro han sido, por consiguiente, los factores o elementos informadores del presente Proyecto de Ley:

los dimanantes de la experiencia adquirida a través del proceso evolutivo del movimiento sindical español; los impuestos por la exigencia de adecuar su marco legal al orden institucional definido en las Leyes Fundamentales; los derivados de la$ Conclusiones aprobadas por el IV Pleno del Congreso Sindical, y los resultantes de los criterios del Consejo de Ministros, en su condición de órgano que determina la política nacional.

En consideración a la dogmática a que responde la nu^va Declaración XIII del Fuero del-Trabajo, el proyecto consagra, ante todo, la misión esencial del sindicalismo español, y conforme a «Ha, además de puntualizar con carácter normativo sus fines primordiales, enuncia también, como principios básicos de¡ mismo, los de; unidad, generalidad, representatividad. autonomía, asociación «gañirá .v participación.

La dimensión operativa de tales principios se extiende a lo largo del articulado del Proyecto, con toda la fuerza e intensidad requeridas por cada un» de los tres elementos estructurales previstos en la propia Declaración XIII: Organización Sindical, Sindicatos y Asociaciones de Empresarios, de Técnicos y de Trabajadores.

Así se explica que se haya puesto especia) cuidado en conseguir que el principio de unidad; centro y pieza clave del sistema sindical español, se vea potenciado por los de autonomía y representatividad, que alcanzan un amplio y trascendental despliegue en ei tratamiento que el proyecto otorga tanto a los Sindicatos de rama como a las Asociaciones Sindicales, configurando su respectiva naturaleza, personalidad, competencias y funciones, para el más fecundo y auténtico desarrollo de la acción sindical, orientada y dirigida a conseguir un perfecto equilibrio entre los v"-tores personales, asociativos y comunitarios.

De igual modo, el -principio de participación, en el articulado del Proyecto, uo se limita ni reduce a las típicas funciones y competencias de formas organizativas profesionales y de representación y defensa de intereses, sino que se amplía y proyecta mediante la presencia sindical en todas las instancias decisorias, siu excluir la que se confiere a la Organización Sindical en el seao mismo dtl Gobierno de la nación. Ello ha exigido establecer fórmulas de adecuada interreiación orgánica para evitar cualquier género de desviaciones que desnaturalizaran la esencia del Documento movimiento sindical, tal como éste tiene necesariamente que configurarse, de acuerdo y en armonía con el sistema de nuestras Leyes Fundamentales.

El avance que todo ello supone y representa refleja U más escrupulosa fidelidad al propósito de proseguir la firme y clara trayectoria del sindicalismo español, al consolidar, mediante su InstUncionnlizacióa legal, realizaciones sindicales que, en su aspecto jimdico-formal, figuraban lusta el presente en el plano de objetivos pendientes de consecución.

Idénticas consideraciones son, asimismo, de aplicación al trat miento normativo aue el Proyecto hace del régimen jurídiro-síndical, rigorosamente orientado a insertar dentro de un orden de derecho la vida y las actividades sindicales, y que se completa con los preceptos relativos a la caracterización del -patrimonio sindical y a la regulación del régimen económico-administrativo aplicable a la gestión de sus recursos.

El Proyecto, en suma, ha pretendido conseguir, dentro de una visión prudente, actual y realista, no cerrar las posibilidades de que en el futuro, el natura] y espontáneo perfeccionamiento de las estructuras y actividades sindicales se atempere a las exigencias impuestas por el progresivo desarrollo socioeconómico de la comunid d nacional.

En su virtud, el Consejo de Ministros, a propuesta del ministro secretaria general dei Movimiento, somete a la deliberación de las Cortes el siguiente:

PROYECTO DE LEY

DISPOSICIÓN PRELIMINAR

Articulo 1.°—-1. Conforiti3 a lo establecido en la Declaración XIII del Fuero del Trabajo, l»s españoles, en cuanto participan en el trabajo y la producción, constituyen la Organización Sindical.

2. Los fines, funciones, competencias, estructura y organización del sindicalismo español se ajustarán a lo establecido en ia presente ley.

TITULO PRIMERO

DISPOSICIONES GENERALES

Capítulo I.—Misión y fines del sindicalismo español

Artículo 2.°.—El sindicalismo español tiene como misión esencia] contribuir al perfeccionamiento del sistema socioeconómico español, basado en la libertad y dignidad humanas, y al progreso de la comunidad nacional, conforme a los imperativos de la justicia social.

Artículo 3.°.—De modo primordial, le corresponden los siguientes fines:

— representar, con carácter exclusivo, y defender y promover los intereses profesionales derivados del trabajo y la producción, tanto sociales como económicos;

— fomentar el desarrollo armónico de los valores personales, asociativos y comunitarios en el orden socioeconómico;

— lograr una eficaz participación de l°s sindicados en la gestión, responsabilidades y resultados de las actividades sindicales y, a través de los Sindicatos, en las tareas comunitarias de la vida po´ítica, económica y social, con voluntad de poner la riqueza al servicio del pueblo español;

— servir de cauce, con arreglo a las leyes y disposiciones correspondientes, a una efectiva presencia y actuación de los empresarios, técnicos y trabajadores:

a) en las instituciones públicas representativas;

b) en el estudio y propuesta de los objetivos de la política social, cultural y económica, colaborando en la realización de los mismos;

c) «n los Órganos de la Administración encargados del estudio y formulación de los planos y programas de desarrollo económico y social, así como en la vigilancia de su ejecución;

— crear y mantener organismos, servicios o instituciones de investigación, formación moral, cultural, deportiva y profesional, previsión, auxLio, descanso y Utilización del tiempu libre, además de carácter social y asisienciaj que interesen a los partícipes en la producción debidamente coordinadas con los respectivos Organismos de la Administración.

Capítulo II—Principio,» básicos del sindicalismo español.

Artículo í-°—Son principios básicos del sindicalismo español:

— el de unidad, en razón a la consideración institucional del Sindicato como entidad natural de la vida social y estructura básica de la comunidad nacional, inte-gradora de todos los factores de la producción;

— ,el de generalidad, respecto a la incorporación de todos los españoles que participen en la producción y el trabajo, sin discriminación alguna por razones de sexo, raza, religión, ideología o de cualquier otra clase, con plenitud de derechos y deberes inherentes a la condición de sindicado;

— el de ieprej>entaJvidad, a través de órganos electivos en ios que ¡a auténtica voluntad de los sindicados y la delegación conferida por éstos garanticen el autogobierno en democracia orgánica sindical;

— el de autonomía institucional y funcional de la Organización Sindicai, de los Sindicatos y demás Entidades Sindicales, en sus respectivos ámbitos, instancias y competencias, de acuerdo con lo establecido en la presente ley;

— el Je asociación orgánica, dentro de cada Sindicato, los empresarios, técnicos y trabajadores para la defensa de sus intereses peculiares;

— el de participación en las tareas comunitarias de la vida política, económica y social, para asegurar la presencia sindical en todos los planos, desde la empresa hasta los de decisión superior.

TITULO SEGUNDO

DE LA SINDICACIÓN \ SUS EFECTOS Capitulo I.—Sindicación.

Artículo 5.°—Los empresarios, ios técnicos y los trabajadores, incluidos los autónomos, los artesanos, los socios de cooperativas, los de los grupos sindicales de colonización y cuantos resulten equiparados a ellos con arreglo a las leyes, quedarán incorporados, con plenitud de derechos y deberes, al Sindicato de rama o Entidad Sindical que corresponda, según su actividad y el lugar en que la ejerzan.

Artículo 6.°.—La incorporación a que se refiere el artículo anterior viene determinada;

a) Para los trabajadores y técnicos por cuenta ajena, por su vinculación a una empresa mediante un contrato o relación de trabajo;

b) para los trabajadores y técnicos que se hallen en situación legal de paro, por su inscripción en el correspondiente Registro Sindical de Colocación;

c) para los empresarios, por el hecho de serlo, cualquiera que fuere la persona física o jurídica titular de la empresa;

d) para los trabajadores y los técnicos autónomos, artesanos y socios de cooperativas o equiparados, por la actividad profesional que realicen.

e)

Artículo 7.°.—1. En todas las empresas públicas, pri-vadas o mixtas que tengan por objeto la realización de una obra, actividad, industria, servicio, negocio o explotación, se verificará la sindicación de los empresarios, téc-

Documento nicos y trabajadores prevista en los dos artículos anteriores, de acuerdo con las normas legales y reglamentarias.

2. Las disposiciones de esta ley serán, asimismo, de aplicación al Estado, a las Corporaciones locales, a las empresa-s nacionales y a las entidades y organismos autónomos u otrOsvde análoga naturaleza, en relación con el personal a su "servicio que no tenga la condición de funcionario o empleado público o cuyo régimen y devengos no estén regulados por leyes o reglamentos administrativos.

3, Lo establecido en los dos apartados anteriores se entenderá sin perjuicio de las disposiciones que por razones de la defensa nacional rijan en orden al régimen disciplinario, representativo y jurisdiccional.

Capítulo H.—Derechos y deberes de los sindicados.

1. Elegir y ser elegidos para cargos directivos sindicales.

2. Ejercer la representación que en cada caso se les confiera.

3. Promover la constitución de agrupaciones y adscribirse a las ya constituidas.

4. Ser informados de las actuaciones y vida interna de la entidad o entidades t!« que form«n parte y de las cuestiones que específicamente les afecten.

5. Participar, en la forma que reglamentaria o estatutariamente se determine, en la gestión económica y administrativa de la entidad y, en su cas», de los servicios, obras e instituciones sindicales,

6. Expresar libre y ordenadamente sus opiniones en materias y asuntos sindícalas y formular propuestas y peticiones a sus representantes, conforme a las normas que al efecto se establezcan.

7. Utilizar los servicios técnicos sindicales de protección y asesoraniiemo, de -carácter profesional, económico o social, y los prestados por las Obras e Instituciones asisten-ciales.

8. Ejercitar las correspondientes acciones y recursos a que haya lugar para la defensa de sus derechos sindicales.

9.

Artículo 9.0.-—Son obligaciones de los sindicados:

1. Participar en la elección de sus representantes y dirigentes sindicales.

2. Ajustar su actuación a los principios básicos del sindicalismo español y cumplir los acuerdos sindicales,

3. Facilitar la libre manifestación de pareceres y no entorpecer directa o indirectamente las actividades de las Entidades Sindicales.´

4. Prestar la consideración y el respeto debidos a quienes ostenten representación o cargos sindicales.

5. Facilitar información solvente y responsable sobre las cuestionas que no tengan naturaleza reservada, cuando les sea requerida por la Entidad de que formen parte o por sus directivos.

6. Contribuir al sostenimiento de la Organización Sindical y de las Entidades de que sea miembro, mediante la§ cuotas establecidas por Ley.

7.

Artículo 10.—Todos los sindicatos tendrán igualdad de derechos y obligaciones con arreglo a lo dispuesto en ia presente Ley.

TITULO TERCEEO

DE LOS SINDICATOS Y DEMÁS ENTIDADES SINDICALES

Capítulo I.—De I«s Sindicatos.

Articulo 11.—Los sindicatos tendrán la condición de corporaciones de derecho público de base representativa, gozando de personalidad jurídica y plena capacidad funcional en sus respectivos ámbitos de competencia.

2. Los Sindicatos son el cauce de los intereses profesionales y económicos para e¡ cumplimiento de los fines de la comunidad nacional y tienen la representación de aquéllos.

Artículo 12.—1. Los Sindicatos serán industriales, agrarios y de servicios, por ramas de actividades a escala territorial y nacional que comprendan a todos ios factores de la producción.

2. La creación y supresión de los Sindicatos Nacionales se harán por Ley,

3. En cada ámbito territorial, sólo existirá un Sindicato para una misma ram-a de actividad.

4.

Artículo 13.—1. La organización interna de los Sindicatos se ajustará a las disposiciones que dicte la Organización Sindical, dentro de las facultades que esta Ley le confiere.

2. Los Sindicatos Nacionales propondrán al Presidente de la Organización Sindical sus propios Estatutos

y Reglamentos que regularán, dentro del ámbito sindical: la vida orgánica y corporativa de la Entidad; la composición, facultades y funciones de los órganos de Gobierno, asi como el esquema orgánico a que haya de ajustarse su elección; los derechos y obligaciones de los sindicados, dentro de los límites establecidos en los artículos 8.° y 9.°; las relaciones con otras Entidades y Organismos Sindicales, conforme a las normas legales y reglamentarias de carácter general; el régimen económico y administrativo; la forma de adoptar acuerdos y el alcance y publicidad de los mismos,

Artículo 14. Corresponde a los Sindicatos:

1. Formular y llevar a cabo los programas de acción para el debido cumplimiento de los fines sindicales en sus ramas de actividades;

2. Establecer en su rama los grupos homogéneos de actividades específicas en los distintos ámbitos territoriales, con objeto de ofrecer cauce adecuado a la variedad real de las manifestaciones de la vida profesional, económica y social;

3. La ordenación y coordinación de todas sus actividades y de aquellas que desarrollen las Asociaciones, Agrupaciones, Servicios y Organismos existentes en su seno;

4. Garantizar la participación libre y representativa en las actividades sindicales y, a través del Sindicato, en las tareas comunitarias de la vida política, económica y social de las respectivas Asociaciones Sindicales de Empresarios, Técnicos y Trabajadores constituidas en su seno para la defensa de sus intereses peculiares, de acuerdo con lo establecido en la Declaración XIII del Fuero del Trabajo;

5. La intervención en la reglamentación, vigilancia y cumplimiento de las condiciones de trabajo, asi como la iniciativa y negociación, en su seno, de convenios colectivos sindicales de trabajo, sin perjuicio de las facultades que correspondan a la Administración del Estado;

6. El conocimiento en fase previa de conciliación de los conflictos individuales de trabajo;

7. Intervenir, conforme a la legislación vigente, en las diversas situaciones de conflictos colectivos de trabajo que se planteen y poner en práctica, en el ámbito sindical, las formas oportunas de mediación, conciliación y arbitraje voluntario;

8. La participación en la gestión y gobierno de las Instituciones y Entidades Gestoras de la Seguridad Social, en la forma que establezcan las leyes;

9. La colaboración en el estudio de los problemas de la producción, transformación y comercio y la propuesta de cuantas medidas estimen oportunas y necesarias para la mejor orientación y desarrollo de la rama respectiva;

10. La participación activa, con arreglo a las Leyes, en los Organismos y Entidades de la Administración Pública y en sus instituciones de carácter asesor o consultivo que afecten a la rama respectiva; Promover cerca de la Administración e informar en todo caso, tipos, técnicas y modalidades de su acción con Documento íractuai o concertada en los diversos planos de la actividad económica;

12. El conocimiento de las cuestiones referentes a la regulación y perfección? miento de la concurrencia del mercado y, en instancia previa y de arbitraje voluntario, de las relativas a la competencia desleal;

13. Ei establecimiento de servicios e instituciones sindicales de asesoría, información y documentación, de estudios y análisis económicos, comerciales, técnicos, financieros, contenciosos, asistenciaies, así como estadísticos y de investigación científica y aplicada debidamente coordinados con los del Estado y cualquiera otros de carácter económico-social que les afecten;

14. La creación de instituciones especializadas, de orientación, formación y readaptación profesional y técnica, acomodadas a las necesidades de !a rama, al sostenimiento cíe las cuales podrán contribuir, en las condiciones que al efecto se establezcan, la Administración y las Corporaciones públicas:

15. La gestión de los intereses y servicios de carácter público que en ellos deleguen por la Administración, y

16. En general, cuantas otras funciones sindicales de análoga naturaleza se consideren necesarias o convenientes.

Artículo 15—1. Los presidentes de los Sindicatos Na-ciona´es habrán de reunir las debidas condiciones de idoneidad y vinculación a la Organización Sindical, apreciadas en la forma que determinen las disposiciones en materia electoral sindical.

2. La designación de los presidentes de l°s Sindicatos Nacionales se hará, para el periodo previsto en las disposiciones en materia electoral sindical, por el presidente de la Organización Sindical de entre los nombres que figuren (•u úns ¡c-rna propuesta por !a Junta Central Sindical correspondiente, con mayoría cualificada de tres cuartos, que habrá de alcanzarse en primera o segunda votación, o del sesenta por ciento en tercera. En caso de no lograrse esta mayoría, el presidente de la Organización Sindical procederá´ a la designación, previa consulta al Comité Ejecutivo Sindical.

Artículo 16. Para el cumplimiento de las funciones y competencias señaladas en el Articulo 14, los presidentes ció los Sindicatos, en sus distintos ámbitos territoriales, ostentarán la representación lega! de los mismos ante toda clase de Organismos y Jurisdicciones, con arreglo a lo que dispongan ios respectivos Estatutos.

Capitulo II. De las Asociaciones y Agrupaciones Sindicales

Artículo 17.—Conforme a los principios básicos del sindicalismo español, las Asociaciones Sindicales respectivas de empresarios, técnicos y trabajadores que se organicen para la defensa de sus intereses peculiares se constituirán dentro lie los Sindicatos, con carácter único y Orgánico en ea´la uno ríe ellos y en l»s distintos ámbitos territoriales.

Artícítlo 18—Para la constitución de dichas Asociaciones será necesaria la previa aprobación de sus Estatutos por el presidente de la Organización Sindical, a propuesta del Sindícalo correspondiente, y la subsiguiente inscripción en el ¡Registro Central de Entidades Sindicales. Una vez prae-tieai´fl la inscripción gozarán de personalidad jurídica y capacidad >je obrar para el cumplimiento de sus fines. Tendrán la consideración de Asociaciones de interés público, excluidas de la Ley de Asociaciones.

Artícüio 19—Las Asociaciones Sindicales de Técnicas y ias, Asociaciones Sindicales de Trabajadores constituidas dentro de un mismo Sindicato conj"jTtarán su actuación a través cié un Órgano de coordinación y representación de sus intereses comunes, con la competencia y funciones que establezcan las´.disposiciones del presidente de la Organización Sindical, oído e] Comité Ejecutivo, de acuerdo con, les norma? legales y reglamentarias.

Artículo 20.—En los Estatutos de las Asociaciones sindicales se consignarán las normas relativas a la composición, facultades, funciones y convocatorias de sus respectivos órga-nos de gobierno; el esquema orgánico para la elección de éstos; los derechos y obligaciones de sus asociaciones: la forma de adoptar los acuerdos sociales y la publicidad de los mismos, y cuantas otras hayan de regir, igualmente, la vida de la Asociación. Todos los asociados tendrán igualdad de derechos y obligaciones a efectos de su participación en las actividades asociativas,

Artículo 21—En sus respectivos ámbitos de actuación, corresponde a las Asociaciones Sindicales de Empresarios, de Técnicos y de Trabajadores:

1. La defensa de sus intereses peculiares,

2. La participación libre y representativa en !as actividades sindicales y, a través de los Sindicatos, en las tareas comunitarias de la vida política, económica y social.

3. La iniciativa y negociación, en su ámbito, de convenios colectivos sindicales de trabajo,

4. El planteamiento ante el Sindicato, con carácter pre-´ceptivo, de las situaciones de conflicto colectivo laboral que puedan suscitarse en las distintas esferas profesionales y territoriales, y

5. El establecimiento de servicios propios de interés común para sus asociados.

Artículo 22.—El presidente de la Organización Sindical, a propuesta motivada del Comité Ejecutivo y conforme a las normas establecidas en el régimen jurídico a que se refiere el Artículo 44 de esta Ley, podrá acordar la suspensión o, en su caso, la desposesión de la Junta Directiva de una Asociación Sindical cuando resulte probado que realiza actos contrarios a lo establecido en la presente Ley o incurre en notoria desviación de los fines enunciados en el Articulo anterior.

Artículo 23.—Dentro de la Asociación Sindical correspondiente, los Sindicatos, en sus distintos ámbitos territoriales, proveerán lo necesario para la constitución y funcionamiento de las Agrupaciones Sindicales que puedan promoverse o solicitarse libremente por los trabajadores, técnicos y empresarios con arreglo a] esquema orgánico de actividades de la rama. Dichas Agrupaciones, una vez constituidas, tendrán la condición de órganos específicos y unitarios para la representación, gestión y defensa de intereses estrictamente profesionales, incluso a efectos de negociación colectiva y de participación en la vida sindical.

Capítulo III. De las Entidades y Organismos Intersindi-cales,

Artículo 24—Para la coordinación, gestión y representación de intereses económico-sociales comunes de carácter sectorial o de dimensión análoga, podrán constituirse Federaciones Sindicales a escala territorial y nacional. Dichas Federaciones tendrán la naturaleza de Corporaciones de Derecho Público y se regirán por sus propios Estatutos, con arreglo a las normas légrales y reglamentarías.

Artículo 25.—La Organización Sindical podrá promover y crear en su seno Colegios Profesionales Sindicales para agrupar a los titulares ¿e profesiones íécnicas relacionadas con la producción y el trabajo, encuadrados sindical-mente y que no están incluidos en el apartado 1, i), del Artículo 2.° de la Ley Constitutiva de las Cortes. Tendrán personalidad jurídica y capacidad de obrar, una vez hayan sido aprobados sus Estatutos por el presidente de la Organización Sindical y figuren inscritos en el Registro Central de Entidades Sindícalas. Estarán excluidos de la Ley de Asociaciones.

Artículo 26—1.—Como órganos intersindicales de coordinación, representación, gestión y defensa de intereses profesionales, generales y comunes, quedarán constituidos, conforme a Jas disposiciones establecidas o que se establezcan por la Organización Sindical, con arreglo a ¡as normal legales y reglamentarías:

-Los Consejos Provinciales y Nacional de Trabajadores;

- los Consejos Provinciales y Nacional de Empresarios.

2. La composición de los Consejos de Trabajadores y de los Consejos de Empresarios, en sus correspondientes ámbitos funcionales y territoriales, se ajustará a criterios que aseguren ¡a ´adecuada representación- y participación de ¡as respectivas Asociaciones de las Entidades Sindicales y de los respectivos Consejos Provinciales en su Consejo Nacional. Dichos Consejos elegirán a sus presidentes y vicepresidentes respectivos de entre sus miembros y funcionarán en Pleno y en Comisión Permanente.

3. Con sujeción a las normas sindicales y siempre que las necesidades de la acción sindical así lo aconsejen, podrán constituirse Consejos de Trabajadores y Consejos de Empresarios de ámbito interprovincial.

4.

TITULO CUARTO DE LA ORGANIZACIÓN SINDICAL Capituló I. Naturaleza y funciones.

Artículo 27—1. La Organización Sindical forma parte del orden institucional español definido en las Leyes Fundamentales. Está constituida por los Órganos Centrales, Provinciales y Locales que se regulan en el presente Título y actúa, para el cumplimiento de sus fines, con personalidad jurídica única y plena de capacidad de obrar, dotada de las facultades, competencias y medios necesarios para poder realizar sus fines y funciones, de acuerdo con lo dispuesto en las leyes.

2. Los órganos superiores de la Organización Sindical son los Órganos Centrales y Directivos y el Congreso Sindical. Todos los demás órganos y autoridades sindicales se hallan bajo la dependencia del presidente de la Organización Sindica] o del Comité Ejecutivo Sindical.

3. Ningún acto ni acuerdo sindical podrá vulnerar los acuerdos adoptados por un órgano de grado superior.

5. En la Organización Sindical se articula y coordinan en los diversos ámbitos territoriales, los Sindicatos Nacionales y las demás Entidades Sindicales dotadas de personalidad jurídica propia.

6. Artículo 28.—Corresponde a la Organización Sindical:

1. Servir de cauce a la representación, participación y presencia que tiene atribuidas, o que en lo sucesivo se le atribuyan en las Cortes y en los Organismos consultivos del Estado; en el Consejo Nacional del Movimiento y en los Organismos y Corporaciones de la Administración Pública, tanto territorial como institucional.

2. El establecimiento, en el ámbito de su competencia, de normas generales relativas a la acción sindical y la orientación y coordinación de ésta en sus diversas maní-, festaciones,

3. La formación, a través de Instituciones Sindicales especializadas, de sus cuadros de dirigentes y de sus técnicos y expertos a todos los grados y niveles.

4. La creación y orientación de sus propios medios de difusión, información y comunicación social, de acuerdo con las normas legales vigentes.

5. Realizar entre los sindicados las funciones que le son propias en orden al fomento y estímulo del mutualismo; del movimiento cooperativo y de los grupos sindicales de colonización, y de cualesquiera otras formas de producción asociada o de propiedad colectiva o sindical, estableciendo, además, los servicios técnicos adecuados y los cauces específicos de organización y representación.

6. Proponer la constitución de instituciones sindicales de crédito y ahorro y participar en los Consejos de Administración de las de carácter oficial y en los de las Cajas de Ahorro Benéfico-Sociales.

7. Establecer oficinas de colocación e instituir los oportunos Servicios y Obras Sindicales, de carácter social, asis-tencíal, técnico o económico en beneficio de los sindicados.

8. Colaborar con la Administración en la elaboración de estadísticas de la producción y el trabajo y realizar aquellas que se le encomienden.

9. La constitución y convocatoria de Consejos Económico-Sociales-Sindicales de distinto ámbito, como órganos de base representativa y de asesoramiento técnico, para e] estudio, promoción y propuesta a la Administración de planes, programas u otras acciones de ordenación del territorio y desarrollo regional.

10. Estudiar y proponer el progresivo desarrollo y perfeccionamiento de la participación activa de los técnicos y trabajadores en la gestión, responsabilidad y beneficios de las empresas* preferentemente en las nacionales y públicas.

11. El ejercicio de cuantas funciones requiera la mejor realización de ¡os fines sindicases.

Capítulo II. Sección 1.a. Órganos Centrales y Directivos de la Organización Sindical.

Artículo 29—Los Órganos Centraos de dirección de la

Organización Sindical son:

a) El presidente de la Organización Sindical.

b) El Comité Ejecutivo Sindical que, como órgano colegiado y representativo de carácter permanente, asistirá al presidente en el ejercicio de sus funciones-.

Artículo 30.—1. Al frente de la Organización Sindical habrá un presidente que será nombrado y separado libremente por el Jefe del Estado, a propuesta del presidente del Gobierno, oyendo éste previamente para proponer el nombramiento, al Comité Ejecutivo Sindical. E] presidente de la Organización Sindica] será ministro del Gobierno.

2. Al presidente de la Organización Sindical le corresponde el ejercicio de las siguientes funciones:

a) Dirigir y coordinar la acción sindical y ostentar la plena representación de !a Organización Sindical;

b) ejercer la alta inspección y tutela de los Sindicatos Nacionales y demás Entidades Sindicales dotadas de personalidad jurídica;

c) presidir el Comité Ejecutivo Sindical y el Congreso Sindical, asi como disponer la ejecución de sus acuerdos;

d) el nombramiento y promoción del secretario general de la Organización Sindical; del secretario general técnico y de los secretario adjuntos para Asuntos Económicos, Socia es, Administrativos y Asistencia-íes; de los drectores de las Obras y Servicios de ámbito nacional y de los delegados provinciales de la Organización Sindical;

e) el nombramiento y remoción de los Presidentes de los Sindicatos Nacionales, conforme a lo establecido en el artículo 15 de la presente Ley;

f) servir de enlace entre la Organización Sindical y el Go-bierno y entre éste y los Sindicatos.

Artículo 31.—1. El Comité Ejecutivo Sindical estará presidido por el presidente de la Organización Sindical y formarán parte de él el secretario genera] de la Orgazación Sindical, el secretario genera técnico y los cuatro secretarios adjuntos; los presidentes y vicepresidentes de los Consejos Nacionales de Empresarios y de Trabajadores; y dos presidentes de Sindicatos Nacionales designados por el de la Organización Sindical, previa propuesta en terna formulada al efecto por- quienes ostenten dicho cargo.

2. El Comité Ejecutivo Sindical asistirá al presidente de la Organización Sindical en el ejercicio de las siguientes funciones que a éste corresponden:

a) La gestión y ejecución de los acuerdos del Pl?no del Congrego Sindica] y de su Delegación Permanente y la vigilancia de la aplicación y cumplimiento de ios mismos;

b) la adopción de las propuestas que estime pertinentes para el normal desarrollo de ´a vida sindical dando cuenta a la Delegación Permanente del Congreso;

Documento

c) el asesoramiento sobre jas actividades de Jos Consejos Nacionales de Empresarios y de Trabajadores y sus planes de actuación.

d)

Asimismo, auxiliará al presidente de la Organización Sindical en los siguientes cometidos:

al Someter a la consideración de la Delegación Permanente del Congreso Sindical, los asuntos y cuestiones cuya índole así lo requieran, especialmente Jos planes y programas de acción sindical;

b) velar por el cumplimiento de las disposiciones sindicales de carácter general en todos los ámbitos de la Organización;

o aquellos otros que reglamentariamente se determinen.

Artículo 32.—1, Un secretario general auxiliará al presidente de .la Organización Sindical en el ejercicio de sus Junciones y lo sustituirá en las de carácter sindical en los casos de ausencia, enfermedad o vacante. Estará al frente de la Secretaria General de 5a Organización Sindical y dese-rnpe-ñará las del Comité Ejecutivo y del Congreso Sindical.

2. Con dependencia directa del presidente de la Organización Sindical, el secretario general técnico y los secretarios adjuntos tendrán las funciones delegadas para la realización de las actividades específicas c¡uer respectivamente, le sean encomendadas. Sección 2.".—Del Congreso sindical.

Articulo 33.—1. Cada dos años se reunirá con ámbito na-eioal un Congreso Sindical cuya composición se ajustará a criterios de base funcional, profesional y territorial que ofrezcan cauce orgánico a la representación de los Consejos Nacionales de Empresarios y de Trabajadores; de lot Sindicatos y Federaciones Nacionales; y de los Consejos Sindicales Provinciales en la forma que el propio Reglamento del Consejo determine.

2. Ejercerá el cargo de presidente del Congreso Sindical el presidente de la Organización Sindical y serán sus vice-presidents los presidentes de los Consejos Nacionales de Empresarios y de Trabajadores.

3. Correponde al Congreso Sindica]:

a) Velar por la exacta observancia de los principios básicos del sindicalismo español.

b)

h> Proponer cuanto fuere necesario para la realización de los fines sindicales y el cumplimiento de las funciones asignadas a la Organización Sindical.

c´ Proponer las directrices y programas generalas de acción sindical para cada periodo y examinar sus resultados.

el t Proponer las ramas de actividad a que hayan de ajustarse el número y la constitución de los respectivos Sindicatos agrarios, industriales y de servicios.

e > Estudiar y proponer, de acuerdo con esta Ley, las directrices sindicales de carácter general en materia de estructura, organización y funciones: elecciones: régimen económico-administrativo; Secretariado y Personal Sindical.

fi Proponer las directrices generales relativas a los Estatutos de las Entidades Sindicales y las de organización y funcionamiento tanto de los Consejos de Trabajadores y de Empresarios como de los Consejos Sindicales Provinciales o de cualquier otro ámbito.

:í¡ Expresar el criterio del sindicalismo español en las cuestiones de interés general, dentro de su competencia.

h) Informar los presupuestos de la Organización Sindical y la liquidación de los mismos, con carácter previo a su aprobación por el presidente de la misma, y definir los criterios generales en materia patrimonial y de inversión de los fondos sindicales.

i i Proponer las orientaciones a que hayan de ajustarse las relaciones sindicales en la esfera internacional.

j i Conocer, en el ámbito sindica], ´las disposiciones que

sean necesarias para la aplicación y desarrollo de la presente Ley.

bi Proponer las bases, a que haya de ajustarse la eler-ción, para cada legislatura, de los procuradores sindicales en Cortes, de acuerdo con las disposiciones legales y reglamentarias.

1» Someter al presidente !a aprobación de su Reglamento, a propuesta del Comité Ejecutivo.

Articulo 34—Cada Congreso Sindical, en la forma que determine su Reglamento, designará una delegación Permanente del mismo que asistirá al presidente para la mejor ejecución de sus acuerdos y en ´¡a preparación del siguiente Congreso Sindical.

Sección 3.1—De los Oréanos Provinciales de la Organiza-zación Sindical.

Articulo 35—1. En cada provincia habrá una Delegación de la Organización Sindical a la que corresponderá dirigir y coordinar en su ámbito las acciones sindicales, asi como organizar y prestar los servicios comunes a los Sindicatos y Entidades Sindicales existentes en la provincia.

2. AI frente de cada una de ellas habrá un delegado y un consejero sindica] provincial, órgano colegiado y representativo de la Organización Sindical en la provincia, cuya composición y funciones se fijarán por el pvesidenip de la Organización Sindical, a propuesta del Comité Ejc-cuntívo Sindical.

TITULO QUINTO

DE!. RÉGIMEN JURÍDICO SINDICAL Capitulo único.

Artículo 36—1. Las disposiciones del presidente de la Organización Sindical y ¡os actos y acuerdos de los órganos sindicales estarán sometidos al ordenamiento jurídico general y, especialmente, a lo establecido para las Corporaciones de Derecho Público.

2. Para su plena validez habrán de reunir las siguientes condiciones generales: haber sido adoptados por el órgano en cada caso competente por razón de la materia y ajustarse a las normas de procedimiento y a los requisitos formales y de notificación y publicidad que legdi, rc´-glamenta´ria o estatutariamente se establezcan.

3. Los actos y acuerdos de las Entidades Sindícale.-, y los de la Organización Sindiical, adoptados en materias de sus respectivas competencias, con las condiciones y requisitos a que se refiere e.l párrafo anterior, serán obligatorios y tendrán carácter vinculante en su respecth n ámbito de aplicación.

Articulo 37—Los Sindicatos y demás Entidades Sindicales no podrán desarrollar actividades q»f impidau o coarten el libre ejercicio de los derechos individuales,. familiares, políticos, sociales y económicos definidos en "la* Leyes Fuiída.mentales, o que estén en pugna con el cumplimiento de los fines de la comunidad1 nacional.

Artículo 38.—1. Los Sindicatos y demás Entidades -Sindicales sólo podrán ser objeto de suspensión o disolución en los ca*os previstos en las Leyes.

2. Se reputará ilícito y será sancionado con arreglo a lüs Leyes todo acto de injerencia directa p indirecta por parte de Entidades privadas o de Grupos ideológicos. eoniesionalL´i Q económicos en el funcioriamiento cíe !>»> Sindicatos y demás Entidades Sindicales.

3. Las autoridades públicas se abstendrán de luda intervención que tienda a limitar los derechos y competencias sindicales definidos en la presente Ley o a entorpecer su ejercicio legal.

Articulo 39.—1. Los delegados provinciales y el. presidente cíe la Organización Sindical deberán suspender U

Documento

ejecución de Jos actos y acuerdos de ios Órganos y Entidades Sindicales de su ámbito en los siguientes casos:

1.° Cuando recaigan en asuntos que según las Leyes, no sean de su competencia.

2.° Cuando constituyan infracción manifiesta de las Leyes.

3.° Cuando sean contrarios a lo establecido en el articulo 37 de la presente Ley.

2. La suspensión habrá de adoptarse mediante decisión escrita y razonada, oído el órgano sindical de gobierno correspondiente, dentro de ios cinco días siguientes a la notificación o publicación del acto o acuerdo.

3. Contra la suspensión cabe recurso de reposición y, subsiguientemente, de alzada ante el presidente de la Organización Sindical o la Delegación Permanente del Congreso Sindical, según que la suspensión proceda, respectivamente, del delegado provincial o del presidente de la Organización Sindical.

4. La facultad a que se refiere el número 1 de este artículo, sometida a igual régimen, la tendrán también los presidentes de los Sindicatos y Federaciones Sindicales Nacionales en relación con los actos y acuerdos adoptados p>W los Órganos y Entidades Sindicales que, respectivamente, comprendan.

Artículo 40—1. La Organización Sindical y los Sindicatos, para el cumplimiento de sus fines, gozan de todos los beneficios fiscales, así como de la franquicia postal y especial tasa telegráfica, establecidos o que se establezcan en su favor en las disposiciones legales,

2. Se declaran de utilidad pública, a los efectos de la Ley de Expropiación Fozosa, de 16 de diciembre de 1354, los fines de carácter asistencial que la vigente legislación encomienda a la Organización Sindical • que ésta desarrolla a través de sus Sindicatos Obras Servicios e Instituciones.

Corresponderá a la Organización Sindical ia condición legal d« beneficiario en los casos a que se refiere el párrafo anterior.

Artículo 41.—Corresponde al presidente de la Organización Sindical la aprobación de los Estatutos de los Sindicatos, Asociaciones, Federaciones y demás Entidades Sindicales y acordar su inscripción en el Registro Central de Entidades Sindicales.

Djcha inscripción será obligatoria y surtirá efectos constitutivos tanto de carácter público como en orden a la condición jurídica que, según su naturaleza, les está atribuida.

Artículo 42.—1. En cumplimiento de lo establecido en el número 9 de la Declaración XIII del Fuero del Trabajo, Jas actuales Asociaciones Económicas y Profesionales se integrarán en la Organización Sindical en la forma y plazos que legalmente se determinen.

Lo establecido en el párrafo anterior no será de aplicación a los Colegios Profesionales incluidos en el apartado I, i), del artículo segundo de la Ley Constitutiva de las Cortes.

2. Las Organizaciones de Regantes reconocidas por la Legislación de Aguas e incorporadas a la correspondiente Entidad Sindical Agraria, conservarán para sí cuantas funciones, facultades, derechos y obligaciones determine el capítulo J3 de ía vigente Ley de Aguas de 13 de junio de 1869, bajo la dependencia directa del Ministerio de Obras Públicas en cuanto se relacione con las misiones que éste Jes tiene encomendadas.

3. Será ilegal toda Asociación u organización profesional laboral o económica, sea cual fuere su forma, que estando comprendida por sus fines en el ámbito de aplicación de esta Ley pretenda constituirse o actuar fuera de la Organización Sindical.

Artículo 43.—1. Los órganos.de gobierno de las Entidades Sindicales, con excepción del Secretariado, se proveerán por elección, mediante sufragio libre, igual y secreto, salvo los procedimientos especiales de designación establecidos en los artículos 15 y 30 de la presente Ley.

2. Los enlaces sindícales y» en su caso, los jurados de Empresa y los representantes en los Consejos de Admim-traeión, libremente elegidos por los técnicos y los trabajadores de entre ellos, además de ostentar la representación de los mismos en la emprea y ante el Sindicato de que forman parte, realizarán las funciones inherente* a la acción sindical en las empresas respectivas y, cuando corresponda, ante Organismos y Tribunales Laborales.

3. Las normas sindicales generales garantizarán: que fo-das las Entidades están proporcionalmente representadas en Las de griido superior respectivo; la expresión y publicidad de las distintas opiniones; y la autenticidad en el ejercicio del mandato conferido a cuantos constituyan los órganos ds gobierno de dichas Entidades.

Articulo 44.—1. Tocios los dirígeles y representantes sindícales estarán amparados por un régimen jurídico que garantice el cumplimiento de sus funciones con plena autenticidad, libertad, independencia y responsabilidad.

2. Asimismo, establecerá dicho régimen jurídico las causas y procedimiento de suspensión, desposesión y rehabilitación de quienes ejerzan cargos sindicales y el oportuno sistema de recursos.

Artículo 45,—Un Estatuto jurídico especial aprobado por el presidente de la Organización Sindical, a propuesta del ´Congreso Sindical, regulará las .condiciones de selección y nombramiento; los derechos y deberes; las responsabilidades, garantías y recursos de quienes constituyan el Secretariado y los cuadros de expertos y técnicos, así como el restante personal administrativo y subalterno al servicio de la Organización Sindical y de las Entidades Sindicales.

Las personas » que se refiere ej párrafo anterior no tendrán la condición de funcionario público.

Artículo 46.—El ejercicio de derechos y acciones por parte de los sindicados, en el ámbito sindical, se llevará a cabo a través de un completo sistema de garantías y recursos en vía sindical y, ulteriormente, cuando proceda, en vía jurisdiccional.

Artículo 47.—1. Las reclamaciones contra actos y acuerdos de la Organización Sindical o de los Sindicatos Nacionales, Asociaciones Sindicales de Empresarios, Técnicos y Trabajadores, Federaciones Sindicales y demás Entidades Sindicales dotadas de personalidad jurídica propia, se iniciarán mediante recurso de reposición ante e! órgano quilos hubiese adoptado.

2. El recurso deberá interponerse dentro do ¡os quince días siguientes a la notificación o publicación del acto o acuerdo, y se entenderá desestimado si transcurren otros quince días sin que se notifique su resolución.

3. Se exceptuarán del recurso de reposición los actos que implicaren resolución de cualquier recurso en vía sindical y los dictados en ejercicio de la potestad de fiscalización de la- Organización Sindical sobre los a-ctos de los Sindicatos Nacionales, Asociaciones Sindicales de Empresarios, Técnicos y Trabajadores, Federaciones Sindicales. Colegios Profesionales Sindicales y demás Entidades Sindicales dotadas de personalidad jurídica propia.

Artículo 48.-—1. Contra la resolución expresa o tácita del recurso de reposición o contra aquellos actos efectuados ÚK dicho recurso, cabrá acudir a los Tribunales Sindícales de Amparo, cuya organización y procedimiento se regularán mediante disposiciones de carácter reglamentario. La.s resoluciones de dichos Tribunales de Amparo pondrán fin a la vía sindical;

2. Conforme a lo establecido en la Ley de Conflictos Jurisdiccionales de 17 de julio de 1948, en los asuntos de ía competencia de estos Tribunales de Amparo será requisito previo al planteamiento de la cuestión;-ante las autoridades judiciales o administrativas, haber apurado la vía sindical.

Articulo 49.—1. Los actos y acuerdos de la Organización Sindical, los Sindicatos Nacionales y demás Entidades Sindicales dotadas de personalidad Jurídica que infrinjan el ordenamiento jurídico, podrá" ser objeto de impugnación o revisión ante ios Tribunales de Justicia de conformidad con sus disposiciones orgánicas y procesales.

2. Las cuestiones >íe Índole civil y penal corresponderán en todo caso a los órdenes judiciales respectivos, conforme al régimen común. Conocerá e] orden judicial laboral de todas las cuestiones que aunque relacionadas con actos de la Organización Sindcaí y demás Entidades Sindicales dotadas de personalidad jurídica, estén atribuidas por Ley a tal orden judicial.

3. La impugnación o revisión de los actos, y acuerdos sindicales queda expresamente excluida de la jurisdicción conterteioso-administrativa. La Ley Orgánica, de la Justi-c´ia establecerá de forma específica y diferenciada de la fOnteneioso-administrativa, constituyendo un orden judicial a tal efecto, los órganos -judiciales competentes para conocer -de la impugnación o revisión de los actos y acuerdos sindicales que no sean propios de los demás órdenes judiciales.

Articulo 50.—1. La impugnación o revisión en vía judi-dieial sindical sólo será admisible en relación con los actos y acuerdos de la Organización Sindical y demás Entidades Sindicales dotadas de personalidad jurídica que no sean susceptibles de ulterior recurso en vía sindical, ya sean definitivos o de trámite, si éstos deciden directa o indirectamente el fondo del asunlo, de tal modo que pongan término a aquella o llagan imposible o suspendan su continuación.

2. Tendrán capacidad procesal ante e! orden judicial sindical, -además de las personas que la ostentan con arreglo a las disposiciones procesales comunes, la mujer casada y los menores en defensa de aquellos de sus derechos cuyo ejercicio esté permitido por e] ordenamiento jurídico sindical sin la asistencia del marido o persona que ejerza la patria, potestad o tutela, respectiva mente.

3. Estarán legitimados para demandar en la vía judicial sindical la declaración de no ser conforme a derecho y, en su caso, la anulación del acto o acuerdo impugnado, quienes tuvieren interés directo en ello.

4. Se considerará parte demandada en los recursos jurisdiccionales la Organización Sindical o las Entidades Sindicales dotadas de personalidad juridíca de que proviniere el acto o acuerdo a que se refiera el recurso. Cuando un Sindicato Nacional u otra Entidad Sindica) dotada de personalidad jurídica dictaren un acto o adoptaren un acuerdo, pero éstos no fueren ejecutivo; sin previa autorización, aprobación o conocimiento de la Organización Sindical, se entenderá por parte demandada el Sindicato o Entidad Sindical que dictase el acto o adoptase el acuerdo fiscalizados si el resultado de la fiscalización fuese aprobatorio de los mismos, o bien la Organización Sindical si al ejercer la fiscalización np aprobare el referido acto o acuerdo.

TITULO SEXTO

DEL RÉGIMEN ECONÓMICO Y ADMINISTRATIVO Y DEL PATRIMONIO SINDICAL

Capitulo único.

Artículo 51.—1. La Organización Sindical funcionará con un régimen propio económico-administrativo, en cuya gestión participarán necesariamente los empresarios, técnicos y trabajadores a través de sus representantes «lectivos.

2: Un Reglamento General, aprobado por el presidente de la Organización Sindicaj. a propuesta del Congreso Sindical, regulará la administración del patrimonio y de los recursos «cOnómicos sindicales; la ordenación de gastos, su fiscalización, el sistema de contabilidad y el régimen jurídico de contratación. Dicho Reglamento establecerá, asimismo, la composición, competencias y funcionamiento de los correspondientes órganos de gestión.

3. La subasta pública para la enajenación de bienes y el concurso-subasta o ei concurso público para las contrataciones de obras, servicios y adquisiciones, constituyen el sistema genera] de contratación, salvo los casos que expresamente se esceptúen en e; Reglamento a que se refiere el número anterior.

Artículo 52.—1. El patñmonio sindical estará constituido por el patrimonio común y general del que es titular la Organización Sindical y por los patrimonios específicos de los Sindicatos y demás Entidades Sindicaos.

2. Este patrimonio estará adscrito a la realización de los fines y a! cumplimiento de las funciones sindicales.

Artículo 53. — La propuesta del tipo y cuantía de las cuotas sindicales y dtl sistema para su recaudación y distribución, a efectos de su tramitación y aprobación con arreglo a las Leyes, corresponden al Congreso Sindical. La efectividad de las referidas cuotas podrá exigirse por el procedimiento de apremio.

DISPOSICIONES ADICIONALES

Primera.—S-in perjuicio de lo establecido en el artículo 33, d>, el orden de Sindicatos a que se refiere el Articulo 12 de la presente Leys queda constituido, a la fecha cíe la aprobación de la misma, en la siguiente forma: Actividades diversas. Actividades Sanitarias, Agua, Gas y Electricidad, Alimentación, Azúcar, Banca, Bolsa y Ahorro, Cereales, Combusti-ble, Construcción, Vidrio y Cerámica. Enseñanza. Espectáculo. Frutos y Productos Hortícolas, Ganadería, Hostelería y Actividades Turísticas, Industrias Químicas, Madeva y Corcho, Marina Mercante, Metal, Olivo, Papel y Arte Gráficas, Pesca, Piel, Prensa, Radio, Televisión y Publicidad, seguro, Textil, Transportes y Comunicaciones y Vid, Cervezas y Bebidas.

Segunda. A efectos de lo prevenido en el Articulo 24 de esta Ley, se confirma el carácter de Corporaciones de derecho público que actualmente ostentan la Hermandad Sindical Nacional de Labradores y Ganaderos, i.as Cámaras Oficiales Sindicales Agrarias, las Hermandades Sindicales Locales y Comarcales de Labradores y Ganaderos, las Cofradías de Pescadores y los Gremios Artesanos. Asimismo se reconoce dicho carácter de Corporaciones de derecho público a ¡a Federación Sindical Nacional de Comercio y a las Federaciones Sindicales Provinciales de Comercio.

Tercera. Sin necesidad de ulteriores trámites, se confirman como Corporaciones profesionales de interés público los Colegios Profesionales Sindicales, a que se refiere el Artículo 25 de la presente Ley, actuaimetne constituidos e inscritos en el Registro Central de Entidades Sindicales.

DISPOSICIONES FINALES

Primera. 1. El Gobierno y la Organización Sindical, respectivamente, en el ámbito de sus competencias, dictarán las disposiciones reglamentarias y de régimen interior que exija e! desarrollo de la presente Ley.

2. Las disposiciones que el Gobierno haya de dictar como consecuencia de la presente Ley lo serán previo informe de la Organización Sindical.

3. Las disposiciones de régimen interior que dicte la Organización Sindica! en desarrollo de lo establecido en esta Ley y ajustada a los preceptos de la misma, tendrán plena validez y efectividad en su ámbilo y su vigencia y aplicación quedarán garantizadas en todos tos planos y esferas en que, con arreglo a las Leyes, actúe la propia Organización Sindicfll los Sindicatos y demás Entidades Sindicales en el ejercicio de sus correspondientes unes y funciones.

Segunda. El patrimonio sindical, que se encuentra escriturado e inscrito a nombre de la actual Delegación Nacional de Sindicatos, pasará a estarlo a nombre de la Organización Sindical.

Documento

Tercera. Ei. presidente de la Organización Sindical, ios miembros del Comité Ejecutivo Sindical, los presidentes de los Sindicatos y Federaciones Nacionales y los delegados provinciales de la Organización Sindical, para eí ejercicio de sus cargos respectivos,- habrán de prestar juramento de fidelidad al Jefe del Estado, a los Principios do E Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales deJ .Reino,,

Cuarta. La présenle Ley entrará en vigor al día si-.siuicnte de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado"

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Primera. El Gobierno, a propuesta de la Organización Sindical, resolverá que aquellas Entidades asociativas que desempeñan actividades de representación profesional, económica o social, de las que esta Ley atribuye a dicha C)r-sauizaeión, acomoden sus. Estatutos a la nueva legalidad o queden integradas en aquélla, según J0s casos.

Segunda. Las normas orgánicas y de funcionamiento que actualmente regulan la Organización Sindical, jos Sindicatos y las dei.iás Entidades Sindicales, mantendrán «u vigencia hasta tanto se dicten ios coi´respondientes reglamentos .y disposiciones a que se refiere la Disposición Final Primera de esta Ley.

Tercera. liasia que, comw-.me a lo establecido en ia presente Ley. se proceda, a´Ja designación de presidente de la Organización Sindical, se mantendrán en toda su plenitud las competencias y facultades qu>? en la actualidad tiene alríbiudas el Delegado Nacional de Sindicatos.

Cuarta, i. El sistema q´.ie rige en |a actualidad para la provisión y remoción de cargos .sindicales continuará eji visor- liasta tanto sf dicten las disposiciones fie aplicación del previsto en la presentí" Lev.

2. Quienes en la actualidad ocupan cargos electivos dr representación sindical continuarán en el ejercicio de su mandato, sin perjuicio tic completar, en cuanto sea necesario, de acuerdo con lo establecido en esta Ley, ios puestos de representación sindical que efe la misma se deriven.

Quinta. Hasta tanto la.s disposiciones orgánicas y procesales de Jos Tribunales de Justicia no regulen, de´t´ormn específica, la vía jurisdiccional´ para el ejercicio de las acciones a que se refiere el Articulo 49, 3 de esta Ley. corresponderá a Ja Sala de) Tribunal Supremo que se determine por el Ministerio de Justicia, el conocimiento de las pretensiones que se deduzcan en relación con los actos o acuerdos de lo.s .Sindicatos .Nacionales y demás Entidades Sindicales {(otadas de personalidad jurídica.

DISPOSICION DEROGATIVA

tjuíídau derogadas la Ley de Unidad Smdicaí de 26 enero de enero de J940, la Ley de Bases(de la Organización Sindical) de 6 de diciembre de .1940. la Ley sobre clasificación de ios Sindicatos Nacionales de 23 de junio de 1941, la Ley de Unidad Sindica]´Agraria de 2 de septiembre de .1943 y en «general cuantas disposiciones se "pongan a lo dispuesto en la presente Ley.

 

< Volver