Autor: Eynde, J. van den. 
 Manuel Zaguirre. Secretario general de la Unión Sindical Obrera. 
 Beneficiar a treinta y seis millones de españoles  :   
 (ni a treinta y seis familias oligárquicas). Es el programa económico que planteamos. 
 El Imparcial.    05/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 22. 

Manuel Zaguirre Secretario general de Unión Sindical Obrera

Beneficiar a treinta y seis millones de españoles

(no a treinta y seis familias oligárquicas)

Es el programa económico que planteamos

El socialismo autogestionario es la meta de la izquierda.

El acuerdo

UGT-Comisiones

Obreras es subsidiario del acuerdo

PC-PSOE.

La Unión Sindical Obrera está considerada como la tercera central sindical en cuanto a su número de afiliados. Después de la crisis que en el mes pasado llevó a una parte de la ejecutiva a fusionarse con UGT, USO se constituye definitivamente como el sindicato autónomo que siempre tuvo intención de ser. Manuel Zaguirre es su secretario general. Hace días hablábamos con el secretario general de la UGT, Nicolás Redondo; ahora Zaguirre tiene la palabra.

—¿.Qué entiende USO por autonomía?

—Cuando hablamos de autonomía nos referimos a independencia política, financiera y moral de cualquier fuerza ajena al sindicato (partidos políticos, gobierno, confesión religiosa, grupos de presión nacionales e internaciones...).

-¿Qué significa socialismo autogestionario?

—Parece que socialismo autogestionario es, hoy en día, el punto de convergencia, la meta que persiguen la izquierda y las fuerzas progresivas. Es una alternativa socialista que equidista tanto del socialismo leninista, que sacrifica la libertad y los derechos humanos en función de lo que llaman racionalidad económica y productiva, como del socialismo bombero de la social democracia, que es estrictamente un buen gestor de los intereses del capitalismo, un gendarme social. Es una vía intermedia, socialismo en lo económico, democrático en lo político, autogestionario en la organización participativa de la vida productiva, que son los tres pilares fundamentales de ese nuevo tipo de sociedad.

-Se acusa a USO de adoptar una actitud izquierdos.

—Es una acusación que Camacho nos viene lanzando con frecuencia. Yo siempre contesto que cuando otros se han desplazado tienen necesidad de justificarse intentando hacer ver que quienes se han desplazado somos nosotros. Hace poco más de un año, fuimos a la huelga general porque no estábamos dispuestos, a que los efectos de la crisis se cargaran sobre las espaldas de los trabajadores a consecuencia del programa económico que el primer Gobierno Suárez intentaba llevar a cabo. Con aquella huelga conseguimos que ese programa no se aplicara y creamos un marco de negociación más ventajoso para los trabajadores. Un año después ha ocurrido lo mismo; nosotros hemos adoptado la misma posición ante el Pacto de la Moncloa que ante el programa económico del pasado año, y hemos hechos las mismas propuestas, que no han sido apoyadas por las dos grandes centrales.

—¿No es desestabilizador criticar los Acuerdos de la Moncloa?

—Me imagino que desestabilizador es, en estos momentos, quien desde posiciones minoritarias y clandestinas pone bombas y realiza provocaciones. Quienes en el marco de una situación democrática planteamos una alternativa al programa económico, que beneficie a

treinta y seis millones de españoles, no a treinta y seis familias oligárquicas, no se nos puede llamar desestabilízadores, si no es con mala fe o miopía.

-Zufiaur acusa a USO de influencias cristianas.

—Bueno, Zufiaur ha dicho muchas tonterías. Todavía tiene que seguir diciendo muchas cosas para justificar lo injustificable. A dos meses vista de recoger y aceptar el mandato que !e dio un congreso, intentó tender y liquidar a USO, y para justificar eso, cuando se tiene un poco de vergüenza y decencia políticas, hay que echar cortinas de humo en plan industrial. Esa afirmación, como tantas otras —incluso ha dicho que somos un instrumento de UCD y PCE al mismo tiempo—, es absolutamente grotesca. No hay influencias cristianas en USO; hay trabajadores que son creyentes, como hay trabajadores que no tienen confesionalidad ni militancia política.

—¿Qué importancia tiene la escisión?

—La escisión no pasa de los cinco mil afiliados. El único factor negativo de esta escisión es que UGT ha cogido una rabieta y se empeña en decir que USO no existe. En este sentido parece que ha ido al acuerdo CC.OO.-UGT, subsidiario del acuerdo PCE-PSOE, en que no se reconozca la existencia de USO y, como contrapartida, el no reconocimiento de CSUT y SU, lo que interesa a CC.OO. Esto es, quiza, lo único que nos puede perjudicar, ya que en otro orden de cosas ha sido una clarificación.

— Ustedes han denunciado una ingerencia extranjera.

-Sí, absolutamente. Más que una ingerencia, ha sido una dirección de orquesta por parle de la CIOSL. La CIOSL está jugando muy fuerte en el plano sindical para fabricar un futuro que sirva a los intereses que la CIOSL representa en el mundo occidental —USA, Alemania...

-¿Qué importancia concede USO a ¡as elecciones sindicales?

—Van a suponer la configuración de los mecanismos representativos de los trabajadores, después de cuarenta años. Esto puede ser decisivo ahora que tenemos miles de convenios que renovar, y, en muchos casos, una situación caótica. Contribuirá, también, a clarificar el panorama sindical, ya que, en estos momentos, entre patronales y obreras, hay más de cuatro mil siglas de organizaciones registradas.

J. VAN DEN EYNDE.

 

< Volver