Autor: González-Ruano de Navascués, César (NAVASCUÉS/César de NAVASCUÉS). 
   La gota de agua     
 
 Arriba.    29/07/1977.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

La gota de Agua

1. Arespacochaga está dispuesto a sorprender al personal. Ahora va y dice que si los que votan

son los vecinos de Madrid y no los concejales de los partidos, que se presenta a las elecciones

para Alcalde. Todo ello después de llegar tarde a la rueda de Prensa (el cuarto de hora de

descortesía parece hacerse inevitable) y de acabar la cosa en perfecta armonía con la Prensa,

tomándose un pincho de tortilla en Casa Tino, el bar de enfrente, donde acude medio

funcionariado municipal. Pero, eso sí, a la Comisión de Gobierno no entran los periodistas. Una

cosa es que se dé entrada a los partidos — los diputados de Alianza Popular fueron los últimos

visitantes y sólo quedan el PSOE y UCD — y colaboración con las asociaciones de vecinos.

Pero en la Comisión de Gobierno, donde domina el Alcalde, no entra nadie. «Las actas son

públicas.» Aunque las actas no son taquigráficas, normalmalmente. Por último, ha habido

voces molestas con lo que se ha recogido en el último Pleno sobre la concesión de dos

licendias de taxi. Pero no declaraciones. «Esto no ofende sólo al Ayuntamiento, sino a

Comisiones Obreras y al Sindicato Unitario que apoyaron ¡a propuesta.» Que quede claro que

si alguien del Ayuntamiento o de estas centrales sindicales quiere aclarar lo que quiera tiene

las páginas abiertas para ello.

2. Las declaraciones del presidente de la asociación «Independiente» de Vecinos a Amelia

Castilla tienen la importancia de la novelad. Hasta ahora esto se había dicho en bastantes

ocasiones. Pero en las asociaciones de vecinos se discutían las afirmaciones asegurando que

procedían «de la derecha». Bueno, pues ahora es el miembro de una asociación de vecinos, un

hombre de la izquierda, de la UGT, el que dice que las asociaciones de vecinos no representan

a más del tres por ciento del vecindario madrileño. La novedad no es la afirmación, sino del

lugar que esa afirmación.

3. «Me estoy dedicando a ser ingeniero. que es lo mío. Y vivo muy tranquilo. Formo parte

todavía deI Consejo Superior de Transportes, que es un órgano asesor en esta materia, Pero

creo que ahora será suprimido. La verdad es que estoy muy tranquilo .Eso sí, muy agradecido

a todos.» Antonio Valdés, que fue delegado de Circulación y Transportes del Ayuntamiento,

Ministro de Obras Públicas, fue el hombre que dio el impulso definitivo a la autopista de La Paz,

que oíros retrasaron. Ayer fue al Ayuntamiento a dar las gracias por una Medalla de Oro, de

cuya concesión se había enterado por los periódicos. Fue un técnico que pasó por puestos

políticos. Su mayor obra es algo técnico: una autopista.

César DE NAVASCUES

 

< Volver