Autor: Checa, Antonio. 
 Tres meses de elecciones sindicales. 
 CC.OO. Y U.G.T. Controlan el Movimiento Obrero Español     
 
 Informaciones.    28/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

TRES MESES DE ELECCIONES SINDICALES

CC.OO. Y U.G.T. CONTROLAN EL MOVIMIENTO OBRERO ESPAÑOL

MADRID, 28 (INFORMACIONES, por Antonio CHECA).—Cuando casi tres millones de trabajadores han elegido a sus representantes sindícales y se cumplen los tres meses, prácticamente, de elecciones, menudean ya los balances. Hay deseo evidente de poner punto final a este largo proceso electoral, tan necesario, sin embargo, para clarificar la influencia real de las distintas centrales sindicales en nuestro país.

Comisiones Obreras ha vencido en las provincias más significativas —Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Alicante, La Corana, Asturias—, es decir, prácticamente en todas las provincias españolas que superan el millón de habitantes. Sólo Vizcaya, feudo de la U.G.T., escapa a este panorama. CC. OO. triunfa claramente en el cómputo final, aunque en número de provincias las fuerzas están más igualadas, dominando cada una la veintena de provincias y con fuerzas similares en el resto. A U.G.T. le ha perjudicado su triunfalismo inicial —ese triunfalismo que tanto daño está haciendo al socialismo en España—, cuando un análisis más global revela que el socialismo español tiene una implantación sindical superior a la del resto de los países mediterráneos —Francia, Italia, Portugal, Grecia y Turquía—, sobre todo si le añadimos los delegados -de U.S.O. Pero, precisamente por afirmarse vencedora «a priori», U.G.T. es «la vencida» en estas elecciones.

LOS INDEPENDIENTES

La tercera fuerza sindical, la de los independientes, de difícil análisis, primera fuerza .incluso en algunas provincias pequeñas y subdesarrolladas, representa entre el 10 y el 12 por 100. En un futuro esta fuerza, hoy dispersa, podrá configurar un gran sindicato moderado, o bien diluirse entre los ya existentes. Es muy relevante el triunfo de los independientes en el amplio sector de la Seguridad Social.

La tercera central sindical, U.S.O., ha ido, poco a poco, mejorando sus posiciones —aún le quedan algunas bazas, como Telefónica, donde su penetración es importante—," hasta quedar con alrededor del 5 por 100. Mientras C.S.U.T. y S.U., centrales éstas propicias al triunfalismo —sobre todo el Sindicato Unitario, auto-afirmado, sin base, como «tercera central sindical», pero cuya penetración en el mundo laboral catalán es mínima, discreta en Madrid, aceptable en el País Vasco, Navarra y Rioja (su principal área), y mínima también, «ai alguna excepción, en el resto del país.

Triunfo importante del sindicalismo nacionalista en el País Vasco, aceptable implantación del sindicalismo nacionalista gallego —alrededor del 10 por 100 de delegados en Pontevedra, su principal bastión— y fracaso, esperable, del sindicalismo nacionalista catalán, mucho peor organizado que el vasco, pero, sobre todo, víctima de la composición extracatalana, por vía de la emigración, de gran parte de la fuerza laboral —industrial y de servicios— de Cataluña.

PEQUEÑAS SIGLAS

Fracaso de los, pequeños sindicatos moderados, divididos entre muchas siglas, poco organizados —algunos prácticamente han iniciado su actividad con estas elecciones— y con alternativas no siempre claras, entre esas muchas siglas, algunos sindicatos no marxistas, pero obreristas, y otros sencillamente amarillistas. mezcla que ha dificultado las opciones de les primeros. Finalmente, la C.N.T. muestra una relativa implantación en Cataluña y, aunque su postura abstencionista dificulta el análisis, como los porcentajes de votación han sido altos, cabe señalar que con esa salvedad catalana, su implantación es muy escasa.

Con la excepción del País Vasco, Navarra y Rioja, donde hay una gran presencia de todas las centrales sindicales, estalistas y nacionalistas, y las fuerzas están muy equilibradas —entre cuatro o cinco centrales en pugna—, en el resto de España, U.G.T. y Comisiones se reparten la fuerza laboral española en un porcentaje que bordea el 70 por 100, con alguna excepción (U.S.O. en Cádiz, -S.U. en Huelva...), donde se da una situación triangular.

Como las centrales sindicales «moderadas» (CC. OO., U.G.T.) han triunfado sobre las «radicales» (C.S.U.T., S.U., C.N.T), —en una clasificación forzosamente simplista—, cabe esperar una mayor coordinación entre las dos grandes centrales que, hoy por hoy, controlan el movimiento obrero español

Si de las elecciones legislativas salió un esquema de partidos que favorecía la estabilidad democrática, también de las elecciones sindicales de estos tres meses cabe afirmar que ha salido un esquema de fuerzas estabilizador, dentro, inevitablemente, del carácter siempre reivindicativo que tiene el movimiento obrero en todo el mundo.

 

< Volver