Los dirigentes sindicales analizan las elecciones (V). 
 Camacho (CC.OO.): "Las centrales sindicales negociaremos los convenios colectivos"     
 
 Informaciones.    31/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 26. 

LOS DIRIGENTES SINDICALES ANALIZAN LAS ELECCIONES (V)

Camacho (CC.OO.): «Las centrales negociaremos los convenios colectivos»

«LOS RESULTADOS ELECTORALES COINCIDEN CON NUESTRAS PREVISIONES»

«NO SE PUEDE HABLAR DE LOS NO AFILIADOS COMO UNA FUERZA SINDICAL»

MADRID, 31 (INFORMACIONES).

DON Marcelina Camacho Abad nació el 21 de enero de 1918 en Osma la Rasa (Soria). El mismo escribe esta nota biográfica: «Mi padre era guardaaauías y mi madré guardabarrera. Siendo el maestro un sacerdote, fui monaguillo mientras estuve en la escuela primaria. Cuando me preparaba para el ingreso en los ferrocarriles, como mi padre y mi abuelo, llego el 18 de julio.»

En enero de 1935, con otros compañeros, reorganicé el Sindicato de Oficios Varios de U.G.T. de Osma la Rasa. He militado en U.G.T. hasta mediados de la década de los 50.

En 1966 fui detenido por preparar - una manifestación de apoyo a la entrega de un escrito que con 30.000 firmas llevamos al Ministerio de Trabajo, en el cual se contenían las reivindicaciones del momento. Acusado de asociación ilícita por Comisiones Obreras, fui nuevamente detenido en enero de 1967 y puesto en libertad bajo la presión de las manifestaciones masivas que se desarrollaron.

El 24 de Junio de 1972, nueva detención: «proceso 1.001». Mientras en el sumario 178/66 fui condenado a cuatro meses de cárcel por asociación ilícita a Comisiones Obreras, en él «1.001» la pena se elevó a veinte años.

Políticamente, Ingresé en el P.C.E. el 2 de febrero de 1935, siendo instructor del partido en varias divisiones del Ejército republicano. He sido elegido sucesivamente miembro del Comité Centrad y del Comité Ejecutivo, y soy diputado del P.C.E. por Madrid.»

INFORMACIONES, — ¿Cómo valora los resultados provisionales de las elecciones sindicales?

CAMACHO — Las últimas cifras hechas públicas por el Ministerio de Trabajo sobre las elecciones sindicales ponen de manifiesto dos cosas: la generalización de las mismas, pues ya han votado casi tres millones y medio de trabajadores, y el triunfo de Comisiones Obreras y el sindicalismo de dase en general. Según nuestros datos, el número de delegados de CC.OO. elegidos es de alrededor del 50 por 100 del total Al margen de la guerra de cifras, CC OO. se sitúa por encima de la central que le sigue a continuación, casi doblándola en número de delegados elegidos, de modo que hoy en todos los niveles políticos, económicos y sindicales, nacionales o internacionales, se opera conforme a la geografía sindical salida de estas elecciones. Los hechos se están imponiendo. La política del Gobierno y los empresarios, con su protección a los sindicatos amarillos, ha sufrido un duro golpe, pues está dar o que sólo con los delegados de CC OO. y U.G.T. superamos el 75 por, 100 del total.

Por lo que respecta a la distribución territorial de los delegados, según los datos del Ministerio, llevamos 12.097 delegados en Barcelona; 10.860, en Madrid; 4.839, en Valencia; 2.605, en Alicante; 1.560, en Sevilla; 1.514, en Asturias; 1.415, en Zaragoza; 1.196, en Vizcaya, y 1.062, en Baleares. Es decir, Comisiones Obreras ha ganado en las grandes concentraciones industriales, en las que el movimiento obrero está más desarrollado y existe una mayor experiencia y combatividad Por sectores, se da el mismo fenómeno: el metal, la construcción, el transporte, la minería, el textil..., las ramas más fuertes y combativas, registran el mayor porcentaje de delegados de CC.OO.

Los resultados están plenamente conformes a nuestras previsiones, que nos situaban entre un 45 y un 50 por 100 del total de delegados. Como se ve, están en el límite más favorable de nuestras previsiones, que estaban basadas en una sólida base: las elecciones previas desarrolladas a partir de octubre, y en las que votaron alrededor de medio millón de trabajadores.

Respecto a nuestra incidencia, según tamaños de empresas, tanto nuestros resultados como los del Ministerio de Trabajo indican que nuestras candidaturas han triunfado en todas las categorías de empresas: pequeñas, medianas y grandes, incluso en servicios donde existe una base social para un sindicalismo reformista.

Geográficamente, nuestros «fuertes., son los grandes núcleos industriales: Barcelona, Madrid, Valencia, Sevilla, Asturias, Zaragoza, País Vasco, Galicia, Baleares ...

En general, nuestros peores resultados se están dando en las zonas y ramas de producción más atrasadas en el terreno sindical, allí donde existe una menor experiencia sindical.

Entre los logros que cabe contar en las elecciones sindicales, uno de los más importantes es el proceso unitario. Y esto, primero, porque los trabajadores, al concentrar su voto en dos grandes centrales, y con ventaja precisamente a la central que se ha distinguido en su aspiración unitaria, han dado claramente un voto a la unidad. Y segundo, porque tras el acuerdo CC.OO. - U.G.T., que eirrfó de marco a las elecciones, no se ha producido a todo lo largo y lo ancho de la campaña ni un solo incidente que reseñar.

Este clima unitario que ha presidido la celebración de las elecciones, reforzado por la elección óe todos los trabajadores de comités de empresa unitarios, ya está dando sus frutos: la acción contra el paro del 5 de abril Ni que decir tiene que CC.OO. seguirá esforzándose por alcanzar la unidad sindical hoy mejor que mañana; creo que se tapone un examen de conciencia de todos aquellos grupos que no alcanzan un tanto por ciento superior al 5 por 100, ya que el sindicalismo es antes que nada capacidad de presión y de negociación.

Por último, y en relación a] tema de los «no afiliados», no me parece correcto hablar de estos delegados como un tocio, como una categoría. Los delegados «no afiliados» son lo que indica su denominación, y entiendo que no cabe hablar de ellos como de una fuerza sindical organizada. Entre estos compañeros se está dando ya un proceso de afiliación a medida que se va clarificando el panorama sindical.

I.—¿las elecciones municipales van a estar influenciadas por los resultados de las sindicales?

C.—Creo que de la misma manera que el voto del 15 de Junio ha influido, pero no se ha trasferido numéricamente a las elecciones sindicales, los resultados de éstas tendrán, sin duda, repercusión en las municipales, pero no olvidando que se trata de objetivos y niveles distintos. A I-—¿Qué corrientes van a predominar en el futuro sindicalismo español?

C.—Predomina ya en el sindicalismo español y va a predominar aún más, el sindicalismo de clase, con sentido de responsabilidad nacional.

I.—¿Van a negrociar las centrales los convenios colectivos?

C.—Sí, sobre todo a los niveles nacionales, de ramas de industria; a nivel de provincias, de forma mixta en algunos casos.

I.—¿De qué ideología está más cerca su sindicato?

C.—De un sindicalismo de oíase, unitario en la libertad, sociopolítico, de masas, democrático e independiente de todos los partidos y de todos los Estados. Los trabajadores como los patronos, no se dividen por colores, sino que se unen por clases: a un lado los trabajadores; a otro, los empresarios, cualesquiera que sean sos ideas.

I.—¿Cómo clasificaría a su sindicato: derecha, centro, izquierda ... ?

C.—Nuestro sindicato es de masas y de clase. Sin duda los trabajadores coinciden con las izquierdas, pero dentro d él caben trabajadores de i\ importa qué ideología.

 

< Volver