Autor: Río López, Ángel del. 
 Partidos y asociaciones de vecinos. 
 Impotencia de las Corporaciones Locales ante las repercusiones del proceso urbanístico     
 
 Ya.    30/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

30-IV-77

MADRID

PARTIDOS Y ASOCIACIONES DE VECINOS

Impotencia de las Corporaciones locales ante las repercusiones del proceso urbanístico

• Postura política del P. C. contra la estructura de la Administración local: enfrentamiento de los

problemas ciudadanos contra los Ayuntamientos.

• Popularizar todas las entidades cívicas existentes y establecimiento de asesorías jurídicas que

informen a los ciudadanos contra los desmanes urbanísticos.

Las administraciones locales han venido padeciendo una serie de graves problemas que incluso han

desembocado en situaciones violentas, muy especialmente al comenzar la década de los años 70 y

florecer el movimiento ciudadano a través de órganos catalizadores en forma de asociaciones de vecinos.

Las administraciones locales se han visto impotentes para abordar una serie de problemas municipales por

su falta de autonomía y por ser simplemente sucursales de la Administración central. Las competencias de

estas administraciones han estado muy limitadas y las decisiones de alto nivel se han tomado desde los

puestos de la Administración central.

El proceso urbanístico experimentado por la provincia de Madrid en los últimos diez años, ha acarreado

los mayores quebraderos de cabeza para las administraciones lóenles de la provincia, algunas de ellas

impotentes e incompetentes para solucionar por sí mismas las deficiencias planteadas por el crecimiento

urbano.

El Partido Comunista, a la hora de plantear su actuación en la zona Centro, hurga en ese amplio campo de

las críticas municipales, bien abonado por las actuaciones del movimiento ciudadano, y saca la grama de

una anarquía urbana que no admite dudas y que la propia Administración ha reconocido en ocasiones. Ahí

están las deficientes planificaciones viarias, los núcleos de congestión, los grotescos asentamientos

poblacionales y el elevado nivel de especulación del suelo.

CONTRA LA ADMINISTRACIÓN

En función de toda esta panorámica, muy general, de la zona (Madrid y su provincia), el PC se plantea las

siguientes orientaciones y tareas políticas a abordar: • "Como Partido de vanguardia, hemos dé cumplir un

papel dirigente, impulsando y animando todas las iniciativas que supongan la movilización de los

ciudadanos."

• "Hay que incorporar a este importante sector de Madrid—se refiere al Centro—a la lucha si queremos

que el movimiento ciudadano sea reflejo de todos los estamentos sociales lesionados por el poder

actual."

• Alude el PC a la necesidad de paralizar los planes de reordenación urbana sectoriales y

generales, por ser nefastos a los intereses de la mayoría de la población.

• Las entidades cívicas deben ser órganos de expresión y movilización reivindicativa de las masas

ciudadanas que reivindiquen y fomenten la participación en 1os asuntos públicos de los ciudadanos,

independientemente de los ayuntamientos, Administración y partidos políticos

• Popularizar todas aquellas entidades cívicas existentes.

• "Tenemos que extender—dice el PC—nuestra influencia, conectando a nivel de calle y manzana

con las estructuras básicas de comunidades de copropietarios y de inquilinos que ya existen con muy

deficiente funcionamiento, constituyendo asesorías jurídicas que informen y protejan a los

ciudadanos de los desmanes municipales y de los propietarios especulado-res."

Los dos últimos puntos del programa del PC se refieren a hechos en cuyo desarrollo no hay duda que ya

han intervenido a través de las asociaciones de vecinos, puesto que sus puntos reivindicativos confluyen

con los expuestos por el movimiento ciudadano y que se basan en el enfrentamiento de los problemas

ciudadanos con la Administración, el ayuntamiento, etcétera, concretando responsabilidades

administrativas y presentando las reivindicaciones en una dialéctica de enfrentamiento para la resolución

de los problemas. La teoría, naturalmente, es respetable como cualquier otra, aunque rara vez de posturas

encontradas, de enfrentamiento a "priori", han salido soluciones concretas y mucho menos consecuencias

ventajosas para esos ciudadanos que se dirigen adonde se les guía, y la reciente historia del movimiento

ciudadano así lo demuestra.

Exigen también la dimisión de los cargos municipales y especialmente la del alcalde de Madrid, en base a

un Ayuntamiento democrático, que, sin ningún género de dudas, saldrá de las próximas elecciones

abiertas por el actual Gobierno de la Monarquía, a quien en ningún momento se le reconoce su labor de

apertura a nuevos cauces democráticos. Ni que decir tiene que la ley de Régimen Local es atacada dura

fuente, y a nadie se puede ocultar los muchos razonamientos que fundamentan este ataque.

A. DEL RIO

 

< Volver