Reparos del sindicato reformista a la reforma sindical     
 
 Informaciones.    11/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

SAN SEBASTIAN, 11 (EUROPA PRESS). — En la reunión que durante cuíco horas mantuvo ayer el Sindicato Vasco de Empresarios EINKOR se llegó a su disolución, a causa del enfrentamiento que se produjo entre los partidarios de la palabra «Euzkadi» y los de la denominación "País Vasco".

Los socios fundadores del mencionado organismo habían hecho figurar en los estatutos provisionales la palabra « Euzkadi». Una gran parte de los empresarios afiliados no estaban de acuerdo con la utilización de esta terminología, queriendo sustituirla por la de «País Vasco», por considerar que el cambio supondría un mayor número de empresas adherí das.

Sometido a votación, resultó que 135 votaron a favor de la denominación «País Vasco», contra 111 que votaron a favor de «Euzkadi». Como consecuencia, hacia el final de la noche se llegó a la disolución de

EINKOR REPAROS DEL SINDICATO REFORMISTA A LA REFORMA SINDICAL

MADRID, 11 (CIFRA) La Confederación Sindical Obrera (C.S.O.) —sindicato reformista— reconoce que el proyecto de ley sobre el Derecho de Asociación Sindical supone un avance considerable para normalizar la situación sindical, aunque dice que no concuerda totalmente con sus exigencias.

Tal actitud ha sido dada a conocer mediante un comunicado de esta central sindical, en el que estima que las soluciones al tema de la libertad sindical contienen todavía «limitaciones inaceptables».

Precisa que el proyecto, en determinados puntos, transcribe el contenido del convenio 87 de la O.I.T., pero que, en otros, «apunta soluciones que vulneran y contradicen, tanto el citado convenio Internacional como la doctrina expuesta por el Comité de Libertad Sindical y la Comisión de Expertos, en aplicación de convenios y recomendaciones de la O.I.T.».

Señala que la limitación que se pretende, al imponer la libertad de asociación en cada rama de actividad, es un condicionamiento y una restricción a la libertad de las centrales sindicales en lo que respecta a su estructura y a su organización, que repercute asimismo, añade, en un derecho a elaborar libremente los Estatutos.

La C.S.O. rechaza la prohibición referida a la relación de las centrales con los partidos o asociaciones políticas, pese a que mantiene entre sus postulados la apoliticidad, y señala a este articulo como falto de realismo.

En lo que se refiere a la «suspensión cautelar», estima la C.S.O. que «las consideramos una cautela típicamente autoritaria», y expresa finalmente su rechazo a la exclusión de los funcionarios públicos del ámbito de la ley, «por entender que tal medida es antidemocrática y contraria a la verdadera libertad

sindical».

 

< Volver