Autor: Martínez de Tejada, María José. 
   La Vaguada: Los comerciantes dispuestos a colaborar para rescatarla     
 
 Informaciones.    02/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

La Vaguada: Los comerciantes, dispuestos a colaborar económicamente para

rescatarla

MADRID 2 (INFORMACIONES, por Maria José Martínez de Tejada)

LA mayor parte de los comerciantes del barrio del Pilar estarían dispuestos a

colaborar económicamente en una suscripción publica que sirviera para rescatar

La Vaguada para el barrio, según una encuesta realizada por INFORMACIONES

En el barrio existen alrededor de 1500 comercios constituidos como empresas

familiares. La superficie destinada a locales comerciales es de 0.70 metros

cuadrados por habitante cifra superior a la media de Madrid que anda por los

0.64 metros cuadrados. Muchos de estos pequeños comerciantes se verían

obligados a cerrar sus puertas si se lleva a cabo la construcción del

proyectado Centro Comercial Barrio del Pilar S.A.

COMPETENCIA COMERCIAL

Don Federico Ortega, propietario de una ferretería, estaría dispuesto a

colaborar económicamente en el rescate de La Vaguada: «Yo calculo que la

apertura del centro comercial —explica el señor Ortega— me quitaría un 50 por

100 de la venta actual. Creo que el problema sería mayor para los comercios de

la alimentación». En opinión de este comerciante, quienes estuvieran situados

más cerca del centro comercial verían aumentadas sus ganancias, «ya que los

grandes almacenes quitan clientes a los pequeños pero también atraen». Dona

Pilar González, propietaria de una tienda de juguetes en la calle de Ponferrada

opina que el problema de La Vaguada no es el único en materia de comercio que

tiene el barrio, y lo explica así: «Aquí mismo está construido un mercado que

al parecer no se abre, por presiones de algunos comerciantes de la zona».

Doña Pilar vende juguetes de plástico y bisutería barata: «La apertura de este

mercado si me beneficiaría, en cambio el centro de La Vaguada ni me perjudica ni

me beneficia ya que ni yo puedo competir con ellos ni ellos conmigo es un

negocio diferente». En su opinión lo que esta sucediendo en el barrio es que

«todo lo bueno se lo están llevando para la parte rica donde los pisos cuestan

millones de pesetas. Allí abajo están poniendo el Metro, allí quieren un parque

mientras en esta zona donde vivimos quienes primero llegamos nos han dejado

abandonados». Pese a sus opiniones doña Pilar González estaría dispuesta

a colaborar en la suscripción pro Vaguada «al fin y al cabo —añade—, yo vivo en

el barrio»

IMPOSIBILIDAD DE LUCHAR CONTRA LOS GRANDES

El dueño de una zapatería para niños que pidió silenciáramos su nombre

considera que «es imposible luchar contra los grandes» y añade: «De todas formas

el problema sería el mismo que si mañana colocan otra zapatería infantil

enfrente de la mía, yo también perdería dinero pero no me opondría. Tampoco

nadie se opuso cuando yo me instalé aquí». Considera que lo primero es

conseguir lo que el barrio necesita y luego ya vendrán los centros comerciales.

También dona Josefa González dueña de una tienda de ropa estaría dispuesta a

colaborar en el rescate de una zona verde para el barrio. En cuanto a los

perjuicios que la instalación de un gran centro comercial le ocasionaría

«serían grandes ya que el público al tener otro sitio donde ir ya no acudiría a

mi establecimiento»

 

< Volver