Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
   Barcelona: varias horas de agitación callejera     
 
 Informaciones.    03/05/1976.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

BARCELONA: VARIAS HORAS DE AGITACIÓN CALLEJERA

Por Enrique SOPENA BARCELONA, 3.

Desde antes de las diez de la mañana y hasta -las dos de la tarde del sábado 1 de mayo, se registraron en Barcelona numerosos intentos de manifestación, aunque sólo te consiguieron formar dos concentraciones compactas integradas —según "El Correo Catalán» de ayer— por unas 3.000 personas cada una.

Las alteraciones del orden público obedecieron a la convocatoria de manifestación lanzada por los organismos sindicales ilegales Comisiones Obreras, Unión General de Trabajadores, Unión Sindical Obrera, Solidaritat d´Oorers Catalans y, en solitario, por la Confederación Nacional de Trabajadores.

El objetivo del llamamiento conjunto de CC. OO., V.G.T., V.S.O. y S.O.C. pretendía una concentración en la plaza de Cataluña. Los accesos a esta, así como sus alrededores, fueron cortados por la Policía, la cual efectuó a lo largo de la mañana un gran despliegue de efectivos.

La suma total de personas participantes resulta, como Indica «Mundo Diario», de «imposible cálculo», aunque una nota oficial de Jefatura Superior de Policía subraya «que la totalidad de los participantes en estas algaradas cabe situarla entre 1.500 y 2.000 personas, la mayoría de edades comprendidas entre diecisiete y veintidós años». Por su lado, la mayoría de matutinos se abstienen de ofrecer cifras globales y prefierieron en sus titulares hacer hincapié en consideraciones genéricas, tales como «numerosos grupos en puntos diversos de la ciudad» y «múltiples intentos de manifestación» ( «Diario de Barcelona»); «Durante toda la mañana se produjeron conatos de diversa duración en el centro de la ciudad» («Mundo Diario») y «Pequeños, pero numerosos grupos trataron de manifestarse en distintos puntos de la ciudad» («La Vanguardia»!.

INCIDENTES Y ENFRENTAMIENTOS

Los incidentes y enfrentamientos fueron constantes durante la mañana. En esta ocasión se advirtió una movilidad policial extraordinaria mediante vehículos del 091 sobre todo, que recorrían las principales calles en baterías de dos y tres unidades. «A veces —narra "El Correo Catalán"— marcharon en dirección contraria e incluso por las aceras del paseo de Gracia.» El mismo periódico añade esta circunstancia: «Llamó la atención un grupo de medía docena de jóvenes, quienes dirigidos por un nombre de más edad, esgrimieron pistolas y efectuaron varios disparos al aire en la calle Mayor de Gracia. Según testigos presenciales añade el rotativo—, no se tienen indicios de que tales personas fueran funcionarios policiales.»

En el transcurso de los conatos, cinco personas resultaron heridas de cierta consideración.

El número de detenidos —o retenidos— se acerca al centenar y casi.si todos fueron puestos en libertad horas después. El sacerdote don Lluis María Xirinacs fue detenido en su lugar habitual —frente a la Cárcel Modelo— y trasladado a un «jeep» de la Policía. Conducido finalmente a una Comisaría, mosén Xirinacs fue puesto en libertad posteriormente. Un equipo de la televisión inglesa (B.B.O.) fue asimismo retenido. En sste orden de intervenciones policiales, «El Correo» apunta que «algunos periodistas, pese a identificarse fueron golpeados».

UN JOVEN SE SUICIDO

El diario «Avui» precisa que uno de sus redactores que apartado enérgicamente por la Policía del lugar donde se produjo un suceso mortal. El hecho aconteció sobre la una y media en paseo de Gracia-Rosellón. Puentes oficiosas han señalado que se trató de un suicidio por parte de un hombre joven de veintiocho años, al parecer sometido a. tratamiento psiquiátrico y que actualmente siempre según esas fuentes— sufria una depresión. La agencia Europa Press informa en este sentido que el joven perdió la vida al arrojarse desde la ventana de su domicilio e ir a caer sobre un «jeep» de la Policía Armada que se hallaba estacionado junto al edificio.

El joven tenía, al parecer —prosigue la citada agencia—, perturbadas las facultades mentales, y su madre no pudo evitar que se arrojase por la ventana. «Mundo Mario» trata de completar la noticia agregando. «rPuestos en contacto con la familia del citado muchacho, se nos ha comunicado que "la desgracia es de carácter estrictamente familiar y no tiene nada que ver con lo que en aquellos momentos sucedía en la calle".» Ayer por la tarde, este cronista intentó mantener una conversación telefónica con el domicilio del mencionado joven.

Una voz masculina se negó a facilitar cualquier detalle, acusó a los periódicos barceloneses de «haber tergiversado la noticia» y por dos veces colgó inmediatamente el aparato.

Los dirigentes sindicales. primeros firmantes de la solicitud de manifestación prohibida por el gobernador civil, señor Banchez Terán, difundieron un comunicada en la tarde del sábado, parcialmente reproducido por un matutino de la Ciudad Condal. Explican que, a la vista de la presencia de la Policía en la plaza de Cataluña, se dirigieron al capitán de la zona «para pedirle que no actuara y permitiera circular y manifestar en función de que no ocurrirían hechos desagradables para todos. El capitán prácticamente no nos dejó hablar y nos invitó a circular». La misma nota abunda en lo ya apuntado antes de que «ha habido disparos de personas no identificadas».

EN OTRAS LOCALIDADES

También debe - consignarse que diversos actos y manifestaciones tuvieron como escenario otras localidades catalanas. En Tarrasa, alrededor de dos mil quinientas personas tomaron parte de una concentración autorizada en el parque de Vallparadis y que se desarrolló entre las diez de la mañana y las tres de la tarde.

Hablaron lideres de la Coordinadora de Barrios, de Comisiones y de la U.G.T. Se desplegaron banderas catalanas y banderas rojas. No hubo incidentes. En Sabadell se observó cierta tolerancia policial, mientras se celebraba una asamblea con participación de más de dos mil obreros. Idéntica tolerancia caracterizó dos manifestaciones posteriores.

No ocurrió lo mismo en Cornelia, donde ¡as fuerzas del orden público —según «Diario de Barcelona»—, penetraron por dos veces en el Casino Cultural de San Ildefonso, dispersando enérgicamente a los jóvenes reunidos en el interior y en la puerta del centro, «así como a los niños que jugaban al pin-pong en la sala del mismo, tras lo cual exigieron al presidente del casino que cerrase las puertas del mismo.

Entre los confusionados figura don Francisco Guijarro Aranda, de veintiún años, subnormal.

La Asociación de Padres de Niños Subnormales ha redactado una protesta para entregar al alcalde.»

En Santa Coloma, Manresa, Gerona, Villanueva y otras poblaciones se produjeron alteraciones, manifestaciones, actuación de la Policía y detenciones.

 

< Volver