La huelga, reconocida. 
 La huelga en el mundo     
 
 Informaciones.    10/05/1975.  Página: 6-7. Páginas: 2. Párrafos: 19. 

LA HUELGA EN EL MUNDO

TANTO en Europa cernió en Estados Unidos, la huelga no está regulada casuísticamente en lineas generales. Funcionan la costumbre, la jurisprudencia, los convenios colectivos, de modo que se puede saber qué huelga es lícita y cuál e» ilícita, cuál origina indemnización, daños y perjuicios y cuál no. Es decir, la regulación de la huelga en todos estos países no es una regulación desde arriba, impuesta por el Gobierno, sino que se trata de una regulación establecida por los interesados, de un pacto entre empresarios y trabajadores y de ambos con el Estado.

De hecho, en la mayoría de los países democráticos de Europa, los Gobiernos no osan tomar una decisión política que afecte lo económico sin consultar previamente la voz de las centrales sindicales. A este respecto, el caso de Gran Bretaña es sumamente indicativo: el Gobierno de Harold Wilson ha tenido que llegar a un acuerdo con las grandes centrales sindicales (el contrato social o «social compacto), consistente en no pedir aumentos superiores al nivel del coste de la vida y negociar con el Gobierno antes de iniciar una huelga.

Al margen de estas huelgas que podiamos calificar como «licitas» o sindicales, también se dan en los países de Europa occidental las huelgas llamadas «salvajes». Cuando la clase obrera o sectores concretos de ella se desentienden de las directrices sindicales y promueven situaciones de violenta ruptura con el empresario (y directa o indirectamente con el mismo Gobierno), la mayor parte de los ordenamientos occidentales tratan estas •huelgas salvajes» en paridad con el fenómeno de la huelga sindical, unas veces por condicionamientos institucionales, como en el caso de Italia o de Francia; otras por razones derealisde Francia; otras por razones de realistaña, y otras por táctica empresarial, como en el marco de la República Federal Alemana.

Respecto a la huelga política», es decir, la huelga que se dirige contra el Estado y no contra los empresarios, porgue se ataque la política gubernamental en materia de salarios o la política fiscal del Estado, está admitida cu todos los países de Europa occidental y no se considera delito, aunque es sancionable. En este caso, la huelga considerada ilícita podría ser castigada con multas y. en algunos casos, con despidos.

En resumen, y en términos generales, puede afirmarse que el derecho de huelga está reconocido en todos los países occidentales y que sólo en determinados casos se regula de acuerdo con las fórmulas legales vigentes en cada país.

A continuación veremos los ordenamientos sobre la huelga de los seis países miembros de la C. E. E. y de los Estados Unidos.

* FRANCIA: Salvo la huelga de funcionarlos públicos, que está regulada en este país por ley de 31 de julio de 1963, la huelga no está sujeta a ninguna regulación casuística.

La huelga está admitida corno un «derecho absoluto» en la Constitución de la República Francesa de 1946. Sólo en circunstancias excepcionales, según establece el artículo 16 de la citada Constitución, «el Presidente puede declarar su ilegalidad».

En contrapartida, el «lock-out» no se practica en Francia, ya que no se contempla en la Constitución de 1946.

La formula de solución de las huelgas esta contemplada en la ley de 26 de julio de 1957, que establece la conciliación, la mediación y el arbitraje.

* GRAN BRETAÑA: El derecho de huelga está admitido, y salvo la ley Carr —promulgada en 1969 y derogada después por el Gobierno Wilson—, que reguló la misma en un corto período de tiempo, no ha tenido ni tiene ningún tipo de regulación. Únicamente se sancionan con multas las «huelgas salvajes». Existe, sí, un pacto entre el Gobierno y los Sindicatos —el contrato social—, por medio Sel cual se intenta evitar las huelgas que alteren la estabilidad económica.

Respecto al procedimiento de solución de las mismas, se da primacía a lo pactado entre ambas partes —trabajadores y empresarios—, teniendo la legislación carácter supletorio.

* REPÚBLICA FEDERAL ALEMANA: Está reconocido el derecho de huelga y se consideran todas lícitas y admisibles, salvo aquellas que sean esencialmente políticas —es decir, las huelgas generales o las que se dirigen contra alguna política del Estado—. La huelga en Alemania no sólo es admisible, sino que está considerada «soclalmente adecuada».

La fórmula de solución de las mismas pasa de los organismos conciliadores en la empresa a la conciliación y arbitraje por medio de las Oficinas Nacionales de Conciliación.

* ITALIA: En Italia la huelga está admitida, según reconoce la Constitución de 1947. El «lock-out» está considerado también lícito como respuesta a la huelga desde mayo de 1960.

El procedimiento de solución consiste en los convenios colectivos, la conciliación y el arbitraje.

* BÉLGICA: Está reconocido el derecho de huelga y regulado por medio de la ley de 19 de agosto de 1948 y por dos proyectos posteriores: el proyecto Trocler y el proyecto Major. En aquellas empresas que tienen establecidos convenios colectivos es obligatorio el trámite de conciliación antes de iniciar una huelga.

* PAÍSES BAJOS: Está reconocido el derecho de huelga, y aunque no está regulado en la Constitución, se admite y se practica.

* ESTADOS UNIDOS: Reconocido el derecho de huelga y regulado por medio de la ley Taft-Hartley de 1947, que establece que las huelgas pueden ser lícitas o ilícitas por prohibición expresa.

 

< Volver