Burgos. 
 El presidente del Gobierno y el ministro de trabajo inauguraron el centro de promoción profesional obrera     
 
 ABC.    31/10/1974.  Página: 37-38. Páginas: 2. Párrafos: 29. 

ABC. JUEVES 31 DE OCTUBRE DE 1974. EDICIÓN DE LA MAÑANA.

BURGOS

EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO Y EL MINISTRO DE TRABAJO INAUGURARON EL CENTRO DE PROMOCIÓN PROFESIONAL OBRERA

«Hemos de conseguir cada día mayores ámbitos de libertad y participación responsable», dijo don Licinio de la Fuente

«EL PLENO EMPLEO Y EL DESARROLLO REGIONAL EQUILIBRADO, ENTRE LOS OBJETIVOS SOCIALES DEL MOMENTO»,

AÑADIÓ

«El Gobierno se ha empeñado en un proceso de desarrollo político», manifestó en su discurso don Carlos Arias

BURGOS 30. Poco después de las diez de la mañana llegó,a Burgos, por carretera, el presidente del Gobierno, don Carlos Arias Navarro, para iniciar su primera visita oficial a la capital burgalesa.

A la entrada de la ciudad, el señor Arias Navarro fue recibido por el gobernador civil de la provincia, con quien se trasladó a la plaza de Capitanía General. Junto con el presidente del Gobierno llegaron el señor Rodríguez d« Valcárcel, presidente de las Cortes, y los ministros de Educación y Ciencia y Relaciones Sindicales, señores Esteruelas y Fernández Sordo. El vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Trabajo, señor De la Fuente, se encuentra en Burgos desde anoche.

Una vez en la plaza de Capitanía General, y tras descender del automóvil, el señor Arias Navarro fue cumplimentado por las primeras autoridades burgalesas, encabezadas por el capitán general de la VI Región Militar, teniente general Prada Canillas. Después de los saludos, el señor Arias Navarro pasó revista a la batería de honores del Regimiento de Artillería número 63, con escuadra, banda y música, que le rindió los honores de ordenanza. Acto seguido fes citadas tropas desfilaron ante el presidente del Gobierno.

A continuación, el señor Arias Navarro y .gas acompañantes -pasaron al interior del edificio de Capitanía General, donde tuvo lugar la recepción oficial de la ciudad.

Ante las reiteradas peticiones de los millares de burgaleses que habían acudido a recibirle, el presidente del Gobierno se asomó al exterior de Capitanía. General y desde un batean de este edificio saludó a cuantos se hallaban fuera y que en aquellos momentos le aclamaban. El señor Arias Navarro dio las gracias por la bienvenida y prometió regresar a Burgos con más detenimiento.

Una vez la comitiva en el salón de honor de Capitanía General, el teniente general Prada Canillas dio la bienvenida al presidente del Gobierno en nombre de todas las autoridades civiles y militares y pueblo de Burgos.

A continuación el señor Arias Navarro, ministros del Gobierno y demás personalidades se trasladaron al nuevo centro del P. P. O. para proceder a su inauguración.

El acto político conmemorativo de la creación del P. P. O. se celebró en el Gran Teatro, completamente abarrotado de burgaleses. Se inició con unas palabras pronunciadas por un trabajador del campo, formado por el P. P. O. Posteriormente hablaron él vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Trabajo, don Licinio de la Fuente, y el presidente del Gobierno, don Carlos Arias Navarro. Estas fueron sus palabras:

Discurso del ministro de Trabajo

El ministro de Trabajo, al conocer la tragedia ocurrida en la jactaría de Fasa-Renawlt, de Valladolid, comenzó su discurso en el acto conmemorativo del X aniversario del P. P. O. con las siguientes palabras:

«No quiero iniciar mis palabras en este acto de tan profunda rafe laboral sin dejar consentía de nuestro dolor y nuestra tristeza por le, desgracia acaecida esta mañana en la ciudad de Valladolid, donde unos trabajadores españoles han hecho la ofrenda mayor, la más dolorosa, la ofrenda de su vida. Nosotros preparábamos hoy un acto de ilusión y de esperanza y Dios ha querido que mis primeras palabras .tengan que ser de condolencia y de sentimiento, que queremos hacer llegar a las familias de estos trabajadores y a España entera, al mismo tiempo que afirmamos que, justamente, ese sacrificio constituye para nosotros el impulso más fuerte y la exigencia más profunda de seguir trabajando por la causa más noble, que es la causa del trabajo y de la, paz.»

«El futuro de España —dijo más adelante— exige de fatuos la aportación responsable d>e lo mejor de nuestras ilusiones y nuestro esfuerzo; exige de todos que sigamos adelante con el programa de desarrollo político y social que, como un clarinato de esperanza, se lanzó desde Zas Cortes a todos los ámbitos de España un 12 de febrero. Y vamos a seguir adelante superando dificultades e incomprensión^, porque no hay nada que esté, para nosotros, por encima del servicio a nuestro pueblo, para el que henos de conseguir cada día mayores ámbitos de libertad y participación responsable en el destino colectivo.* Más tarde recordó el ministro que, cuando el presidente Arias expuso ante las Cortes Españolas el programa político del Gobierno, dedicó una parte fundamental de su discurso a los planteamientos y objetivos sociales. A estos efectos destacó el ministro algunos Objetivos que constituyen exigencia de la justicia social, en esta hora, para cumplir el propósito, anunciado por el -presidente el 12 de febrero de «actualizar y perfeccionar nuestra legislación laboral»:

El pleno empleo y el mejor empleo de los trabajadores; un desarrollo regional equilibrado que reduzca los problemas sociales y humanos de las migraciones interiores y exteriores; una atención especial a los problemas de empleo de los trabajadores en edad madura de Ja mujer y de los jóvenes; te defensa y protección del empleo frente a abusos en su contratación y reconsideración del despido declarado improcedente; el salario justo, su defensa y su garantía a través de una política salarial de mayor participación en la renta nacional, una progresiva revaluación del salario mínimo y una más eficaz garantía del cobro de los salarios, especialmente en los casos de crisis o quiebra de las empresas; una regulación más realista de la conflictividad laboral; una actualización y perfeccionamiento de los aspectos generales de la legislación laboral; una reordenación de las jornadas de trabajo, los horarios, las vacaciones y los descansos, y la progresiva extensión, de la Seguridad Social a toda la población y financiación que no recaiga, tan directo y casi totalmente, sobre el mundo del trabajo.

DIEZ AÑOS DE HISTORIA DEL P.P.O.

Recordó don Licinio de la. Fuente los esfuerzos desarrollados a lo largo de sus diez años de historia, por los hombres que han hecho realidad el P. P. O. y cómo, en su tarea, han colaborado eficazmente todas las instituciones públicas y privadas que se ocupan de la promoción del trabajador español

En la segunda parte de su discurso, el ministro destacó que fue en Burgos donde Franco promulgó el Fuero del Trabajo, «como una declaración clara y rotunda de que la dignidad del trabaja y la participación de los trabajadores españoles en la construcción del destino nacional constituían objetivos esenciales del nuevo Esta do».

Finalizó su intervención con una apelación a una política como exige nuestra doctrina, y que «necesita nuestro pueblo para construir el futuro de España, la nueva sociedad más igualitaria, más integrada 9 más justa, que sea a la vez fundamento y garantía de orden y progreso y marco propicio para el ejercicio efectivo y responsable de las libertades políticas y la participación democrática de todos los españoles».

Terminó diciendo don Licinio de la Fuente que «el Estado creado por Franco, con el juego eficaz de sus instituciones y la segura continuidad que el Príncipe representa, debe mantener, como una herencia sagrada, esa misma legitimación, manteniéndose fiel a la raíz, profundamente social, de su origen, lo que constituirá, a la vez. la mas alta fidelidad a las exigencias del futuro de España».

Palabras del presidente del Gobierno

En mi intervención del 12 de febrero, ante las Cortes Españolas, pude señalar las preocupaciones fundamentales del Gobierno en el orden social. Hoy, en Burgos, en esta noble tierra de Castilla, en la que siento, a la vez y con igual fuerza, el latido de las tradiciones y la voz de las esperanzas de España, quiero reafirmar la voluntad del Gobierno por hacer realidad los principios de Justicia Social, que constituyen exigencias de nuestras Leyes Fundamentales y parte consustancial de nuestro desarrollo político.

El Fuero del Trabajo y, con él, las demás Leyes Fundamentales del Reino, son y deben seguir siendo, la base firme, el impulso generoso y el acuciante compromiso, para un programa abierto y ambicioso de acciones sociales del Régimen. Y tiene que ser así, porque todos somos conscientes de que el Régimen del 18 de Julio, en el que estamos y al que servimos, y BU felá continuación, en la Monarquía Social que encarna el Príncipe de España, solo lograrán continuidad y tendrán la adhesión de la mayor parte de nuestro pueblo, en cnanto se hagan cargo de las necesidades materiales y morales legítimas del mundo del trabajo.

En ]a España de 1974, podemos decir con orgullo «rae la legislación laboral constituye un instrumenta de defensa del trabajador en su trabajo y en su empleo, que puede parangonarse con las más avanzadas de los patees a nuestro nivel de desarrollo.

DIGNIFICACIÓN DEL TRABAJO Y DEL TRABAJADOR

Es esta una verdad, que hay que proclamar a los cuatro vientos, para salir al paso de quienes en su ceguera, o en sus propósitos revanchistas, o subversivos, se empeñan en desconocer o minimizar los .avances no sólo económicos, sino sociales, de un Régimen que ha hecho por la dignificación del trabajo y del trabajador, y por su elevación personal y social, mucho más de lo que consiguieron en otros tiempos alardes demagógicos y planteamientos subversivos, que pusieron en peligro nuestra propia subsistencia como pueblo.

Pero hecha esta afirmación, también queremos dejar constancia de que, al mismo tiempo, no dejamos de apreciar la existencia de problemas laborales y sociales que los propios trabajadores y sus representantes en la Organización Sindical han hecho llegar reiteradamente al Gobierno. Nuestra legislación puede y debe ser perfeccionada. Y el ministro de Trabajo se ha referido a algunos de los aspectos esenciales de esa tarea de perfeccionamiento, que el Gobierno irá llevando adelante, en su propósito de desarrollo de

las Leyes Fundamentales, tanto en su vertiente política como en su dimensión social.

HACIA CAUCES MAS AMPLIOS

La protección del empleo y la garantía del salario; la ordenación más racional y humana del trabajo en sus jornadas, horarios y descansos; la adecuada regulación de las relaciones laborales; y el establecimiento de cauces legales y representativos más amplios, auténticos y eficaces, para la solución de los conflictos laborales, constituyen sin duda exigencias claras de nuestra actual problemática social. Y yo os aseguro que el Gobierno irá adoptando o proponiendo a las Cortes las normas adecuadas, para atender estas justas reivindicaciones del mundo del trabajo, así como para ampliar y perfeccionar ese instrumento decisivo de redistribución de la renta y de protección de la libertad y la seguridad de las familias trabajadoras que es la Seguridad Social; dentro de cuyos avances futuros sentimos especial preocupación por mejorar las pensiones de quienes con su trabajo en los años más difíciles prepararon el presente y el futuro de España, y por ampliar la protección de ese millón largo de familias campesinas modestas, con las que tenemos contraída una deuda impagable de reconocimiento, de gratitud y de justicia por su colaboración generosa al esfuerzo de elevación de nuestra Patria, en el que han puesto no sólo su trabajo y su esfuerzo, sino muchas veces el trauma doloroso de las separaciones familiares, las ausencias y la falta de suficientes atenciones sociales.

CRECIMIENTO AL RITMO DE LAS CIRCUNSTANCIAS

Nos encontramos ante una de las crisis más agudas de la historia moderna del Occidente y por ello tenemos que acometí nuestro paso al ritmo de crecimiento que imponen las circunstancias. La grande y la servidumbre de la obra de gobieno está en acertar en ese punto de encuentro entre propósitos irrenunciables y realidades posibles, pues no podemos llegar ha; ta el máximo de las posibilidades sociales sin adaptar y mejorar continuamente > sistema productivo y económico. Sin esta base de realismo las mejoras sociales se rían efímeras y podrían conducir a uní lamentable frustración.

Pero la dificultad no puede ser excusa sino estímulo, y por ello os prometo que el Gobierno hará el máximo esfuerzo para lograr, en este momento, las metas más ambiciosas de su política social y que no desfallecerá en su decisión de construir una España más rica y más justa.

EL GOBIERNO, EMPEÑADO EN El PROCESO DE DESARROLLO SOCIAL

Y POLÍTICO

El Gobierno, consciente de sus deberes se ha empeñado en un proceso de desarrollo político, a. través del cual el pueblo opine y participe, haga llegar su voz y su voluntad a los más altos organismos del Estado y de la Administración Local

El Gobierno, igualmente consciente d sus deberes, se empeña con la misma fuerza, en un proceso de desarrollo social que haga llegar a todos los españoles, con su participación, los frutos del mayor bienestar del país.

El objetivo de la política del Régimen está en lograr —y no sólo en prometer un mejor nivel de vida, una mayor satisfacción en el trabajo y una más igualitaria participación social para todo el pueblo de España.

El desarrollo político que propugnamos es, precisamente, el camno abierto y particinado para alcanzar el objetivo; es la garantía real de que 1os avances sociales, que constituyen la razon histórica del Movimiento Nacional, puede ser, o mejor dicho, son y van a segun siendo, una firme y granada realidad.

Pero el progreso social es fundamenta mente obra vuestra, tarea comprometa de hombres maduros que saben que 1as más nobles aspiraciones y las conquistas más ambiciosas sólo pueden escribirse con la prosa del trabajo diario. El mundo 1¡ boral desconfía de lo fácil, agradece sinceridad, exige y valora. Por ello no 1 venido a ofreceros un panorama sin nubes ní a pedir para nuestra tarea ningun aplauso, que no negáis, pero que tampoco regaláis. He venido a recordaros, con palabras del Fuero del Trabajo, que si esta constituye uno de los más nobles atributos de honor de la persona, en momento difíciles como el presente, adquiere su maxima dimensión y comporta no sólo un ha de derechos sino un conjunto de deberes y obligaciones que no pueden silenciarse sino herir vuestra dignidad.

RECEPCIÓN EN EL GOBIERNO CIVIL

El presidente del Gobierno, don Carl Arias Navarro, visitó por la tarde el polígono industrial de Gamonal, que recore en compañía del vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Trabajo, presiden de las Cortes y ministro de Relaciones Si dicales.

Finalizada esta visita, el señor Arias Navarro y acompañantes acudieron al Gobierno Civil, donde tuvo lugar la recepción > Comisiones civiles. Antes de comer, y > el Ayuntamiento de la ciudad, había recibido a las Corporaciones locales, encabezadas por el alcalde de Burgos, señor Muñoz Avila.

Finalizada la recepción de Comisión civiles, poco después de las siete de la tarde, el presidente del Gobierno, ministros acompañantes emprendieron viaje de regreso por carretera a Madrid. Previamente había hecho el ministro de Educación y Ciencia.—Cifra.

 

< Volver