Resultados provisionales de las elecciones sindicales. 
 Clarificación del panorama sindical     
 
 El País.    30/03/1978.  Páginas: 2. Párrafos: 18. 

TRABAJO

EL PAÍS, jueves 30 de márzo 1978

Resultados provisionales de las elecciones sindicales

CCOO y UGT se disputan el primer puesto en

A lo largo de tres meses la mayoría de los trabajadores y empresas del país han acudido a las urnas para elegir sus representantes. Las primeras elecciones sindicales libres, hoy prácticamente concluidas, han clarificado en pocos meses un panorama sindical confuso legado por la dictadura, que se ha prolongado más de lo ´ conveniente, y han demostrado quién es quién dentro del maremagnum de siglas y opciones sindicales nacidas en los últimos tiempos. Comisiones Obreras, Unión General de Trabajadores y las candidaturas independientes (muchas de ellas integraban afiliados) han conseguido en conjunto más del 80 % de los nuevos representantes. Las preferencias de los trabajadores hoy por hoy parecen claras. El empresariado, a su vez, cuenta ya con unos interlocutores válidos con los que negociar convenios o conflictos. Los solapados intentos de fomentar sindicatos domésticos por determinadas fuerzas políticas y económicas han quedado, por último, claramente derrotados por la realidad.

Clarificación del panorama sindical

En tres meses escasos se ha clarificado en buena medida el confuso panorama sindical heredado del franquismo Las elecciones sindicales, convocadas tarde y mal por el Gobierno, con un decreto provisional lleno de lagunas y exclusiones, se han generalizado y hoy, aún a falta de que se celebren las elecciones en las dos mayores empresas del país (Renfe y Telefónica), pueden darse prácticamente por terminadas. Los resultados, más allá de los porcentajes concretos obtenidos por esta o aquella sigla, son un éxito en cuanto a participación de los trabajadores y en cuanto al número de empresas que han acudido a las urnas..

Las elecciones, por otra parte, han demostrado —ahi están lo inamovible de las relaciones semanales de resultados— quién es quién en el sindicalismo, más alla de las campanas publicitarias, de las movilizaciones oportunistas, o de los oscuros deseos de determinadas fuerzas políticas o económicas. El sindicalismo amarillo; propiciado por muchos y negar por todos, ha sido el gran derrotado en estos comicios, La patronal, ya conoce quien son y quienes van a ser sus interlocutores válidos para la negociación colectiva y las relaciones laborales Las fuerzas políticas también deben saberlo.

Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores, a la postre vencedoras en estos comicios en que han conseguido el 70% de los representantes, consiguieron esta victoria hace meses. La materializaron en el momento que abandonaron sus querellas bizantinas sobre listas abiertas o listas cerradas, sus mutuos ataques en cuanto a la dependencia directa o no de determinados partidos políticos y en cuanto a su funcionamiento democrático interno Todas estas pugnas justificaban en buena medida la política sindical confusa e indecisa del Gabinete que hoy llamaba a esta central y mañana a aquella, sin empacho alguno, poniendo en duda el respaldo que había detrás de cada sigla y poniendo sobre la mesa de dialogo, nunca de negociación, las limitaciones al crecimiento de las rentas salariales, el destino del patrimonio sindical o el futuro de la negociación colectiva, según conviniera. Las disputas de las centrales, esgrimidas oportunamente por la Administración, evitaban cualquier acuerdo y las decisiones o no se tomaban o se tomaban unilateralmente por el Gobierno, mientas que el elefante de papel del verticalismo subsistía con sus jurados y enlaces en múltiples empresas en conflicto o con la negociación o revisión del convento en puertas

Hay que reconocer, sin embargo, que el proceso electoral desbordo en el tiempo los acuerdos tomados por CCOO y UGT, que en sus previsiones —anunciadas en rueda de prensa por los secretarios generales de ambas organizaciones— daban por finalizado el proceso en la primera quincena de febrero.

A lo largo del proceso, todas las centrales y de forma muy destacada la UGT, sobre todo en los primeros tiempos, desplegaron una campaña propagandística en los medios de comunicación (prensa y radio) mientras afirmaban que estas elecciones no eran las legislativas y que la propaganda había que hacerla en los centros de trabajo Ciertamente, al margen de la contradicción, los resultados de las elecciones sindicales han demostrado su naturaleza distinta de las legislativas. La UGT, que pensó por un momento ser la primera central del país a la sombra de la aceptación obtenida por el PSOE, el partido hermano, en las elecciones legislativas del 15 de jumo, ha conseguido muy buenos resultados, pero se ha visto sobrepasada por CCOO. Los votos obtenidos por esta central en estos comicios tampoco se corresponden con los que en las legislativas obtuvo el PCE, partido en el que militan muchos de los militantes de CCOO y que recomendó a sus afiliados que votaran a esta central Se han dado, en suma, diferenciaciones a la hora de votar en unas u otras elecciones, pesando tal vez mas la honradez y e! activismo del compañero en estos comicios que su ideología política. Muchos votantes del PSOE en junio, probablemente han dado hoy su sufragio a Comisiones Obreras

El derrumbamiento de algunos sindicatos nacionalistas, a excepción de ELA-STV que ha confirmado una gran fuerza en Euskadi, y el papel casi testimonial que otorgan los resultados a otras centrales de ámbito estatal, son también extremos a destacar en estas elecciones, junto a la supervivencia de la Unión Sindical Obrera tras la reciente crisis y escisión A nivel nacional, cuando han votado ya cerca de 50 000 centros de trabajo, se confirma la hegemonía casi absoluta de CCOO y UGT. que se disputan los primeros lugares —salvo escasas excepciones— en todas las provincias y regiones, así como el importante papel de los independientes, que se han constituido en la auténtica tercera fuerza en estos comicios

Las otras tres centrales de ámbito nacional que han conseguido representantes en casi todas las provincias, USO, CSUT y SU, han quedado muy descolgadas con respecto a las anteriores, pero han desempeñado un papel protagonista en determinadas provincias o reglones

Dentro del mapa regional, en Euskadi. una de las zonas de mayor censo de empresas v trabajadores, el primer puesto se lo disputan CCOO y UGT, dando la primacía a la primera los datos computados por el Ministerio de Trabajo y a la segunda los escrutados por la agencia Efe El efecto distorsionante del gran colectivo que aparece en las relaciones oficiales bajo el epígrafe «no consta afiliación en acta», y la precariedad de medios de la agencia informativa para su escrutinio pueden explicar en buena medida estas diferencias A la vista de ambas relaciones, sin embargo, parece clara la preponderancia de UGT en Vizcaya y la ventaja de CCOO en Guipúzcoa y sobre todo Álava ELA-STV, la central nacionalista vasca, ha conseguido unos resultados excepcionales que la aproximan sensiblemente a las dos grandes en aquella zona Los independientes aparecen como los cuartos protagonistas en los comicios sindicales vascos

Cataluña, otra de las grandes zonas industriales del país, ha destacado en sus preferencias a CCOO, quedando en segundo lugar, pero a sensible distancia, la UGT Los independientes, como ocurre a nivel estatal, han ocupado en Cataluña la tercera posición, y el sindicato nacionalista Solidaridad de Obreros de Cataluña ha fraca-

EL PAÍS,jueves 30 de marzo de 1978

TRABAJO

Resultados provisionales de las elecciones sindicales

todas las regiones, excepto Navarra

sado rotundamente frente a las opciones estatales.

En Extremadura, zona crítica por los niveles de paro, ha sido la UGT quien ha ocupado el primer lugar, seguida de CCOO y los independientes. El SU y la CSUT también han alcanzado, especialmente el primero, importantes resultados en esta región.

Navarra contrasta con el resto de las regiones. El Sindicato Unitario, con pobres resultados en la mayoría de las provincias, se ha alzado aquí, junto con los independientes, como primera fuerza sindical. Comisiones Obreras y UGT se han tenido que contentar, en esta provincia, con disputarse el tercer y cuarto puestos.

Andalucía oriental y Andalucía occidental han deparado resultados distintos, pero más homogéneos con los resultados globales a nivel nacional. UGT se ha adelantado a CCOO en Andalucía oriental, y CCOO a UGT en Andalucía occidental. Los independientes, en ambas zonas, han quedado en tercera posición, en tanto que USO y la CSUT se disputaban el cuarto y quinto puesto a gran distancia de las dos primeras centrales.

En Galicia, los sindicatos nacionalistas (Sindicato Obrero Gallego e Intersindical Nacional Gallega) han obtenido mejores resultados que sus homónimos catalanes, pero se han quedado muy lejos del

papel desempeñado por las centrales vascas. Comisiones Obreras, Unión General de Trabajadores e independientes, por ese orden, han sido las fuerzas hegemónicas en los comicios sindicaies gallegos.

En Asturias, con algunas sorpresas en determinados pozos de la cuenca minera, se ha alzado con la victoria CCOO, que nació en la clandestinidad en esta región. En segundo lugar aparece UGT, sindicato de gran tradición en Asturias, y como tercera fuerza los independientes.

En Cananas, donde las cifras globales dan la victoria a UGT, seguida de CCOO y los independientes, hay que destacar tos buenos resultados obtenidos por la

central nacionalista Sindicato Obrero Canario, especialmente en la provincia tinerfeña.

Las Baleares se han pronunciado en términos parecidos a las cifras globales a nivel nacional. El primer lugar ha correspondido a CCOO, seguida por UGT. En el mismo sentido se han producido los resultados del País Valenciano, pero en esta zona hay que resaltar los excelentes resultados obtenidos por la Unión Sindical Obrera, que disputa el tercer puesto a los independientes.

En Murcia vuelve USO a disputar el tercer puesto a los independientes, tras UGT y CCOO. Es destacable la fuerza de esta central en la región levantina, que junto a

Cádiz mejora sensiblemente sus resultados nacionales convirtiéndola en la tercera central sindical.

En León se ha impuesto Comisiones Obreras, muy fuerte en la zona minera, seguida por UGT y los independientes. Las dos Castillas, en términos generales, han mostrado una ligera preferencia por UGT sobre CCOO.

En cuanto a la distribución de los resultados por dimensión de los centros de trabajo, hay que reseñar que las empresas de mayor censo han supuesto los mejores resultados para UGT, en tanto que CCOO ha logrado el grueso de sus resultados en las empresas medianas y pequeñas.

 

< Volver