U. G. T. Rompe las conversaciones con el Gobierno  :   
 Considera que los contactos mantenidos hasta ahora han sido "plenamente insatisfactorios". 
 ABC.    29/06/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

U. G. T. ROMPE LAS CONVERSACIÓN CON EL GOBIERNO

Considera que los contactos mantenidos hasta ahora han sido "plenamente insatisfactorios"

La Comisión ejecutiva de U. G. T. ha decidido romper las conversaciones mantenidas con el Gobierno desde el pasado mes de abril, «a la vista de la línea profundamente antisindical seguida por sus representantes en ellas», según declaró su secretario general, Nicolás Redondo, en el transcurso de una rueda de Prensa celebrada ayer al mediodía en la sede de la central.

Nicolás Redondo, a quien acompañaban los miembros de la Ejecutiva, José María Zuflaur y Manuel Garnacho, hizo un balance de los contactos mantenidos con el Gobierno, a los que calificó de «plenamente insatisfactorios», por el carácter informativo y dilatorio que presidía las reuniones.

Los temas que Comisiones Obreras y U. G. T. trataron con la Administración eran los referidos al paro y la política de empleo, el control de la Seguridad Social, el patrimonio sindical, la negociación colectiva, el código de los derechos de los trabajadores y la empresa pública.

«El Gobierno —dijo el secretarlo general de U. G T.— quiso crear una Imagen pública con sus Intenciones negociadoras, pero nunca desde las conversaciones se produjeron acuerdos concretos, de ahí que los resultados fuesen nulos.»

Una de las condiciones básicas que las centrales sindicales reclamaron para el éxito de las conversaciones fue la determinación de un calendarlo corto y urgente, cifrado en cinco semanas, que fue soslayado por el Gobierno, según se puso de manifiesto en la reunión. También se subrayó como el desinterés y la Incapacidad de la Administración con el fin de no favorecer el desarrollo de un sindicalismo fuerte y responsable.

Nicolás Redondo criticó también el proyecto del Gobierno de crear un Instituto de asistencia jurídica gratuita a los trabajadores, pues significaría un método para debilitar el movimiento obrero.

Preguntado sobre las condiciones que deberían darse para que la U. G. T. volviese a sentarse en la mesa de conversaciones con el Gobierno, el señor Redondo dijo que éste tendría que expresar claramente sus deseos de negociación y de llegar a acuerdos realmente efectivos.

Esa voluntad de negociación, en opinión de la U. G. T., se ha visto claramente desmentida en los últimos meses por la poli-tica de hechos consumados, de decretos elaborados al margen de las centrales, que ha seguido el Gobierno.

 

< Volver