Por violación de las libertades sindicales. 
 la UGT y CCOO, denunciadas ante la Organización Mundial del Trabajo  :   
 La Confederación de Independientes remite a Ginebra un informe sobre quebrantamientos de diversos derechos de los trabajadores. 
 ABC.    02/06/1978.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

VIERNES, 2 DE JUNIO DE 1978. PAG. 14

POR VIOLACIÓN DE LAS LIBERTADES SINDICALES

U. G. T. Y CC. 00., DENUNCIADAS ANTE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DEL TRABAJO

La Confederación de independientes remite a Ginebra un informe sobre quebrantamientos de diversos derechos de los trabajadores

La Confederación de Trabajadores Independientes ha dirigido a la O. I. T. un documento de denuncia de las violaciones de la libertad sindical supuestamente realizadas por Comisiones Obreras y V. G. T. El texto refiriéndose a éstas dice, entre otras cosas:

Ambas organizaciones, después de la disolución de la Organización Sindical franquista, están practicando una política sindical destinada a sustituir un monopolio sindical por otro monopolio sindical.

Este Intento monopolista pretenden justificarlo con los resultados parciales de unas elecciones de representantes de los trabajadores en las empresas que, si bien les sitúan en cabeza de los totales, no les den la mayoría absoluta. Por otra parte, en los citados resultados se destaca la presencia de una cifra muy Importante de representantes de los trabajadores independientes y no afiliados. Esta cifra sería aún mucho mayor, si las elecciones se hubieran celebrado en la totalidad de las empresas con más de cinco trabajadores. Hasta ahora, con carácter voluntarlo, se han celebrado en menos de 50.000, mientras que la cifra total de las que podrían haberlas convocado es de unas 130.000.

Después de un sistema sindical autoritario establecido durante el régimen político del General Franco, los trabajadores españoles están desconcertados, en su gran mayoría, por las maniobras de las sindicales políticas (U. O. T. y CC. OO.), sometidas o vinculadas a los partidos cuyos sistemas de financiación no han sido hechos públicos, pero que les permiten un despliegue de medios muy superior al de la cotización de sus afiliados.

En estas condiciones, tanto la U. G. T. como CC. OO. no están respetando las libertades sindicales ni los derechos de los trabajadores y ejercen toda clase de amenazas y de coacciones violentas, frecuentemente, para obligarles a secundar sus planes, como ha ocurrido recientemente con la huelga nacional de las Artes Gráficas, en la que los piquetes políticos entraron en las fábricas y talleres para obligar a los trabajadores a secundar la huelga, aunque las asambleas democráticas hubieran votado lo contrario y aunque los sindicatos a los que estuvieran afiliados no hubieron declarado la huelga ni fueran partidarios de ella en esa ocasión. Todo ello representa una violación clara de la legalidad vigente en España, ya que en ella se reconoce el derecho de los trabajadores a seguir realizando su labor si así lo desean. Y con ello, del artículo 8, punto 1. del Convenio sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación, 1948, de esa Oficina Internacional del Trabajo, ratificado por el Gobierno español.

Asimismo, U. G. T. y CC. OO., amparándose en la prepotencia política de sus partidos y contando con la colaboración del Gobierno, que les ha otorgado un monopolio de la representación de los trabajadores Incluso antes de la celebración de las elecciones de representantes del personal en las empresas, lo que podría representar una violación del artículo 3 del citado Convenio sobre la libeitad sindical. 1948, pretenden monopolizar también la representación de todos los trabajadores en la negociación de las condiciones colectivas de trabajo, cuando no hay legislación alguna que lo ampare actualmente en España y cuando no representan más que a un porcentaje minoritario de los trabajadores.

El propósito, declarado en la Prensa por sus líderes, es conseguir que la vida sindical se desenvuelva por el cauce de U. G. T. y de CC. OO., para lo que cuentan con especiales facilidades del Gobierno, lo que representa otra violación flagrante del artículo 3, punto 2, del Convenio sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación, 1948, de la O. I. T. Para ello, tanto U. G. T. y CC OO. como el Gobierno y las organizaciones de empleadores suelen marginar a las demás organizaciones sindicales libremente constituidas por los trabajadores y las atacan con todos los procedimientos

Los trabajadores españoles durante los años del franquismo pusimos nuestra esperanza en la Organización Internacional del Trabajo, confiando en que los padecimientos, las persecuciones y la cárcel de muchos de nosotros sirvieran para que algún día pudiera conquistarse la libertad y la democracia con el reconocimiento de la O. I. T. Por ello, en nombre de los cien mil afiliados a la C. T. I., y haciéndonos portavoces de millones de mujeres y de hombres no afiliados a central sindical alguna les pedimos que Investiguen a fondo la situación sindical española y que no acepten como la única y autentica expresión de los trabajadores españoles a U. G. T. y a CC. OO.

 

< Volver