Autor: Riquelme Porras, Julio. 
 Felix López Rey, presidente de la Asociación de Vecinos de Orcasitas. 
 Amenazado de muerte  :   
 14. 
 Arriba.    06/04/1977.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

AMENAZADO DE MUERTE

—Anónimos por teléfono ya había recibido algunos, pero la semana pasada me llegó el primero por carta,

amenazándome de muerte. Y es que hay mucho loco suelto. Han estado utilizando mi nombre para remitir

cartas a la Comunidad de Propietarios de aquí, de Orcasitas. Algunas iban escritas en octavillas de

propaganda del referéndum. Llevo siete años luchando por el barrio, por el interés de más de dos mil

familias.

( )obstruyendo el bienestar de la mayoría»

«La culpa es de la administración; no ha sabido coordinar la expropiación con la adjudicación de las

nuevas viviendas»

Félix López Rey es presidente de Ja Asociación de Vecinos de Orcasitas.

—La Gerencia de Urbanismo hizo en 1973 un censo de nuestro barrio. Había 273 propietarios, de los que

225 pertenecen a nuestra asociación. Son, por tanto, una minoría, cuyos nombres y apellidos conocemos

de memoria, los que no están de acuerdo con la remodelación del barrio por distintos motivos.

—Y os tenéis la guerra declarada...

—No, A nosotros nos parece muy justo que los propietarios afectados por la expropiación de la, zona no

estén de acuerdo con el justiprecio que les quieren pagar. Pero eso no es problema de nuestra asociación.

Que reclamen ellos, puesto que es su problema. A mí lo que me preocupa es que las obras para esas

1.516 viviendas que están adjudicadas ya llevan un mes de retraso. Me preocupa que los locales que

algunos comerciantes del barrio ya han abandonado para instalarse en las naves provisionales que les ha

construido el Ministerio de la Vivienda, hayan sido asaltados por familias, en su mayoría gitanas. Y me

preocupa que de estos asaltos y que de estos retrasos sea la Administración la única culpable.

-¿...?

—Sí, porque no ha sabido encontrar la manera de arbitrar una fórmula para coordinar la expropiación

progresiva de la zona con la adjudicación de las nuevas viviendas. Esto me preocupa, y no es política

precisamente.

—¿Y qué dicen los políticos del tema? —Hemos solicitado una entrevista con el Gobernador Civil y

otra con el director general del Instituto Nacional de la Vivienda. Vamos a pedirles que ejerzan vigilancia

en el barrio para que unos pocos; no se interpongan en el interés de la mayoría. Después de tantos años

viviendo en las condiciones en que hemos vivido, los vecinos se desesperan al ver que esos pisos de 93

metros cuadrados, con dos terrazas y agua caliente, se retrasan sin que nadie lo evite.

En los últimos días se han producido 40 asaltos en terrenos ya expropiados. Hay 15 propietarios que se

niegan a abandonar sus viviendas, y por eso las obras de construcción de esta fase de 1.516 viviendas se

están retrasando.

—¿Qué soluciones encontráis al tema?

—No es a nosotros a quien corresponde dar soluciones, sino a la Administración. Rosón nos prometió

solucionar el problema rápidamente.

—¿Cómo andan los ánimos de los vecinos?

—Tenemos que sujetarles constantemente. Para ellos, las nuevas viviendas son como la tierra prometida y

los retrasos les están poniendo nerviosos. Además, hasta que no se construyan las viviendas ya

adjudicadas no comenzarán a a construirse las viviendas de la ultima fase, crin las que ya hasta el último

vecino de Orcasitas podrá decir adiós a la penuria.

Julio RiQUELME (Foto Magali.)

 

< Volver