Autor: Heras, Raúl. 
 Ante la ausencia de pactos económicos. 
 Enero caliente en las empresas     
 
 Diario 16.    12/12/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Ante la ausencia de pactos económicos

Enero caliente en las empresas

Raúl Heras

MADRID, 12 (D16). —El pesimismo que reina en la vicepresidencia económica del Gobierno en cuanto a la posibilidad de unos acuerdos económicos marco para los próximos meses hace que tanto por parte empresarial como por parte de las centrales sindicales se prevea un «invierno caliente», al comenzar la negociación de los convenios colectivos.

La postura de la CEOE la dará a conocer esta noche su presidente, Carlos Ferrer Salat, en el curso de una conferencia en el Club Siglo XXI. Por lo que respecta a las centrales mayoritarias, CCOO y UGT, las divergencias entre ambas han aumentado y se acusan mutuamente de las dificultades, aunque están dispuestas a negociar los convenios colectivos conjuntamente.

Ferrer estará duro

La postura de la CEOE respecto a la necesidad de unos acuerdos económicos que sirvan de marco para toda la negociación colectiva quedará esta noche muy clara tras la conferencia de su presidente, Ferrer Salat, en el Club Siglo XXI. La intervencion de Ferrer va a ser muy dura», según fuentes de la CEOE consultadas esta misma mañana por D16, y cargan las tintas tanto en la postura del Gobierno como en la de las centrales sindicales CC OO y UGT.

Para la CEOE el Gobierno no quería un otoño caliente y lo ha conseguido a través de los aplazamientos, así como la aprobación de la Constitución, pero ahora no valen más dilaciones, ni querer fijarse metas electoralistas de cara a las municipales o generales y urgen los acuerdos, dijeron a D16.

Portavoces de la patronal aseguraron que las tácticas dilatorias del vicepresidente Abril Martorell —que no estrategia—, así como las diferencias que existen dentro del Gabinete, sumadas a las posturas «políticas» de CC OO y UGT, sobre todo de la primera, son las que han impedido la firma de los pactos, con el consiguiente daño a los trabajadores.

Invierno caliente

Para la CEOE, el invierno puede ser caliente en las empresas, ya que la negociación de los convenios no puede ser anterior a una política financiera clara por parte del Gobierno, que no sólo marque los límites previstos de inflación, sino que incida en los precios y salarios, que garantice unos gravámenes fijos para las empresas, un acceso y control de las cuentas de la Seguridad Social, que no se produzca el derroche financiero en el sector público, así como un marco crediticio y financiero.

Entre los mecanismos a emplear, para la CEOE están la rotación y flexibilidad de las plantillas, crear un ambiente propicio a la inversión y la política monetaria, entre otros. A este respecto señalaron que la baja del dinero interbancario y los tipos de interés se debe a una gestión que realizó la central patronal ante la Banca española en el curso de una reunión que tuvo lugar el pasado día 4 en el Banco de España y a la que asistieron representantes de las Cajas de Ahorros, Banca privada y Banca oficial.

El Gobierno, pesimista

La reacción por parte de la vicepresidencia económica es en estos momentos el silencio. Tras el Consejo de Ministros extraordinario, del que salió la decisión de acelerar las conversaciones tripartitas entre la Administración, las centrales sindicales y los empresarios, a fin de lograr unos acuerdos económicos antes del 20 de diciembre, el cambio de rumbo parece ser patente, ya que el pasado fin de semana Abril Martorell dejaba ver su pesimismo y la casi imposibilidad de pactos en este año.

Puentes de la vicepresidencia aseguraron a D16 que el Gobierno no regateará esfuerzos por lograr unos acuerdos, pero que si no los hubiera, los contactos y conversaciones —públicas y privadas— que se han mantenido entre las partes han posibilitado al menos que se conozca el rumbo económico para el próximo año.

La semana pasada se reunieron varias de las mesas técnicas, tal y como se acordó en las últimas reuniones Gobierno-sindicatos y Gobierno-empresarios, que estudiaron la cuestión del empleo y la financiación empresarial.

El Gobierno cree en la responsabilidad de trabajadores y empresarios y piensa que las tensiones naturales en toda negociación colectiva quedarán suavizadas por los contactos habidos hasta la fecha y que en cualquier caso respetará la libertad de contratación colectiva, tal y como se recoge en la Constitución. En cuanto a las medidas a emplear por el Gobierno en caso de una ausencia de pactos, estarán en la misma línea que las adoptadas por el Gobierno laborista inglés, con penalizaciones a las empresas que sobrepasen los topes de incremento salarial.

UGT: Fracaso del Gobierno

La UGT, cuya ejecutiva se encuentra reunida hoy desde las diez de esta mañana, por medio de Manuel Chaves declaró a D16 que los responsables de que no haya pactos hasta el momento son el Gobierno, que trata de salvar la cara ante el fracaso de las negociaciones, por lo que .busca culpar a la UGT a través de una campaña de intoxicación que parte de la vicepresidencia economicaa, y Comisiones Obreras, por su deseo de que los partidos políticos intervengan en la firma de los pactos. Para Chaves, lo que pretenden CC OO y el PCE es no firmar unos acuerdos que les comprometerían si hubiera elecciones generales o los socialistas llegaran al Gobierno.

Para UGT la alternativa del Gobierno no es válida, ya que no ofrece más que un pacto social, sin nada a cambio, como podría ser contrapartidas en materia de política de empleo y material sindical. En esa línea, la UGT no firmará unos pactos si no recogen una defensa y promoción del empleo, el mantenimiento del poder adquisitivo de los salarios y el afianzamiento de la libertad sindical.

Para Comisiones Obreras es fundamental que se cumpla dentro de este año lo que resta de los acuerdos firmados en la Moncloa, sobre todo en materia de Seguridad Social, empresa pública, juntas de precios, Instituto de Empleo, etcétera, ya que sólo así serán creíbles unos nuevos acuerdos para los trabajadores.

Nicolás Sartorius, miembro del Consejo Confederal de CC OO, aseguró a D16 que los acuerdos que se pretendían, tanto por parte del Gobierno como por parte de UGT, .eran "acuerdos que sólo alcanzarían a las rentas, lo que seríp, un pacto social encubierto. Para Sartorius, el problema esencial de estos momentos es el paro y es necesario un esfuerzo de solidaridad nacional para resolverlo.

 

< Volver