CCOO y UGT presionarán controlada y enérgicamente para mantener el poder adquisitivo de los trabajadores     
 
 El País.    28/12/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

CCOO y UGT presionarán controlada y enérgicamente para mantener el poder adquisitivo de los trabajadores

Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores, de manera unitaria, afrontarán de manera inmediata la negociación de los convenios colectivos que vencen estos días, sobre la base de una plataforma reivindicativa común que comporta una subida material del 16 % y una serie de mejoras que tienden al reconocimiento empresarial de los derechos sindicales y a la lucha contra el desempleo. Este acuerdo fue adoptado en la reunión que ayer mantuvieron los secretarios generales de ambos sindicatos y supone la respuesta de los mismos al decreto ley gubernamental que limita el crecimiento de los salarios al 13 %.

La plataforma reivindicativa de CCOO y UGT incluye la reducción de la jornada en cómputo anual hasta conseguir las cuarenta horas semanales; treinta dias de vacaciones; reducción de la edad de jubilación; control de las horas extras y su reducción inmediata a los límites legales; negociación de la plantilla global, con aumento de puestos de trabajo; mecanismos de control sobre seguridad e higiene y organización del trabajo; doce horas de asamblea, anual, retribuidas; reconocimiento y ampliación de los derechos de los comités y secciones sindicales, con concesión de tiempo sindical para ambos, respetándose las actuales cuarenta horas libres, y creación de comisiones de interpretación y aplicación de los convenios, integradas por los firmantes.

CCOO y UGT apoyarán «controlada y enérgicamente para la consecución de los intereses de los trabajadores», sin que ello suponga la movilización de los trabajadores, según explicaron los dirigentes de ambas centrales en la rueda de prensa celebrada al término de la reunión mantenida en la tarde de ayer por los dos sindicatos.

Nicolás Sartorius, por su parte, aseguró que «no se va a desbordar nada» por el hecho de que ambos sindicatos no respeten la limitación salarial impuesta por el Gobierno mediante decreto-ley. «El intervenir desde la Administración en la negociación colectiva cuando acaba de sancionarse una Constitución que reconoce la libertad de las partes en esta materia —dice el comunicado conjunto facilitado al término de la reunión— nos parece, cuando menos, una sena incongruencia.» Ambos sindicatos restaron importancia a las repercusiones que el planteamiento unitario de rechazo a la política salarial del Gobierno podrían tener sobre un posible e inmediato panorama electoral. «Jugando de esta manera y en las actuales circunstancias de este país —explicó Marcelino Camacho—, no padecemos electoralitis ni dejamos de tener en cuenta que hay elecciones. Lo que no podemos dejar de tener en cuenta son los intereses de los trabajadores, que son consustanciales a los propios intereses nacionales.»

 

< Volver