Abril Martorell acusa al PCE de dar una visión deformada del programa económico     
 
 El País.    28/12/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Abril Martorell acusa al PCE de dar una visión deformada del programa económico

La presentación del programa económico del Gobierno, cuya entrada en vigor comenzó ayer, tras la publicación en el BOE del decreto-ley sobre politicá de rentas y empleo, ha concitado las consiguientes reacciones de los estamentos públicos y privados interesados en el tema, a la vez que la mecánica gubernamental se ha puesto en marcha de cara a concretar las medidas previstas en el paquete económico, y que se traducen en el envío del proyecto de ley sobre negociación colectiva a las Cortes (véase página 39) y en la creación de un comité de seguimiento de las inversiones públicas durante 1978.

La reacción más sorprendente de cuantas se produjeron en el día de ayer no procedió precisamente de ninguna fuerza sindical o empresarial, sino del propio vicepresidente segundo, Fernando Abril, quien, a través de la agencia Efe, contestaba la información y editorial publicada por el órgano del Partido Comunista, Mundo Obrero, sobre el programa económico del Gobierno, y calificaba al tratamiento ofrecido por este periódico de «simplista y deformado».

El señor Abril, refiriéndose a la información publicada por Mundo Obrero, señala que «lo más grave son las deformaciones, que llegan a ofender á la verdad, cuando, por ejemplo, se oculta que el programa del Gobierno garantiza el poder adquisitivo de los salarios. Como muy bien sabe el PCE, los pactos de la Moncloa se suscribieron el pasado año con la garantía del poder adquisitivo, de modo que al 22 % de incrementos salariales recomendados correspondía una tasa interanual de precios del 22 %». En este sentido, el señor Abril recuerda que el Gobierno asume una cláusula de salvaguardia basada en un tope de crecimiento de los precios del 6,5 % en él primer semestre de 1979, tope mucho más exigente para el propio Gobierno que el establecido el pasado año a consecuencia de los acuerdos de la Moncloa.

En sus declaraciones a Efe, el señor Abril señala que Mundo Obrero obvia temas tan importantes como el efecto redistributivo que significa la desaparición del IRT; el esfuerzo de inversión pública que supone el mayor programa de inversión realizado por España, y la creación de 100.000 a 150.000 puestos de trabajo durante 1979, frente a la desaparición de 150.000 en 1978.

Aumento efectivo del crédito

Por su parte, el gobernador del Banco de España, José Ramón Alvarez Rendueles, señalaba a Europa Press que «el aumento efectivo del crédito al sector privado podrá alcanzar los tres puntos durante 1979 respecto al presente año, sí se cumplen las previsiones del cuadro macroeconómico apuntadas». Ajuicio del gobernador del banco centra], este crecimiento efectivo del crédito permitirá una mayor financiación de las empresas, teniendo en cuenta los límites en torno al 10 % fijados para la tasa de inflación. Para el señor Rendueles, la política monetaria a seguir durante los próximos doce meses tendrá un carácter marcadamente expansivo, ya que el crédito al sector privado crecerá en torno al 17 %; es decir, siete

puntos por encima de la tasa de inflación.

Respecto al comportamiento de los llamados factores autónomos, el gobernador del Banco de España considera prácticamente irrepetible la situación vivida durante el presente año.

ELA-STV, contra los topes salaríales

El sindicato vasco ELA-STV se ha unido a las restantes centrales sindicales en la condena al decreto-ley de limitaciones salariales promulgado por el Gobierno, calificándolo de antidemocrático, y señalando que «limita el poder adquisitivo de los trabajadores».

Para el sindicato vasco, el decreto-ley constituye una «renovación autoritaria» de los pactos de la Moncloa, «que recuerda formas de Gobierno de una época pasada».

Tras responsabilizar al Gobierno y a los sindicatos que por motivaciones políticas acataron el pacto de la Moncloa de la situación que pueda derivar de esta nueva limitación salarial, los dirigentes de la central vasca señalan que «su estrategia inmediata será la de conducir la acción reivindicativa en defensa del empleo y del poder adquisitivo, logro de la ampliación de los derechos sindicales, negociación de condiciones mínimas en los convenios de ámbito superior a la empresa».

De las fuerzas económicas y sindicales interesadas, la CEOE y la USO todavía no se han definido ni dado opinión de ningún tipo sobre el programa económico del Gobierno. Ambas, tras la reunión de sus comités ejecutivos en la mañana de hoy harán pública su postura ante el cuadro de acciones propuesto por el señor Abril.

La inversión pública

En la mañana de ayer se reunió en Castellana, 3, la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, a la que asistieron también el secretario de Estado, José Luis Leal, y el subsecretario del Presupuesto, José Barea. De la reunión salió la decisión de crear un comité de seguimiento, compuesto por representantes de Economía y Hacienda, con objeto de decidir y desarrollar el programa de inversiones públicas a realizar. El comité, que mantendrá reuniones con los ministerios inversores, comenzará sus trabajos mañana con Agricultura, para-seguir el viernes con el Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo.

Entre las medidas concretas aprobadas en la reunión de ayer figuran las siguientes: aplicar el procedimiento de contratación directa de obras y suministros por valor inferior a los 30 millones de pesetas; aplicación general a todos los expedientes de contratación del trámite de urgencia previsto en la ley de Contratos del Estado; incorporación automática por parte de Hacienda de los remanentes de créditos no utilizados en 1978 a los de 1979; publicación en veinticuatro horas de todos los anuncios de contratación en el Boletín Oficial del Estado; admitir en el orden del día de los Consejos de Ministros los expedientes de contratación con sólo veinticuatro horas de antelación a la celebración de la sesión y anticipación de anualidades en las obras ya contratadas para adaptar la anualidad de 1979 a la marcha real posible de las obras.

 

< Volver