Autor: Zufiaur, José María (Secretario general de USO). 
   UGT reafirmó sus posiciones     
 
 Diario 16.    20/03/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

UGT reafirmó sus posiciones

José María Zufiaur (*)

Con no poca sopresa, los lectores de D16 nos encontramos en la (mañana del 15 de marzo con un piular en-su primera página: UGT dijo si a Carrillo». Naturalmente para mi que había estado implicado en la discusión sostenida en la reunión de la comisión ejecutiva de la UGT, esa sorpresa se traducía en estupor.

¿A qué respondía ese titular? Al texto del comunicado de la UGT, desde luego, no. A una coincidencia con las posiciones sostenidas por Carrillo en el comité central del PCE, tampoco. En realidad, luego llegué a la conclusión de que en plenas elecciones municipales el agitar el tema de la unidad de la izquierda, el dar la imagen de «seguidismo» de la central sindical socialista respecto a los comunistas, le venía muy bien a !a derecha, a la UCD, y quizá estaba ahí la razón real de dicho titular.

Lo cierto es que la UGT ha expresado a través del comunicado de su última reunión de ejecutiva las mismas posiciones que viene manteniendo desde hace varios meses.

Patrimonio y elecciones sindicales

Sobre el patrimonio sindical, la UGT ha denunciado una vez más la actitud arbitraria y discriminatoria del Gobierno. Arbitraria porque no ha discutido los criterios con las centrales sindicales. Discriminatoria porque el Gobierno, en este tema, como en tantos otros, no ha cedido todavía ningún loca! del patrimonio acumulado a la UGT, siguiendo su política partidista de favorecer a otras centrales sindicales en perjuicio del sindicato socialista. Habría que añadir que la actitud del Gobierno resulta además confusa al meter en el mismo saco *el patrimonio histórico y et acumulado, buscando equilibrar la cesión de uno con el otro.

La UGT reclama la devolución en propiedad de todos sus bienes incautados, al mismo tiempo que una participación igualitaria en el usufructo del patrimonio acumulado durante «I sindicalismo vertical.

Por otra parte, que la convocatoria de unas nuevas elecciones sindicales no puede ser un acto discrecional del Gobierno es algo no solamente consustancial al funcionamiento del sistema democrático, sino una posición sostenida reiteradamente por la UGT, la última vez con ocasión de las declaraciones realizadas hace varios meses por el actual subsecretario de Trabajo sobre este tema. Ciertamente, detrás de esas noticias sobre Ja convocatoria de elecciones sindicales puede haber algo más que una posible injerencia gubernamental. Puede tratarse más que de convocar elecciones de manera inmediata, de crear unas expectativas que favorezcan la aglutinación de ciertas fuerzas sindicales «independientes» o amarillos en la perspectiva de la operación «tercera fuerza sindical» apoyada desde el Gobierno.

Pacto a «cuatro bandas»

Por último, la constatación del escoramiento a la derecha de la UCD, que se manifiesta claramente en el terreno laboral (decreto de topes salariales, laudos, recortes en el derecho de huelga, detenciones de piquetes informativos), y que es de temer se traduzca en el tratamiento que vaya a dar a los problemas que en la actualidad afectan a la clase trabajadora, especialmente el paro y el desarrollo de las normas sindicales recogidas en la Constitución, no implica en absoluto concordancia con las posiciones que a pesar de la evidente derechización de la UCD siguen manteniendo el secretario general del PCE y CC OO respecto a un acuerdo o pacto a «cuatro bandas con el Gobierno. Es decir, en el fondo, institucionalizar el consenso en una situación de clara relación de fuerzas favórale a la derecha.

Por el contrario, la UGT entiende que en estas circunstancias una política coherente y responsable de oposición reclama una acción combinada de presión social y actividad parlamentaria de la izquierda, capaz de impedir que el Gobierno siga sin solucionar los problemas reales del país al mismo tiempo que imprima un carácter plenamente derechista a las relaciones laborales, que constituyen la «segunda Constitución» de un pueblo. Y es precisamente en ese sentido que la UGT contempla las acciones comunes, puntuales, entre las dos centrales sindicales mayoritarias de nuestro país. UGT y CC OO, tras la celebración de las elecciones municipales y la constitución del nuevo Gobierno,

(*) De la comisión ejecutiva de la UGT.

 

< Volver