Tres orientaciones contrapuestas. 
 La crisis de USO se generaliza     
 
 Diario 16.    10/03/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 26. 

Tres orientaciones contrapuestas

La crisis de USO se generaliza

En los últimos días se han dibujado tres tendencias en la Unión Sindical Obrera que tienen como punto de partida caracterizaciones diferentes de la gestión del secretario general, Manuel Zaguirre, y propuestas enfrentadas respecto de la adhesión o no a Comisiones Obreras.

El sector crítico, opuesto a Zaguirre, está dividido en dos bloques, en pro y en contra de la adhesión a CC 00.

Portavoces del sector crítico anticiparon que es inminente el pase en masa de la USO de Madrid a Comisiones, mientras Zaguirre acusaba al PCE de «infiltración y submarinismo estalinistas».

Madrid — La crisis de la Unión Sindical Obrera se ha generalizado en este fin de semana al perfilarse al menos tres tendencias con orientaciones organizativas crecientemente diferenciadas.

Por un lado, Manuel Zaguirre, secretario general de dicha central sindical, ha hablado de «una guerra civil sindical» alentada por «los métodos de la infiltración y el submarinismo del estalinismo», deseoso de mantener la integración y orientación actuales de USO.

En segundo lugar, el sector crítico, nucleado en el Centro de Debates y Estudios Sindicales Autonomía Obrera, liderado por José Corell, que estaría próximo a integrarse a Comisiones Obreras.

Un tercer sector, incluido en el CEDES, repudia la gestión de Zaguirre, pero también rechaza la propuesta de Corell de afiliarse a CC OO.

Hoy se reunirá la ejecutiva de USO para analizar la situación, aguardándose medidas drásticas contra el CEDES, ya que en el seno

del máximo organismo directivo predominan los hombres adeptos a la línea de Manuel Zaguirre.

Zaguirre: Acusaciones Explosivas

En Palma de Mallorca, Zaguirre convocó a una rueda de prensa en la que señaló a CC OO y al Partido Comunista de España como los inspiradores de la crisis por la que atraviesa USO. , «Tanto CC OO como el PCE mantienen la suprema habilidad en pegar la pedrada y esconder la mano», acusó el secretario general de USO, añadiendo que «estamos en una guerra civil sindical en la que CC 00, programada por el PCE, está utilizando los mismos métodos estalinistas de infiltración y submarinismo de hace treinta años».

Zaguirre destacó que «USO es un sindicato conflictivo porque mantiene en su seno una pluralidad ideológica, fruto de su independencia política». Por el contrario, añadió, «CC 00 es un sindicato de corte militar donde un partido da las órdenes que todos tienen que cumplir. En este sentido. Comisiones no es un sindicato, sino una máquina programada en todas sus actuaciones por el PCE».

El titular de USO anticipó que en las elecciones sindicales que se realizarán en el otoño habrá ,un ascenso importante de los independientes y una tasa de abstención preocupante.

Añadió que habrá un descenso en la representatividad de UGT «por la forma sectaria en que ha aplicado el acuerdo marco interconfederal», mientras que CC OO lograría mantener sus posiciones actuales.

Los cálculos de Zaguirre sobre los resultados electorales de USO señalan un 10 por 100 de representación sindical, con unos 20 ó 25.000 delegados.

Por su parte, Ángel Otero, secretario de relaciones exteriores de USO y miembro de la línea Zaguirre, apuntó que «Nicolás Sartorius busca para CC 00 una situación similar a la de la central comunista italiana, CGIL, donde se concede una tercera parte de los puestos a militantes socialistas y se les permite discrepar de las decisiones generales. Se trata, en definitiva, de ofrecer una imagen menos monolítica ante los trabajadores».

Discrepancias en CEDES

El CEDES no ha podido adoptar una postura única ante la crisis en USO y la casi segura adhesión a Comisiones Obreras del sector crítico.

Los «autonomistas», liderados por José Corell, promueven la fusión con CC 00, mientras ex militantes del Partido Sindicalista, del MOA y las federaciones de Cádiz, Cataluña y Galicia, se agrupan entre los «integracionistas», rechazando la posibilidad de incluirse en el seno de Comisiones.

Los sectores afines a CC OO dentro del CEDES serían las federaciones de Madrid y el País Valenciano y una parte de Asturias.

En cuanto a los principales cargos de USO, los críticos cuentan con cuatro secretarios confederales, doce vocales del secretariado y trece altos cargos de federaciones.

Madrid se va a CCOO

José Molina, secretario general de la USO de Madrid, declaró el sábado a la agencia Efe que «toda la unión provincial de Madrid, con sus 800 delegados, incluida la ejecutiva, se pasará a Comisiones Obreras por entender que en esta central se encuentra el único sindicalismo de clase que se va a poder hacer en este país».

Añadió que el motivo fundamental de esta decisión «es el pacto interno de Zaguirre con UCD, que se ha acelerado en los últimos quince días, tanto por las medidas de sanción tomadas contra militantes críticos como por la convocatoria- de consejo confederal para el 21 de marzo con el objetivo de expulsar al secretariado confederal».

La integración, a CC OO de la USO de Madrid se adoptaría formalmente en un congreso extraordinario que se realizará a fin de mes, anticipó Molina.

Por el camino del medio

Francisco Zugasti, militante del Partido Sindicalista que dimitió hace días de su puesto ejecutivo en USO, ha declarado que el intento de integración en CC OO «es idea particular de Corell y pocos más».

«La mayoría del sector crítico está por una línea diferenciada de sindicalismo autónomo, si es posible, en USO, y si no, fuera, pero nunca dentro de CC 00 o UGT.»

La decisión de Corell —en opinión de Zugasti— «es un paso atrás que no es compartido por la línea crítica y que responde a la estrategia recientemente decidida por el PCE, paralela a la realizada por la CGT francesa para aparentar un espectro plural en su seno».

Con respecto a la posición de Corell, Zugasti señala que «o es una acción premeditada desde hace tiempo, con lo cual se trata de una manipulación manifiesta hacia los autonomistas, o bien una ingenuidad política tremenda, porque lo que resulta impensable es que se pueda hacer sindicalismo autónomo en CC 00».

Zugasti añadió que «en las inquisitoriales condiciones de hoy no se puede sobrevivir en USO. La última prueba está en la suspensión de la sección sindica] de USO en el Ayuntamiento por haberse negado a apoyar una huelga de directivos hace un mes».

 

< Volver