Autor: Fernández, Julio. 
 Los resultados definitivos de las elecciones sindicales separan en un poco más de un punto a las dos centrales hegemónicas. 
 UGT se sitúa al nivel de representatividad de CC OO     
 
 El País.    22/01/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Los resultados definitivos de las elecciones sindicales separan en poco más de un punto a las dos centrales hegemónicas.

UGT se sitúa al nivel de representatividad de CC OO.

Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores comparten desde las elecciones sindicales cerradas el pasado 31 de diciembre, el hegemonismo de la representación obrera. La diferencia, en poco más de un punto entre el porcentaje de representatividad que corresponde a la central comunista, 30,70&,y el 29,69% de la central socialista, supone una bipolarización de la fuerza sindical en este país entre ambas centrales. Los resultados electorales de los recientes comicios sindicales —que en las próximas horas hará oficiales el ministerio de Trabajo, coincidentes con apenas unas décimas de diferencia con los obtenidos ayer en medios solventes por EL PAÍS— suponen, en una primera valoración, la traslación del voto de los no afiliados hacia los sindicatos de clase más moderados. En concreto, la ascensión de UGT respecto a los resultados obtenidos en 1978 responde a esta circunstancia, ya que CC OO apenas si ha perdido respecto a aquel año cuatro puntos.

JULIO FERNANDEZ

El Ministerio de Trabajo filtró ayer, a través de las agencias de Prensa, un avance de los resultados electorales que en las próximas horas proclamará de manera oficial, sobre la base de las actas registradas en el Instituto de Mediación, Arbitraje y Conciliación (IMAC), organismo autónomo de dicho ministerio encargado de velar por la pureza democrática de los comicios.

De acuerdo con estos datos, que en la información de las agencias se señalaba que apenas si podrían variar en una o dos décimas, Comisiones Obreras ha obtenido el 30,5% de los representantes elegidos; UGT, 29,6%; USO, 9,16%; no afiliados; 16,8%, Sindicato Unitario, 0,8%; CSUT, 0,7%, y otras siglas, 12,5%.

Estos resultados se refieren a las elecciones sindicales celebradas entre el 15 de marzo y el 31 de diciembre de 1980.

En medios solventes, EL PAÍS ha obtenido los resultados electorales que, con ligeras diferencias sobre los de Trabajo, aparecen como mas fiables en base a que su obtención ha sido controlada por comisiones de seguimiento electoral en las que además de participar empresarios y trabajadores, sus miembros han tenido acceso directo a las actas depositadas en el IMAC tras los comicios.

Según estos datos, Comisiones Obreras ha perdido 3,80 puntos respecto a los comicios de 1978, ya que mientras en aquella fecha obtuvo un 34,50% de los representantes elegidos, en 1980 este porcentaje ha descendido al 30,70%.

UGT, por su parte, ha ganado 8,09 puntos respecto a 1978, ya que en 190 registra un 29,69%, frente al 21,60% que tenía en aquel año.

La Unión Sindical Obrera, que ha centrado la atención informativa del proceso electoral por la atención recibida desde el partido del Gobierno, ha ganado 5,78 puntos respecto a 1978.

Menos participación y más moderación.

En el terreno de las valoraciones de los resultados electorales, la primera consecuencia que se obtiene es que la intención patronal de generalizar las elecciones con el fin de permitir la potenciación de las opciones sindicales más moderadas, no se ha visto recompensada con el esfuerzo de las empresas. La participación no ha superado el 48% de los 330.000 delegados y miembros de comités de empresas posibles de elegirse.

En cuanto al número de empresas, el abstencionismo ha sido aún mayor, ya que de las 175 000 que podían celebrar elecciones, tan sólo las han registrado 58.108, es decir, el 33,2%.

Si han visto satisfecho su deseo los empresarios, no obstante, por lo que se refiere a la orientación del voto de los no afiliados a las opciones moderadas dentro del sindicalismo de clase. Este hecho explica el crecimiento en ocho puntos de los resultados de UGT, frente al descenso de casi cuatro puntos registrados por CC OO, en ambos .casos con relación a 1978.

De esta manera, si a raíz de las elecciones de 1978 se podía hablar, y así se ha mantenido hasta hoy el mapa sindical, de la hegemonía de la central comunista, con los nuevos resultados electorales ya no se podrá hablar más de primer y segundo sindicato. Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores comparten la hegemonía sindical, mientras la tercera vía intentada por la Unión Sindical Obrera (USO) queda en un segunde plano, muy distante del liderazgo que ostentan las dos primeras siglas.

Otra consecuencia importante de los resultados es el equilibrio de fuerzas entre las dos primeras centrales en las empresas de más de quinientos trabajadores, sector que hasta ahora había constituido un feudo para la presencia de CC OO. Ahora, mientras este sindicato ostenta el 30,53% en este tipo de empresas, UGT cuenta con un 30,86%.

 

< Volver