Autor: Peiró, Luis. 
 Confirmada la banda entre el 11 y el 15 por 100. 
 La revisión semestral, clave del acuerdo entre UGT y CEOE     
 
 ABC.    30/01/1981.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

VIERNES 30-1-81

NACIONAL

Confirmada la banda entre el 11 y el 15 por 100

La revisión semestral, clave del acuerdo entre UGT y CEOE

MADRID (Luis Pelro). La CEOE y la UGT llegaron en la madrugada de ayer a un acuerdo para revisar el Acuerdo Marco Interconfederal suscrito el pasado año, situando los incrementos salariales para 1981 entre el 11 y el 15 por 100, tal y como Informábamos en la última edición del jueves. La banda salarial se había logrado tras la última reunión de la Junta directiva de la CEOE, que dio vía libre para superar su última oferta —10 al 14— a su Comisión negociadora. Pero estuvo pendiente de ratificación hasta última hora, por cuanto el sindicato socialista no admitía el 11 como tope inferior de la banda si no se producían una serie de contrapartidas de peso a través de ia cláusula de revisión salarial.

Este hecho produjo la maratoniana reunión que se inició a las diez de la noche del miércoles y finalizó pasadas las cinco treinta de la madrugada de ayer con un principio de acuerdo expresado de la siguiente manera a través de un comunicado conjunto: «Este se puede concretar en la aceptación de una banda salarial entre el 11 y el 15 por 100. En cuanto a la cláusula de revisión semestral han surgido determinadas diferencias aún no resueltas. Sin embargo, ambas delegaciones han considerado que la misma se ha de aplicar a aquellas empresas o sectores cuyos salarios negociados no hayan superado el indice de inflación real a 30 de junio de 1981. La diferencia en exceso de ese índice se extrapolará sobre el segundo semestre y se pagará con carácter retroactivo desde enero del presente año. En próximas reuniones se acordará el contenido de los documentos anexos al AMI, relativos a otros temas que se han incluido en la negociación.»

RATIFICACIÓN DE LA EJECUTIVA DE UGT

Se espera que en las próximas horas las dos organizaciones elaboren un nuevo comunicado que explica en mayor profundidad el principio de acuerdo que estaba siendo retocado en la tarde de ayer después de recitar el respaldo de la Comisión ejecutiva ugetista, que se reunió durante la mañana de ayer. Todo parece indicar que el próximo lunes el Consejo confederal del sindicato lo respalde, con lo que el documento, al que aún se incluirán varios anexos, podrá ser firmado a mediados de la próxima semana.

Como ya indicaba en las informaciones anteriores la parte baja de la banda y la revisión salarial eran claves para el acuerdo.

Los empresarios estaban dispuestos a aceptar el tope máximo de incrementos salariales pedido por UGT del 15 por 100, pero se veían imposibilitados a hacer suyo un mínimo de la banda que superara el 11 por 100. Los sectores empresariales en peores condiciones económicas habían anunciado que superar ese punto supondría automáticamente obligarles a descolgarse de la banda salarial, existiendo rumores de que habían planteado incluso la posibilidad de desgajarse de la confederación empresarial.

LAS EXIGENCIAS DE CEOE

De esta forma el AMi podría haber ocasionado este año numerosos descuelgues empresariales que es precisamente lo que se logró evitar el año anterior: su efectividad hubiera sido, entonces, mucho más reducida. tte otra parte, su exigencia de que este año 3a banda fuera más amplia, ya que ambas partes preven una negociación mucho más aura que en el 81, a causa del agradecimiento de la crisis económica y de sus efectos en empresas y trabajadores. El sindicato socialista, por su parte, se veía incapacitado ••ara asumir una banda que estableciese la negociación colectiva a la baja y que además no preservara el poder adquisitivo de los trabajadores.

Un acuerdo de esta naturaleza hubiera sido papel mojado y les habría supuesto deshacer toda su estrategia sindical en los convenios de este año. La única salida era buscar una clausula de revisión semestral que resultara satisfactoria para sus intenciones y en ello trabajaron denodadamente sus técnicos y los de la organización empresarial.

CONTRAPARTIDAS DE UGT

El punto de acuerdo en este sentido proceder a la revisión salarial si el índice de precios al consumo a 30 de junio rebasa el 6,6 por 100. El año pasado, con una banda salarial establecida entre el 13 y el 16 por 100, la cláusula de revisión funcionó a! superar el índice de precios al consumo un 6,75 por 100, una vez que se excluyó del IPC la repercusión del incremento de los de la gasolina, que fue del 0,69. En esta ocasión ese descuento no se hará —este fue uno de los temas más duros de la negociación—, aunque la revisión sólo afectará a quienes hayan firmado convenios que se vean afectados en su poder adquisitivo y no a aquellos que, por atenerse a la parte alta de la banda salarial, igualen o superen el índice de inflación.

El acuerdo alcanzado establece también otra diferencia sustancial. El arto pasado todos los salarios del año se incrementaron sólo en la diferencia entre el IPC y el 6,75 —una vez descontada la gasolina—. En esta ocasión el incremento será del doble de lo que rebase el IPC el 6,6 por 100 establecido en el acuerdo.

De esta forma el exceso de la inflación que se registre durante los primeros seis meses sobre el 6,6 se extrapola af segundo comestre. Esta solución ha requerido numerosas consultas técnicas que aún están por ultimar.

«EL MEJOR DE LOS POSIBLES»

Los dos portavoces, Arturo Gil y Manuel Chaves han subrayado la dureza de las negociaciones y el esfuerzo que ambas delegaciones han realizado para llegar a un punto de coincidencia. Pero no han ocultado que no es esta banda la que consideraban ideal. Quizá quien mejor ha definido la situación ha sido el máximo responsable de la Comisión negociadora de UGT, José María Zufiaur, al señalar que «el acuerdo es el mejor de jos posibles». Se puede añadir que es el único de los posibles una vez estudiadas las razones de las dos partes negociadoras.

Arturo Gil ha justificado que CEOE pasará de su última oferta oficial del 10 at 14 por ,100 de banda salarial al 11-15 diciendo que «era absolutamente necesario», añadiendo que su filosofía es que el AMI es un elemento de estabilidad y de paz que puede reactivar la actividad económica y general empleo. Zufiaur ha contestado a otro de los interrogantes, la mayor conflictividad que puede generar una banda salarial más amplia que la firmada el año anterior: «El AMI evitará conflictividad, aunque en principio una banda más amplia puede generar más conflictividad que el año anterior. Pero no debe olvidarse que al acordar un 11 por 100 como punto más bajo hemos evitado un descuelgue empresarial que podía haber sido masivo o simplemente que muchos empresarios no asumieran el acuerdo.» La próxima semana los negociadores ultimarán una serie de documentos referentes a jubilación a los sesenta y cuatro años, empleo, horas extraordinarias, productividad y salud en el trabajo y participación en la Junta Superior de Precios. El AMI en 1980 afectó a cuatro millones de trabajadores.

 

< Volver