Autor: Sáenz-Díez, Margarita. 
 Marcelino Camacho, reelegido secretario general. 
 Críticos y "pro soviéticos" ocupan trece puestos en la ejecutiva de CC OO     
 
 ABC.    23/06/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

NACIONAL

MARTES 23-6-81

Marcelino Camacho, reelegido secretario general

Críticos y «pro soviéticos» ocupan trece puestos en la Ejecutiva de CC 00

BARCELONA (Margarita Sáenz-Díez, corresponsal). La reelección de Camacho como secretario general, la colocación en la Ejecutiva de 13 delegados de los sectores crítico y prosoviético (un 25 por 100} y el profundo debate en torno al Acuerdo Nacional sobre el Empleo son fos tres aspectos más sobresalientes del II Congreso Confederal de Comisiones Obreras, celebrado en el Palacio de Congresos de Barcelona a lo largo del pasado fin de semana.

Si la permanencia de Marcelino Camacho —qué fue acordada de forma unánime— anticipa, de alguna manera, ta continuidad en la línea de acción adoptada por esta central sindical, la presencia en el máximo órgano de dirección de 13 representantes de los sectores más radicaies no va a hacer fácil la aplicación de la estrategia de Comisiones, especialmente en las zonas de mayor influencia crítica o prosoviética, como podría ser el caso de Cataluña.

En este sentido, cabe recordar que el primer candidato de la candidatura no oficial, Alfred Clemente. se ha destacado por su gran actividad er» la linea de exigir un protagonismo mucho mayor, en el seno de la central sindical, de las organizaciones obreras de las nacionalidades y su rechazo a la firma del Acuerdo Nacional sobre el Empleo (ANE). Por otra parte, en el partido de los comunistas catalanes es uno de los miembros más significados del sector prosoviético, junto con otros que formaban también parte de la candidatura alternativa.

Con lodo, no se ajustaría a la realidad sostener que las críticas a la estructura que se quiere potenciar —una organización más centralizada con mayor fuerza de las federaciones ´estatales de ramo que las de las nacionalidades— partieron en exclusiva de la corriente más dura, por ejemplo, la Delegación catalana, en su conjunto, se opuso reiteradamente a esa fórmula organizativa, y, asimismo, criticó el ANE, tanto por la ausencia de debate previo en los centros de trabajo como por la inseguridad de que se cumpla en todos sus extremos.

Á pesar de éstas y otras críticas, el Acuerdo Nacional sobre el Empleo fue respaldado mayoritariamente, votando, incluso, a favor del mismo delegado que previamente había dejado constancia pública de sus reticencias, como el secretario general de la Comisión Obrera Nacional de Cataluña, José Luis López Bulla.

CANDIDATURA OFICIAL, Respecto a este acuerdo, suscrito como se sabe por la Administración, las centrales sindicales y la CEOE, Marcelino Camacho advirtió que los trabajadores disponían de un plazo de medio año para comprobar si el Gobierno establecía o no las bases para realizar con efectividad la lucha contra el paro.

Las renuncias a tos incrementos safariales se efectuarían, en cualquier caso, a partir de enero del año próximo, de ahí que el reelegido secretario general invitara a realizar estas comprobaciones antes de hacer descalificaciones. Asimismo, Camacho, al citar las diversas causas que han llevado a CC OO a suscribir el mencionado pacto, aludió a que se daba el riesgo de que, en caso contrario, no se hubiera entendido la postura de CCOO.

La candidatura oficial que obtuvo casi el 75 por 100 de votos, auspiciada fundamentalmente por Nicolás Sartorius, ha situadao en la Ejecutiva de CC OO, además de Marcelino Camacho, a Cipriano García, Julián Ariza, Agustín Moreno, Antonio Gutiérrez, Serafín Aliaga, Adolfo Pastor, Leónidas Montero, Teresa Nevada, el propio Sartorius, etcétera.

Entre los críticos que también se han incorporado, pero por la vía de la candidatura alternativa, se encuentran Francisco García Salve y Alfredo Compte, entre otros, como el ya mencionado Alfred Clemente. Camacho insistió, en todo caso, que de ahora en adelante CC OO cuenta con una sola dirección, sin compartimentos ni etiquetas.

 

< Volver