Los trabajadores reivindicaron la defensa del empleo y la consolidación de la democracia. 
 Alta participación y normalidad en las manifestaciones del Primero de Mayo convocadas por CC OO y UGT     
 
 El País.    02/05/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Los trabajadores reivindicaron la defensa del empleo y la consolidación de la democracia

Alta participación y normalidad en las manifestaciones del Primero de Mayo convocadas por CC OO y UGT

Un cierto grado de recuperación del poder de convocatoria de los sindicatos mayoritarios —la participación fue sensiblemente superior a la del pasado año— ha sido la característica más destacada de las manifestaciones celebradas ayer en toda España, convocadas por CC OO y UGT para conmemorar el Primero de Mayo. Las manifestaciones más numerosas tuvieron lugar en Madrid y Barcelona. Festejos populares, verbenas y otros actos completaron la celebración del día de los trabajadores, que añade así el aspecto lúdico al meramente reivindicativo. En algunas capitales se celebraron manifestaciones paralelas convocadas por CNT y otros sindicatos minoritarios con escasa participación. Salvo los incidentes registrados en Pamplona y San Sebastián, protagoniozados por simpatizantes del sindicato nacionalista LAB, la normalidad fue total y el ambiente más distendido que en años anteriores.

En la capital de España, acudieron entre 200.000 y 250.000 personas según la Policía Municipal (450.000 según los organizadores y tan solo 40.000 según el Gobierno Civil, que había anunciado que no facilitaría cifras para no entrar en polémica de cifras). Una enorme pancarta con el lema "Trabajo y democracia" escoltado por las siglas de las dos centrales convocantes, CC OO y UGT, que portaban Marcelino Camacho, Nicolás Redondo y otros dirigentes sindicales, iniciaba la multitudinaria manifestación que minutos antes de las once de la mañana partió de la plaza madrileña de Lúea de Tena.

Inmediatamente después, marchaba un grupo de parlamentaríos, dirigentes políticos, alcaldes y concejales de los partidos de izquierda. Entre ellos, se encontraba el secretario general del Partido Comunista de España, Santiago Carrillo, y el alcalde de Madrid y diputado socialista, Enrique Tierno Galván.

Las manifestación transcurrió con absoluta normalidad y en un clima distendido. Los lemas más repetidos hacían referencia a la defensa de los puestos de trabajo y a la consolidación de la democracia. El tono reivindicativo lo ofrecían las pancartas y los eslóganes referidos a empresas en crisis como las pertenecientes al grupo ITT. La solidaridad con los mineros de Cala y el apoyo al proyecto Presur "estuvo también presente.

La manifestación finalizó en la plaza de la Independencia, después de los mítines de los secretarios generales y de las uniones de Madrid de CC OO y UGT, poco después de las 14 horas, con el canto de La Internacional. La celebración tuvo su continuación por la tarde con una fiesta organizada por las centrales en el parque del Oeste.

Cuatro manifestaciones más se celebraron en la capital de España convocadas por Unión Sindical Obrera, Fuerza Nacional del Trabajo y los dos sectores de la CNT por separado. En los cuatro actos se registró menor afluencia de trabajadores que en el anterior y en los organizados por la CNT se oyeron gritos contra el ANE.

Alrededor de 80.000 personas participaron en Barcelona en la manifestación convocada por CC OO y UGT con motivo del Primero de Mayo. El acto transcurrió sin incidentes, en un clima de distensión en el que solo contrastó con los años anteriores la disminución del protagonismo sindical de la jornada, frente a la auténtica guerra de* pancartas y número de manifestantes establecida entre el nuevo partido de los comunistas de Cataluña (PCC) y el PSUC. A la misma hora la CNT organizó un mitin al que siguió una manifestación que contó con asistencia de dos mil personas.

En el País Vasco las concentraciones transcurrieron sin incidentes a excepción de la de San Sebastián. En Bilbao, asistieron unas 10.000 personas, menos que en años anteriores, y llamó la atención la ausencia casi total de ikurriñas. En Álava, las manifestaciones de CC OO-UGT por una parte, y la izquierda rupturista por otra, recorrieron itinerarios diferentes con participación escasa.

Veinte mil personas, según fuentes sindicales, se manifestaron ayer en Mieres; 8.000 en Valencia; 10.000 en Zaragoza; 5.000 en Alicante y 5.000 en Córdoba.

En Valladolid, cerca de 6.000 manifestantes se sumaron a la convocatoria realizada por las centrales sindicales mayoritarias, que transcurrió sin incidentes. Pasadas las dos de la tarde, varios miembros de la asamblea de parados se encadenaron en la Plaza Mayor, siendo detenidos por la policía y puestos en libertad.

En Badajoz la participación de manifestantes fue muy escasa y centraron sus reivincaciones en la construcción de la fábrica de pellets en Fregenal de la Sierra.

 

< Volver