Un día después de que triunfaran los democristianos del partido. 
 Ayer se dieron de baja los liberales de UCD     
 
 Diario 16.    14/12/1982.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Diario 16/14 diciembre-82 NACIONAL

Tras el triunfo del sector democristiano en UCD han comenzado las deserciones en el seno del que fuera el partido del Gobierno. Los liberales iniciaron ayer la cadena de fugas y uno tras otro, desde Justino de Azcárate hasta Soledad Becerril, manifestaron su intención de darse de baja de un partido «que ya no es el suyo».

Un día después de que triunfaran los democristianos del partido

Ayer se dieron de baja los liberales de UCD

Madrid — Joaquín Satrústegui, Justino de Azcárate, Soledad Becerril, Ignacio Camuñas y la ex diputada por Valladolid Maria Teresa Revilla han tomado la decisión de abandonar UCD, tras la adscripción democristiana por la que el partido optó en el congreso extraordinario celebrado este fin de semana en Madrid. Joaquín Satrústegui y Justino de Azcárate, que ya anunciaron las razones políticas por las que no asistirían al congreso centrista, han decidido abandonar UCD «porque este ya no es nuestro partido», dijo Satrústegui, quien anunció que ayer mismo pensaba enviar su carta de baja a la dirección.

«Esto ya no es UCD, es un partido democristiano y nosotros como liberales no tenemos sitio en él — continuó diciendo — , además ningún liberal se ha ido a derecha o izquierda, sino que es UCD la que ha tomado un rumbo diferente.»

Satrústegui anunció también que, a partir de ahora, dedicaría todos sus esfuerzos a organizar la opción liberal con gran solidez y sin improvisaciones.

Bajas

Preguntado si tenía intención de ingresar en el partido liberal de Antonio Garrigues, aseguró que «la política del PDL no está muy clara en algunas cuestiones como su presentación a las elecciones municipales y su política ds alianzas. Yo creo que no es el momento de acudir a estas elecciones y si el PDL pacta con AP está claro que este no es mi partido».

Justino de Azcárate, que ayer se encontraba viajando hacia Madrid, manifestó igualmente su intención de dejar UCD. Otro de los hombres del sector liberal, Ignacio Camuñas, seguirá los pasos de sus correligionarios, «he decidido políticamente mi salida de UCD, pero anunciaré esta decisión en el comité ejecutivo de Valladolid el próximo miércoles», manifestó.

Tampoco Camuñas ingresará en el PDL, «mi tarea ahora es contribuir a la convergencia de todos los

sectores liberales. Hoy he recibido un auténtico rosario de llamadas de liberales de UCD que se van del partido y tienen esta misma intención».

Ignacio Camuñas, comunicó también que la ex ministro Soledad Becerril, que se encuentra en Estados Unidos, ha comunicado su intención de darse de baja en UCD.

Ilusiones

María Teresa Revilla, por su parte, escribió ayer una carta a la dirección del partido en la que comunicó su baja, «yo soy liberal progresista —dijo— y no tengo nada que hacer en un partido democristiano».

«No pienso entrar en el PDL —añadió—, ni tengo proyectos con liberales de UCD. Creo que estos señores tienen que aclarar lo que entienden por liberalismo, entonces ya veré lo que hago.»

Camuñas dice que se va mientras Cisneros, asegura que está feliz del resultado.

Por su parte, Landelino Lavilla, reelegido ayer presidente de UCD, manifestó que el partido ha adoptado una decisión mucho más homogénea que la que tenía, «puesto que está respaldada por unas nuevas ilusiones».

En cuanto al posible pacto con AP cara a las elecciones municipales, Lavilla manifestó que no podía anticipar nada, ya que eso lo decidiría el comité ejecutivo, que ha recibido poderes del congreso para estos temas.

Los miembros del llamado «sector azul» asumieron con tranquilidad su derrota, y así el mismo Cisneros comentaba ayer los resultados del congreso en los siguientes términos: «Me siento contento y feliz por el resultado del congreso extraordinario. Mi proyecto creo que era mejor. Yo lo defendí en el congreso con todas mis fuerzas e intenté sacarlo adelante. Ha terminado, se conoció el resultado y yo contento y feliz».

También el nuevo secretario general, Juan Antonio Ortega, se mostraba optimista, aunque por motivos distintos. Para él, esto supone el primer paso «para la reordenación de todas las fuerzas políticas que no son socialistas. Hay que mirar el inicio de esta etapa, que se desarrollará en los próximos meses y años como una configuración del mapa político español de cara a las elecciones generales».

No obstante, todavía ayer un portavoz autorizado de UCD manifestaba la intención del partido de contar con las fuerzas afines como la derecha democristiana y los liberales, que ya habían anunciado su intención de abandonar.

Consecuencias

Otra de las consecuencias inmediatas del congreso, que no han hecho más que empezar, se refiere al orden interno del aprtido y será la reducción al máximo de su secretariado, que tendrá tres o cuatro nombres, cinco a lo sumo.

 

< Volver