Comisiones Obreras no firmó el acta de las elecciones sindicales  :   
 Mantiene su acusación de "pucherazo" a favor de UGT. 
 ABC.    10/03/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Comisiones Obreras no firmó el acta de las elecciones sindicales

Mantiene su acusación de «pucherazo» a favor de UGT

Madrid

Ayer se consumó el entontamiento radical entre las dos centrales sindicales mayoritarias en el país: Comisiones Obreras y UGT. La primera acusa al Gobierno de manipular las estadísticas oficíales sobre elecciones sindicales que, según los datos del IMAC (Instituto para la Mediación, Arbitraje y Conciliación), convierten en vencedora a la central socialista. A la denuncia se han sumado otras centrales sindicales más pequeñas, como Unión Sindical Obrera (USO) que afirmaba ayer su intención de impugnar los resultados, ya que «el cómputo del IMAC evidencia una clara manipulación política que favorece a UGT como central sindical del partido del Gobierno».

Según los datos que se hicieron públicos ayer —aunque UGT ya los había adelantado por su cuenta— la central sindical socialista ha ganado las elecciones sindicales en toda España en el período de 15 de marzo e 31 de diciembre de 1982. Comisiones Obreras se ha apresurado a acusar al Gobierno de «pucherazo» en los comicios y anuncia por su parte que recurrirá ai Tribunal Constitucional por la fijación de ese período de cómputo. Los representantes de la central comunista se negaron ayer a firmar el acta oficial por el que se proclamarán los resultados de las elecciones.

La reunión de ayer en ei IMAC, que duró cuatro horas —y se ceiebró pese a una falsa amenaza de bomba— fue tensa, y los cinco representantes de Comisiones Obreras votaron en contra de la proclamación de resultados. Los doce empresarios asistentes se abstuvieron —faltaba uno— y también se abstuvo ei subsecretario de Trabajo, Segismundo Crespo. Votaron a favor ocho representantes sindicales —UGT, ELA-STV e INTG— y doce representantes de la Administración.

El subsecretario de Trabajo, Segismundo Crespo, rechazó las acusaciones de «pucherazo» y anadió que con sus «infundios» Comisiones «ha parseguido enmascarar o maquillar el descenso que ha sufrido en estos comicios». Según Crespo, se presenten como se presenten Tos datos, es UGT el sindicato hegemónico.

De acuerdo con los datos del IMAC, que ya fueron distribuidos por la agencia Efe, el total de delegados elegidos es de 140.775, en un total de 53.604 empresas que englóban a cerca de tres millones de trabajadores. De ese total de delegados, 51.662 corresponden a UGT (36,7 por 100); 47.023 a CC OO (un 33,4 por 100); 6.627 a USO (4,64 por tOO); 6.293 a ELA y INTG (4,47 por 100); 17.027 son delegados no afiliados (12,09 por 100), y en el capítulo de «otros» figuran 12.243 (8,7 por 100).

Recurso de amparo

Como informábamos ayer, Félix Pérez, secretario de organización de CCOO, lamentaba que eí «pucherazo» enturbie las relaciones entre las dos centrales síndicales mayoritarias, y añadió que la suya continúa siendo la primera, ya que, independientemente del fraude y la manipulación de los datos oficiales, la central comunista ha ganado en las empresas de más de 50 trabajadores, que es «donde se realiza la acción sindical», y en sectores punteros como el Metal, Construcción, Textil, Química, etcétera, así como en (os grandes núcleos industriales, como Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla.

«El Gobierno —afirmó Félix Pérez— se está pringando en una operación que desprestigia a los sindicatos y a la limpieza electoral.» Esa diferencia de 3,3 puntos, que da como ganadora a la central UGT, va a desatar una guerra de cifras, que ya había aflorado entre tos sindicatos, al no existir criterio establecido sobre los periodos en que debe realizarse el cómputo. La ceñirá! sindical USO afirmaba ayer que la «manipulación política» de los datos que favorece a UGT es un «acto bochornoso para )a democracia».

Como se ve, los enfrentamíentos se cruzan entre los sindicatos. USO afirmaba ayer que los resultados sindicales no son de recibo, ya que —a su juicio— se dan con un nivel de fraude en más de 20.000 delegados y menciona, en concreto, que los datos del IMAC, a 30 de noviembre pasado, daban poco más de 75.000 delegados electos.

Comisiones Obreras, por su parte, presenta pruebas documentales que, a su juicio, demuestran que sus resultados son, como mínimo, iguales a los de UGT en las empresas que tienen entre 50 y 250 trabajadores, y atirma que la central socialista —se supone que en convivencia con la Administración— han utilizado las empresas pequeñas, más difíciles de controlar, para inflar sus resultados, falsificando, sin duda, numerosas actas.

UGT ha salido al paso de esas acusaciones en un comunicado en el que recuerda que tos períodos de cómputo de tos resultados electorales fueron acordados por mayoría en el seno del IMAC y que, según datos provisionales facilitados por e! último Gobierno de UCD, ya les daba mayoría sobre las demás centrales.

 

< Volver